son las imágenes que la acompañan

La música death metal no inspira violencia… o al menos eso dice un estudio

Compararon una canción con letra caníbal con el tema ‘Happy’ y los resultados son concluyentes: las imágenes que acompañan la música es lo que genera violencia

Foto: Bloodbath, al final de uno de sus multitudinarios conciertos (Foto: Facebook)
Bloodbath, al final de uno de sus multitudinarios conciertos (Foto: Facebook)

El grupo sueco Bloodbath (baño de sangre, en inglés) es uno de los ejemplos de death metal. El supergrupo, que tiene en sus filas al líder de Paradise Lost, tiene entre su repertorio una canción titulada ‘Eaten’, comido en su traducción al español. Ese tema está basado en el canibalismo y, a lo largo de sus versos, se puede escuchar: “He tenido un deseo desde que nací; ver mi cuerpo violado y desgarrado”.

Esa canción ha sido la base de un estudio que ha llevado a cabo el laboratorio de música de la Macquarie University de Sidney, en Australia. Y la conclusión a la que han llegado es que los aficionados al death metal no están “insensibilizados” a las imágenes violentas. O dicho de otra manera, este tipo de música heavy extrema no inspira violencia.

El profesor Bill Thompson asegura a la BBC que los seguidores de este género musical “son gente agradable. Ellos no salen a la calle y van a hacer daño a alguien”. Y han llegado a esa conclusión después de un estudio en el que han usado esa canción, ‘Eaten’, para llevar a cabo un test psicológico entre los fans. Los resultados los han publicado en el diario médico The Royal Society.

Un experimento esclarecedor

Según el profesor Thompson, "muchas personas disfrutan de la música triste y eso es un poco paradójico: ¿por qué queremos estar tristes? Lo mismo se puede decir de la música con temas agresivos o violentos. Para nosotros, es una paradoja psicológica, por lo que, como científicos, somos curiosos y al mismo tiempo reconocemos que la violencia en los medios de comunicación es un problema social importante".

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores reunieron a 32 amantes del ‘death metal’ y a 48 personas que no les gusta esa música y les pusieron la canción ‘Eaten’ y el tema ‘Happy’ de Pharrell Williams, acompañadas de dos fotografías al mismo tiempo, una en cada ojo: en una se veía un acto violento y en la otra una imagen inocua de una persona paseando por la calle, por poner un ejemplo.

Yanan Sun, el director de la investigación, explica que es una técnica llamada “rivalidad binocular” y se basa en que si a una persona le presentas dos imágenes al mismo tiempo, una violenta y la otra no, verá más la violenta. Y eso, según el profesor Thompson, sucede porque "el cerebro tratará de asimilarlo porque es una amenaza y probablemente hay una razón biológica para eso".

Si a una persona le presentas dos imágenes al mismo tiempo, una violenta y la otra no, verá más la violenta

Thompson concluye que el estudio reveló que "si los fans de la música violenta fueran insensibles a la violencia, que es lo que preocupa a muchos padres o grupos religiosos, entonces no mostrarían el mismo sesgo. Pero mostraron la misma respuesta a esas imágenes violentas que las personas que no eran fans de este tipo de música".

Y Nick Holmes, el líder de Bloodbath, tiene la misma opinión: "Las letras son una diversión inofensiva, como demostró el estudio. La letra de Eaten era, básicamente, una versión sonora de una película de terror de los 80".

"La mayoría de los fans del ‘death metal’ son personas inteligentes y reflexivas que simplemente sienten pasión por la música. Es el equivalente a las personas que están obsesionadas con las películas de terror o, incluso, con las recreaciones de batallas de guerra", concluye Holmes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios