LOS SUPERCENTENARIOS ENVEJECEN MÁS LENTO

Lo que nos puede enseñar la reprogramación de las células de una persona de 114 años

Científicos estadounidenses han logrado reprogramar las células madre de una mujer de 114 años, la donante más mayor hasta la fecha, lo que supone un tremendo

Foto: Un superviviente del holocausto podrÍa ser la persona más vieja del mundo. Foto: efe/abir sultan
Un superviviente del holocausto podrÍa ser la persona más vieja del mundo. Foto: efe/abir sultan

Científicos estadounidenses han logrado reprogramar las células madre de una mujer de 114 años, la donante más mayor hasta la fecha, lo que supone un tremendo avance en la investigación sobre el envejecimiento.

Las personas que sobrepasan los 110 años (en la actualidad hay en torno a 28 en todo el planeta) están catalogadas por la ciencia como "supercentenarias" y parecen ser resistentes a muchas enfermedades asociadas a la vejez, como el Alzheimer, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Sin embargo, los científicos siguen preguntándose por qué algunos viven más de 110 años mientras que otros no.

Este es una de los motivaciones que ha impulsado a los investigadores del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute (Estados Undidos) para analizar y reprogramar las células madre de personas de tan avanzada edad. Así, tomaron células de muestras de sangre de una paciente de 114 años y las transformaron en células madre pluripotentes inducidas (iPSC) para, posteriormente, generar células madre mesenquimales, que ayudan a mantener y reparar tejidos como huesos, cartílagos y grasas.

Se trasformaron como las demás

"Nos propusimos responder a una gran pregunta: ¿Puedes reprogramar células tan viejas?", señala a Science Alert dice el biólogo de Células Madre Evan Snyder. "Ahora hemos demostrado que se puede hacer y tenemos una herramienta valiosa para encontrar los genes y otros factores que ralentizan el proceso de envejecimiento". "¿Por qué los supercentenarios envejecen tan lentamente?", continúa Snyder. "Ahora estamos listos para responder a esa pregunta de una manera que nadie ha sido capaz de hacerlo antes".

"¿Por qué los supercentenarios envejecen tan lentamente? Ahora estamos listos para responder a esa pregunta"

Para ello, los investigadores reprogramaron tres células sanguíneas humanas de tres donantes: la mujer mencionada mujer de 114 años, un hombre sano de 43 años y un niño de ocho años con envejecimiento rápido (progeria). Las convirtieron en células madre pluripotentes inducidas, que pueden diferenciarse en muchos tipos de células, y que desempeñan un papel importante en la formación de diversos tejidos conectivos: hueso, cartílago y tejido adiposo. No sólo las células supercentenarias se transformaron en iPSCs tan fácilmente como las otras, sino que los telómeros, las secuencias de ADN "protector" que se encuentran en los extremos de nuestros cromosomas y que se encogen a medida que envejecemos, también se restablecieron a más "niveles juveniles".

Revujenecimiento genético

Los investigadores reconocen que este restablecimiento de telómeros no se produjo con tanta frecuencia en las células más viejas, sólo en un tercio del total. No obstante, los autores señalan que lo que fueron capaces de lograr en estas ocasiones fue equivalente a dar marcha atrás al reloj celular de 114 a la edad de cero. "Estos datos indican que la edad extrema no es una barrera absoluta para la reprogramación a través de la restauración de la longitud de los telómeros", escriben los autores. Además, su técnica sólo requería cuatro factores de reprogramación, un número manejable que hará que sea relativamente fácil para los científicos ver cómo se comparan estas células madre centenarias a largo plazo.

Afirman que es factible reprogramar las células de donantes extremadamente o prematuramente envejecidos, y que al hacerlo con muestras retrospectivas, podríamos ampliar este pequeño grupo de donantes supercentenarios. Los autores del estudio esperan que su investigación permita investigar mejor cómo y por qué los supercentenarios viven tanto tiempo y son tan extraordinariamente resistentes a las enfermedades degenerativas.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios