SEGÚN UN ESTUDIO DE LA UNIV. DE STANFORD

La Tierra se calienta y tú te enfrías: el cuerpo humano ha perdido temperatura en 200 años

Hace dos siglos, nuestros cuerpos estaban en torno a medio grado centígrado más calientes: 0,59 ºC en el caso de los hombres y 0,32 para las mujeres

Foto: Un termómetros. (Pixabay)
Un termómetros. (Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Según el saber popular, la temperatura normal del cuerpo humano es de 37 grados. Pero investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, han presentado un estudio en el que aseguran que esta cifra ha ido reduciéndose, de forma "sustancial y continua", en los últimos 200 años.

Hace dos siglos, nuestros cuerpos estaban en torno a medio grado centígrado más calientes: 0,59 ºC en el caso de los hombres y 0,32 para las mujeres. Cada década, nuestros cuerpos se enfriaron un promedio de 0,03 grados, según la investigación, que analizó los registros de temperatura de más de 677.000 personas nacidas entre 1800 y finales de los 90 del siglo XX en EEUU.

¿Y cuál es el motivo de esta reducción? Se cree que es la 'tasa metabólica', es decir, la cantidad de energía necesaria para completar las actividades diarias. El hecho de que nuestras vidas sean más cómodas con cada año que pasa provoca que el cuerpo cada vez necesite menos energía para funcionar.

También —exponen los autores— influye nuestra mejor salud: con un menor número de inflamaciones es menos probable que el metabolismo se acelere y, con ello, que suba la temperatura. Y la presencia de calefacciones en los hogares ha hecho menos necesario que nuestros cuerpos modifiquen la temperatura en función de las condiciones de los entornos; hoy escasamente variables.

Un radiador. (Pixabay)
Un radiador. (Pixabay)

Establecer los 37 grados como la temperatura correcta del cuerpo humano fue idea del médico alemán Carl Wunderlich (1815-1877), uno de los pioneros de la pedagogía clínica, en 1851. Durante su carrera, este médico alemán fue el primero en plantear que la fiebre no era una enfermedad, sino un síntoma.

Como sostiene este último estudio y ya plantearon otras investigaciones anteriores, su principal aportación a la medicina —el establecimiento de la temperatura óptima para un cuerpo humano sano— es una cifra sometida a ciertos condicionantes, como las zonas geográficas, el sexo o el metabolismo de cada persona.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios