CONSúLTALO EN ESTE INTERACTIVO

Del mejillón gallego al vino murciano: así golpea el cambio climático en tu región

El problema que se discute en la COP25 no es ninguna abstracción y ya se está dejando notar en todas las regiones de España: flora, fauna, agricultura... Consulta cómo te está afectando

Foto:
Adelantado en

Nadie piensa en el cambio climático cuando lee que Inazares, una pedanía de Moratalla en Murcia, alberga el viñedo más alto de Europa, a casi 1.400 metros de altura. Todos solemos pensar en osos polares desfallecidos o vergeles que se desertizan en el Mato Grosso, pero nadie repara en cómo puede afectar a su próxima copa de vino acompañada de una ración de jamón.

La realidad, sin embargo, es que los viticultores españoles cada vez están plantando vides a mayor altitud, las bellotas en las dehesas cada vez florecen antes, lo que afecta también a su conversión en fruto y a los cerdos que se atiborran de ellas antes de ser 'reprocesados' en lonchas de jamón ibérico.

Coincidiendo con la cumbre del clima que se celebra estos días en Madrid, el Observatorio de la Sostenibilidad ha elaborado un informe sobre cómo el cambio climático está afectando actualmente a cada región de España, a un nivel muy local. Probablemente, las consecuencias que nos están afectando más directamente son "las olas de calor y el aumento de la afección de la calidad del aire", explica a El Confidencial Fernando Prieto, director del centro y uno de los autores del informe.

"El aumento de fenómenos meteorológicos extremos y la magnitud de los mismos, como en el caso de las inundaciones que se han producido este año por la DANA de septiembre en todo el litoral mediterráneo, es muy probable que esté relacionado con el cambio climático", añade. "Estos hechos han implicado victimas mortales directas, pero también inciden sobre la salud a medio y largo plazo, como ocurre con la contaminación atmosférica".

Torre Pacheco solicitó la declaración de zona catastrófica tras los efectos de la DANA. (EFE)
Torre Pacheco solicitó la declaración de zona catastrófica tras los efectos de la DANA. (EFE)

Más allá de la temperatura o la reducción de los ecosistemas para algunas especies vulnerables, para el ser humano, la principal clave estará en el agua —ya sea por exceso o por defecto— y su efecto sobre las actividades humanas: agricultura, ganadería o alimentación. "El agua va a ser el principal vector afectado en un país con una fuerte irregularidad espacio temporal en la distribución del recurso", razona Prieto. "El turismo, con sus casi 40 millones de turistas que gravitan sobre el Mediterráneo, y una mayor concentración de la población española van a tener que convivir con mayor irregularidad en los recursos, es urgente la depuración al 100% de los vertidos".

Cómo golpea cada región

El norte de España es, de largo, la región que más evidencias de cambio climático acumula. Muchas de ellas están derivadas del aumento del nivel del mar en el Cantábrico, entre ocho y 12 centímetros desde 1947, además de un aumento de la temperatura del mar de entre un cuarto y un tercio de grado por década.

¿En qué se traduce todo esto? En que, por ejemplo, las bateas de mejillones son menos productivas ahora (hasta un 20% en rías como la de Arousa) y desde 1965 se ha duplicado el número de días en que la presencia de fitoplancton tóxico no permite la captura de mejillones.

En el otro norte, el de los Pirineos, el aumento de las temperaturas ya está provocando que la perdiz nival o lagópodo alpino tenga que desplazarse cada vez más arriba. Ahora, la especie vive refugiada a más de 1.800 metros y su población se ha reducido a 700 parejas.

En Cataluña o Aragón, las consecuencias son variopintas. Algunas de las especies que solían transitar por allí en su migración a sus cuarteles de invierno en África, como el alcaudón chico, son cada vez más difíciles de ver. Por el contrario, otras como una mariposa africana que se alimenta de las plantas de la alcaparra —un manjar mediterráneo cuyo cultivo es apreciado en Cataluña y Aragón— han comenzado a asentarse en la Península.

En Andalucía, frutos tradicionales de otoño-invierno como la aceituna o la bellota cada vez florecen antes como consecuencia de las altas temperaturas.

Sierra Nevada perdió su último glacial en 1995 por las altas temperaturas. Más tarde, desapareció el 'permafrost' (las nieves perpetuas) y ya solo queda un vestigio de esta época, el llamado hielo fósil, en su cara norte. Poco a poco, también este hielo conservado bajo las rocas va desapareciendo.

En la Meseta castellana, una de las principales adversidades del cambio climático es que muchas especies, que hasta ahora podían observarse a baja altitud, se están refugiando en las montañas, como sucede con la lagartija colilarga o 16 especies de mariposas en la sierra de Guadarrama.

El valle del Jerte, cuna de las famosas cerezas, es una de las zonas donde se prevé un mayor descenso de las precipitaciones en la próxima década. El calor tampoco es el mejor amigo de esta fruta, ya que la obliga a madurar anticipadamente y reduce el plazo de recolección.

Canarias es una de las regiones de España con mayor número de especies endémicas, imposibles de encontrar en ningún otro lugar del mundo. El cambio climático está haciendo que muchas especies marinas se vean afectadas por el aumento de la temperatura, que está atrayendo a estas latitudes a aves subsaharianas o especies marinas de Australia.

También están apareciendo pestes tóxicas habituales de zonas tropicales, como la ostreopsis. Otras especies tropicales de peces, como el gallo aplomado, fueron divisadas por primera vez en 1994 (El Hierro) y hoy cuentan ya con poblaciones estables en el archipiélago.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios