ahora los modernos lo llaman 'slime'

El blandiblú está de moda: cómo fabricarlo en casa, sin tóxicos y apto para niños

Esta masa viscosa se puede fabricar de forma casera, pero es importante que al hacerlo evitemos el Bórax, un producto que provoca irritación en la piel

Foto: 'Slime' casero (Josh Hallett-Flickr)
'Slime' casero (Josh Hallett-Flickr)

Todos aquellos que hayan crecido en la década de los ochenta y los noventa recordarán aquel moco verde, una masa presentada en una especie de cubo de basura de plástico en miniatura en la que, cuando metías la mano, toda angustia desaparecía. El Blandi Blub fue uno de los juguetes de esas infancias de la generación previa a los que ahora se encuentran bajo el paraguas de los 'millennial', aunque quizás algunos de los incluidos en esta última también hayan disfrutado de este viscoso y maravilloso juguete.

La idea original del 'blandiblú', como todos los españoles hemos pronunciado su nombre toda la vida, fue de Mattel, que lo comercializó con el nombre de Slime' —'baba', en inglés—, y es con este término con el que se le conoce en el resto del mundo. A pesar de ser un artículo de aquellos tiempos, últimamente se ha vuelto a poner de boda, asociado directamente a los beneficios que aporta en el marco de la educación infantil: es extremadamente relajante —aunque no sólo para los niños—.

'Blandi Blub', masa viscosa (Instagram)
'Blandi Blub', masa viscosa (Instagram)
Introducir las manos en este producto se ha asociado directamente con un fenómeno conocido como ASMR o respuesta sensorial meridiana autónoma: un método de relajación sensorial, también conocido como 'orgasmo cerebral', que a veces va acompañado de un hormigueo en la cabeza y que es una respuesta del cuerpo humano a varios estímulos, visuales y auditivos. Es el sentimiento que se desencadena cuando una persona escucha un susurro, o cuando hojea las páginas de un libro o cuando introduce los dedos en esta masa viscosa.

Este fenómeno se ha convertido en toda una tendencia en redes sociales: sólo en Instagram, con la etiqueta #ASMR existen más de 1,7 millones de publicaciones, en su gran mayoría, relacionadas con el eterno 'blandiblú'. Lisos, monocolor, con perlas... hay mil opciones. Si realizamos la búsqueda con el 'hashtag' #Slime, los resultados son mucho mayores: más de 4,6 millones de publicaciones.

Muchos educadores se han sumado a la fabricación casera de este 'moco', principalmente en Estados Unidos, donde impulsan a los estudiantes a buscar nuevas recetas para crear sus propios 'blandiblús', a mezclar colores, a utilizar nuevos elementos en la masa y a disfrutar de su inigualable textura. Los padres también se han subido al tren del 'slime', ayudando a sus hijos con la fabricación de esta masa en sus propias casas.

Cuidado con los ingredientes

En Internet se pueden encontrar cientos de recetas para fabricar esta masa de forma casera. Foros, blogs de manualidades o portales de educadores han querido ofrecer a todo el que llegara a sus sitios su sabiduría en la materia. No obstante, es importante tener en cuenta que en algunas de estas recetas se utilizan productos que, a largo plazo y en continuo contacto con la piel —algo que con este moco viscoso sin duda va a ocurrir—, pueden provocar algún tipo de irritación.

Esto es lo que ocurre con el Bórax, o borato de sodio, que se utiliza extensamente en detergentes, y cuya exposición continuada puede provocar irritación en la piel. Este componente se ha utilizado extensamente para fabricar 'slime' casero, pero las denuncias a través de las redes sociales de sus propios padres han hecho que se eleve la alerta ante el uso de este producto.

No obstante, hay multitud de recetas para fabricar 'blandiblú' libre de Bórax. Desde el blog Kidsplaybox recomiendan esta, con sólo tres componentes:

  • Semillas de psyllium: procedende una planta que se usa en diferentes medicamentos. En polvo se puede combrar en sobres de Plantaben, un tipo de laxante. Las semillas de esta plabta, la Plantago Ovata, tienen una gran capacidad de retener líquidos, por lo que aumentarán el volumen de la masa que vayamos a fabricar. Con un sobre es suficiente.
  • Un vaso de agua
  • Y algún tipo de colorante, aunque sólo con el Plantaben, el 'blandiblú' ya será de color naranja

Desde el Club de peques lectores proponen utilizar dos sobres de este medicamento mezclados en 300 mililitros de agua en un recipiente apto para el microondas, donde habrá que meter la mezcla durante cinco miutos. Desde este blog recomiendan utilizar también una pastilla de vitamina B-complex 50 en caso de que se quiera fabricar un 'slime' fluorescente.

Otra opción, propuesta por Little Bins for Little Hands es la de utilizar la típica cola blanca para manualidades. Los ingredientes, en este caso, son:

  • Cola blanca de base SVA lavable
  • Almidón líquido
  • Agua

Internet, que es el rey de las opciones, alberga multitud de recetas para hacer 'slime' casero que, entre otras cosas, no sea tóxico y pueda ser utilizado por niños —y no tan niños—. Lo único que hay que hacer es, como con todo, probar, probar y probar.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios