Es noticia
Menú
Este capo de las criptomonedas le dio el golpe de gracia a FTX y ahora quiere todo el pastel
  1. Tecnología
A RÍO REVUELTO, ¿GANANCIA DE CRIPTOBROS?

Este capo de las criptomonedas le dio el golpe de gracia a FTX y ahora quiere todo el pastel

Binance ya era la empresa más potente del sector, pero ahora ha empezado a levantar sospechas sobre la competencia y a anunciar rescates de otras firmas. El objetivo es claro: quedarse con todo

Foto: Changpeng Zhao en el Web Summit de 2022. (EFE/Miguel A. Lopes)
Changpeng Zhao en el Web Summit de 2022. (EFE/Miguel A. Lopes)

El agujero que ha creado FTX en las criptomonedas es inmenso, pero por ahora aún no se ha cobrado demasiadas víctimas. El precio de bitcoin se ha mantenido estable y, pese a tratarse de una de las empresas más grandes del sector, la bancarrota aún no ha arrastrado a otras compañías al pozo. Mientras algunos se preguntan cuánto durará esta calma tensa, hay quien ha decidido dar un golpe en la mesa y aprovechar la crisis para quedarse con todo el pastel. Se trata de Changpeng Zhao, el consejero delegado y fundador de Binance, la reina del sector, que ha visto la oportunidad de conseguir que nadie pueda mirarle de tú a tú en su negociado. "Vamos a reconstruir", insiste una y otra vez.

Zhao, también conocido como CZ, fue el que le dio el golpe de gracia a FTX. Solo bastó un tuit para desatar aquel terremoto. "Debido a las revelaciones que han salido a la luz, hemos decidido liquidar FTT de nuestras cuentas", escribió entonces. Se refería a la primicia que había ofrecido unos días antes CoinDesk, un periódico especializado. En ella, se señalaba que el brazo inversor de FTX, Alameda Research, tenía buena parte de sus depósitos en ese activo, FTT, que era un token emitido por la propia FTX. Dicho de otra forma: sus reservas se basaban en una moneda digital que podían imprimir a su antojo, por lo que el riesgo era evidente. A partir de ahí, las sospechas se dispararon y Sam Bankman-Fried acusó a Binance de difundir una serie de rumores "falsos", pero que se acabaron demostrando ciertos. La huida de clientes fue masiva y, con ella, los problemas de liquidez le arrastraron a la bancarrota.

Foto: Los fundadores de FTX (Getty) y Binance (Reuters).

Para algunos medios, como The Verge, el origen de este conflicto es mucho anterior. Bankman-Fried había construido todo un entramado de relaciones políticas e institucionales que le convirtieron en el niño mimado de las criptomonedas en Estados Unidos, pero que también le enfrentó con el resto de exchanges, que veían cómo los reguladores —incitados por el propio fundador de FTX— les estrechaban cada vez más el cerco. Entre los rebotados, estaba Binance. De hecho, hace un mes, el propio SBF publicó un tuit en tono burlesco —borrado poco después— sobre los problemas regulatorios de su competidor, algo que ahora se ve como el principio del fin de FTX.

Solo unos días después, empezaron las sospechas sobre su solvencia y, aunque ya se sabe cómo acabó aquello, lo cierto es que el desenlace podía haber sido distinto. En mitad de lo que parecía una guerra entre gigantes, Binance hizo un amago de rescatar a la firma de Bankman-Fried y firmó un acuerdo no vinculante. En cuanto echó un vistazo a las cuentas, huyó espantado. No es para menos. El liquidador de la empresa, John J. Ray III, también ha dicho que nunca ha visto una cosa igual, y eso que ha presenciado algunas de las mayores quiebras financieras de la historia, como Enron.

Ahora es imposible saber la magnitud de este caso ni cómo acabará, pero sí que va a hacer daño al mundo de las criptomonedas. "La industria necesita ser salvada ahora, no en 2023", ha asegurado Zhao, que ya se ha puesto manos a la obra para hacerse con los restos del sector.

Rescatar en medio de la tempestad...

Una de las principales medidas anunciadas por Binance ha sido inyectar 1.000 millones de dólares en el Fondo de Activos Seguros para Usuarios (SAFU, por sus siglas en inglés) de la firma, aunque al día siguiente aseguraron que habían conseguido duplicar esa cantidad. Es cierto que han participado otros actores del sector, como Jump Crypto, Polygon Ventures o Aptos Labs, pero de forma casi testimonial, con 50 millones entre todos ellos. El dinero se va a destinar a intentar rescatar distintos proyectos, aunque hay dos nombres que están sonando por encima de los demás, ya que Zhao ha afirmado que está en conversaciones con ellos.

placeholder Zhao Changpeng en una imagen de archivo. (Reuters/Benoit Tessier)
Zhao Changpeng en una imagen de archivo. (Reuters/Benoit Tessier)

Uno de ellos es Voyager Digital, una firma que había sido salvada este verano por el propio Bankman-Fried, que se dejó 1.400 millones en la operación. Tras la quiebra de su salvavidas, ha vuelto a tener serios problemas. El otro es Genesis, cuya exposición a FTX, algo que hizo que tuviera que congelar las retiradas de efectivo hace ya una semana y, si no consigue inversores que le aporten al menos 1.000 millones de dólares —tiene 2.800 millones concedidos en préstamos—, amenaza con irse también a la bancarrota. Es más, esto último fue lo que llevó al bitcoin a un nuevo suelo de 15.400 dólares, aunque ya se ha recuperado.

En el caso de Genesis, lo chocante es que es parte de Digital Currency Group (DCG), que a su vez también es propietario de... CoinDesk, sí, el medio que sacó a la luz las vergüenzas de FTX. La posibilidad de que el agujero que destaparon les cabe engullendo no es nada descabellada. Para hacerse una idea de la magnitud del problema de esta firma, solo hay que recordar que la fortuna de su propietario, Barry Silbert, es de cerca de 2.000 millones.

Foto: El criptomillonario y cofundador de FTX, Sam Bankman-fried. (Getty/Craig Barritt)

Sea como sea, lo cierto es que el fondo de Binance parece insuficiente para capear el temporal. Solo en el caso de FTX, se estima que el roto es de 10.000 millones de dólares, pero lo más seguro es que la cantidad vaya creciendo a medida avancen las investigaciones sobre sus cuentas. Incluso todo el patrimonio de Zhao —15.000 millones de euros, ya que se ha reducido un 85% en lo que va de año— se quedaría corto.

Por eso, él mismo ha asegurado que hay que ir más allá y crear una suerte de "fondo de recuperación de la industria", que funcionaría como un prestamista de último recurso similar a los que existen en las instituciones financieras tradicionales, como la Reserva Federal o el Banco Central Europeo. Es una forma de reconocer que, en esta situación, solo las cripto pueden salvar a las cripto. De hecho, el propio Bankman-Fried había pasado los últimos meses intentando hacerse con las cenizas de distintos proyectos y Binance también ha hecho distintos rescates en este tiempo, como el del criptojuego Axie Infinity, que tras un éxito efímero lleva meses en penumbra.

Tal y como advierten en la consultora PitchBook, la caída de FTX va a empeorar aún más la situación con los inversores que se habían arrimado al sector. Los fondos que habían apostado por FTX, como Sequoia Capital o Softbank Group, ya no parecen tan animados a poner dinero como hace un año, cuando bitcoin tenía un precio casi cuatro veces superior al de ahora. No obstante, en ningún momento sospecharon del exchange, ya que las diligencias previas no detectaron nada anómalo en sus cuentas. Los temores también han llegado a España, donde Telefónica acaba de anunciar que reduce a la sexta parte su inversión de 30 millones en la alicantina Bit2Me.

... Y dar caña a la competencia

Una vez se han levantado las dudas sobre la exposición a FTX, Zhao ha decidido dar un paso más y meter presión a sus competidores. Binance es también propietaria de CoinMarketCap, una de las plataformas de referencia para consultar datos del sector. Por ejemplo, el volumen de transacciones o la cantidad de divisas digitales que alberga un exchange, así como su fiabilidad. A principios de esta semana, el fundador anunciaba que esta herramienta iba a agregar un panel para identificar las reservas financieras de cada empresa [aquí puedes ver las del propio Binance]. Por supuesto, es una forma de fomentar la transparencia en un momento en el que las dudas recorren todo este ecosistema, pero también de hacer que el resto de actores descubran sus cartas sobre la mesa.

"Hay que evitar la monopolización de una industria por parte de un solo actor. Binance es un candidato obvio a ocupar ese puesto y tendrá que estar bajo escrutinio", ha incidido Emily Nicolle, analista de Bloomberg Crypto. Lo cierto es que ahora mismo solo ven a otra empresa por el retrovisor, y sigue estando muy lejos. Se trata de Coinbase, que tiene la décima parte de volumen diario de transacciones y es uno de los exchanges más regulados del sector. De hecho, cotiza en el Nasdaq desde hace año y medio, pero su valoración ha caído casi un 90% en ese tiempo. Es una circunstancia que ha hecho que su consejero delegado, Brian Armstrong, haya tenido que salir a decir públicamente una y otra vez para decir que todo está en orden.

Sin embargo, CZ decidió tirarle un dardo envenenado, de nuevo, en forma de tuit, donde dejaba caer una sospecha sobre las reservas de bitcoin de Coinbase. "Solo estoy citando noticias, no haciendo ninguna afirmación propia", se justificó. "Si ves FUD [miedo, incertidumbre y dudas incitadas por la competencia] por ahí, recuerda que nuestras finanzas son públicas porque somos una compañía cotizada", le respondió Amstrong. Después, Zhao tuvo que reconocer que las cifras que había difundido eran equivocadas. "He borrado el tuit anterior. Trabajemos juntos para mejorar la transparencia", se limitó a decir.

En cambio, no era la primera vez que el jefe de Binance aprovechaba la coyuntura para hincar el diente a Armstrong. Este verano, Coinbase tuvo que despedir el 20% de su plantilla, momento que Zhao aprovechó para ironizar sobre su competidor. "No fue fácil decir 'no' a los anuncios de la Super Bowl, a comprar nombres de estadios o a los grandes acuerdos con patrocinadores, pero lo hicimos. Hoy hemos abierto 2.000 vacantes", les afeaba. Lo curioso es que ahora, en uno de los momentos más tensos del criptoinvierno, Binance ha lanzado una colección de NFT con Cristiano Ronaldo. Eso sí, lo anunciaron unos pocos días antes de que el portugués se quedara en el paro.

El agujero que ha creado FTX en las criptomonedas es inmenso, pero por ahora aún no se ha cobrado demasiadas víctimas. El precio de bitcoin se ha mantenido estable y, pese a tratarse de una de las empresas más grandes del sector, la bancarrota aún no ha arrastrado a otras compañías al pozo. Mientras algunos se preguntan cuánto durará esta calma tensa, hay quien ha decidido dar un golpe en la mesa y aprovechar la crisis para quedarse con todo el pastel. Se trata de Changpeng Zhao, el consejero delegado y fundador de Binance, la reina del sector, que ha visto la oportunidad de conseguir que nadie pueda mirarle de tú a tú en su negociado. "Vamos a reconstruir", insiste una y otra vez.

Inversores
El redactor recomienda