Es noticia
Menú
El plan Garzón para el lado más polémico de los videojuegos: menores prohibidos y publi limitada
  1. Tecnología
MULTAS DE HASTA TRES MILLONES

El plan Garzón para el lado más polémico de los videojuegos: menores prohibidos y publi limitada

Consumo ha lanzado el borrador de su anteproyecto de ley para poner coto a las 'loot boxes', un producto que muchos equiparan a los juegos de azar y que es clave en títulos como 'FIFA'

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón, durante un acto sobre las cajas botín. (Cedida)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, durante un acto sobre las cajas botín. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las firmas de videojuegos tendrán que tener cuidado con sus cajas botín ('loot boxes') en España. El Ministerio de Consumo acaba de publicar el anteproyecto de ley con el que pretenden poner coto a una de las herramientas más polémicas del sector en los últimos años. En concreto, quieren prohibir este producto en menores edad y reducir su publicidad al mínimo, pero también establecer ciertas obligaciones a las empresas, como indicar las posibilidades reales de obtener una determinada recompensa y ofrecer posibilidades de limitar el gasto en sus plataformas. Son algunas de las claves del texto, que va en línea con las regulaciones de países como Bélgica o Países Bajos. Desde este viernes y hasta el 23 de julio, está en la fase de consulta pública, el primer paso del entramado burocrático que tendrá que seguir para convertirse en ley.

Si no estás familiarizado con el mundo 'gamer' o llevas demasiado tiempo alejado de él, lo más seguro es que no tengas ni idea de qué es una 'loot box', que se suele traducir como caja botín o caja de recompensas. Hasta hace una década, el mundo de los videojuegos se basaba en comprar un título y olvidarse de gastar más dinero, pero poco a poco se fueron introduciendo una serie de pagos extra para obtener ciertas mejoras en el juego. Hay distintos tipos, pero el que está en la mira del Gobierno consiste en la obtención de recompensas aleatorias. El caso más sonado es el de 'FIFA', donde, si quieres jugar con Messi o Cristiano Ronaldo en el modo 'online', solo te queda abrir la cartera o tener mucha suerte. Lo primero suele funcionar (mucho) mejor.

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón, este martes. (Cedida)

Tanto el ministro de Consumo, Alberto Garzón, como el director general de la Ordenación del Juego (DGOJ), Mikel Arana, llevan un par de años dejando caer que iban a poner coto a estos polémicos productos, aunque no ha sido ahora cuando han concretado las medidas. Según su propuesta, la ley únicamente se aplicaría a lo que llaman mecanismos aleatorios de recompensa (MAR), que son aquellas 'loot boxes' a las que solo se puede acceder desembolsando dinero y que ofrecen recompensas intercambiables. Uno de los aspectos más novedosos es que se evitarán los pagos tanto en monedas reguladas como en NFT o criptomonedas. Además, la norma alcanzará tanto a los propios videojuegos como a las webs o plataformas de intercambio, sean ajenas o no a ellos.

La protección de los menores es una de las ideas maestras del anteproyecto, por lo que quedará totalmente prohibido el acceso a quienes estén por debajo de los 18 años. Estarán obligados a verificarlo con algún tipo de identificación, donde mencionan el DNI y el acceso biométrico. Por otro lado, los mayores de edad tendrán que tener opciones para limitar el gasto, ya sea de forma parcial —poniendo un tope al tiempo o dinero— o total, con un sistema de autoexclusión. Asimismo, los operadores tendrán que ofrecer información sobre las probabilidades reales de obtener el premio, de forma que se evite

placeholder Foto: EFE/EPA/Julien de Rosa.
Foto: EFE/EPA/Julien de Rosa.

El otro punto clave es la publicidad. Según el anteproyecto, los anuncios quedan totalmente prohibidos tanto en entornos físicos como digitales u 'online', incluyendo las redes sociales. Solo se salvarán aquellos entornos que estén relacionados con los videojuegos. Por otro lado, en televisión y radio tampoco se podrán publicitar estos productos, salvo en la franja que va de una a cinco de la mañana.

Por último, quien incumpla la ley podrá incurrir en varios tipos de infracciones, que van desde los 25.000 euros en el caso de las leves hasta los 3 millones de euros si se considera muy grave. Si el caso es especialmente extremo, en Consumo recalcan que se "puede llegar a la clausura de los medios por los que se presten los servicios", algo que puede afectar a los responsables del anuncio, sean desarrolladoras de videojuegos, medios de comunicación o empresas de publicidad.

Polémica con la patronal

"En ningún caso se equiparan los videojuegos en general a los juegos de azar", defienden en Consumo, donde quieren cubrirse las espaldas antes de abrir un nuevo frente de batalla, esta vez con la patronal del sector. Hace unas semanas, el ministerio organizó un evento para presentar las ideas generales que tenían para esta regulación. "Con las 'loot boxes' se han introducido características muy similares a las de los juegos de azar tradicionales. Comparten la aleatoriedad o el azar en el resultado, que cuesta dinero activar el mecanismo y que el premio tiene un valor evaluable", defendió allí el propio Garzón.

Foto: Foto: Getty/Chung Sung-Jun.

Entre los invitados estaba el presidente de la Asociación Española de Videojuegos, José María Moreno, que no quiere oír hablar ni en pintura de comparaciones similares, aunque tengan que ver con estos polémicos mecanismos. "Asimilar 'loot boxes' y juegos de azar crea un daño desproporcionado en la industria del videojuego", defendió. En este sentido, Moreno también destacó que "uno puede elegir si usa juegos con 'loot boxes' o no", pues "solo un 15% de los videojuegos incluye micropagos y hay una oferta suficiente para jugar sin caer en ellos".

No es que en AEVI quieran un planteamiento distinto para la ley, sino que prefieren que directamente no la haya. De hecho, se han llegado a definir como “víctimas propiciatorias de persecución”. Así, abogan por una autorregulación similar a PEGI, que indica la edad recomendada para cada título que se lanza al mercado y, desde hace poco, también informa de si hay que hacer pagos extra para jugar.

Las firmas de videojuegos tendrán que tener cuidado con sus cajas botín ('loot boxes') en España. El Ministerio de Consumo acaba de publicar el anteproyecto de ley con el que pretenden poner coto a una de las herramientas más polémicas del sector en los últimos años. En concreto, quieren prohibir este producto en menores edad y reducir su publicidad al mínimo, pero también establecer ciertas obligaciones a las empresas, como indicar las posibilidades reales de obtener una determinada recompensa y ofrecer posibilidades de limitar el gasto en sus plataformas. Son algunas de las claves del texto, que va en línea con las regulaciones de países como Bélgica o Países Bajos. Desde este viernes y hasta el 23 de julio, está en la fase de consulta pública, el primer paso del entramado burocrático que tendrá que seguir para convertirse en ley.

Gamer
El redactor recomienda