Es noticia
Menú
Qué va a pasar con FIFA: la guerra por el trono de los videojuegos acaba de empezar
  1. Tecnología
EL CAMBIO LLEGARÁ EN 2024

Qué va a pasar con FIFA: la guerra por el trono de los videojuegos acaba de empezar

El desencuentro entre la FIFA y el estudio EA Sports ha puesto fin a la alianza que ha propulsado al videojuego más exitoso durante casi 30 años. Ahora cada uno lanzará su propio simulador, y esto es lo que pueden ofrecer

Foto: Foto: Getty/Chung Sung-Jun.
Foto: Getty/Chung Sung-Jun.

La mezcla de EA Sports y FIFA ha sido indisoluble desde 1994, pero ahora emprenderán caminos distintos o, mejor dicho, cruzados. La falta de acuerdo para mantener la licencia de uso ha provocado que cada una lance su propio videojuego, algo que ha provocado el fin de una saga histórica y, por supuesto, del comienzo de una guerra entre los socios que han ocupado el trono de simuladores durante décadas. Ambas ya han comenzado la campaña para vender las bondades de su proyecto, pero hay dos factores que pueden decidir todo: la jugabilidad y los derechos de equipos y jugadores.

En esta ocasión, el motivo de la ruptura no ha sido el dinero, sino la exclusividad de la franquicia. Hasta ahora, y desde 2010, Electronic Arts (EA) ha pagado una licencia de 150 millones de dólares al año por usar la marca de FIFA, algo que dejará de hacer este mismo año. Así, según ha revelado 'The New York Times', desde el estudio de videojuegos estaban dispuestos a aceptar la propuesta económica de la institución, que pedía doblar esa cantidad. En realidad, el problema ha estado en que FIFA pretende que otras empresas exploten su marca, una línea roja para EA, que ha construido un imperio en torno al prestigioso juego y no quiere dejar que nadie se cuele en su negociado.

Foto: Un jugador durante un partido de clasificación del FIFA. (EFE/Julien de Rosa)

A partir de ahora, la federación de fútbol lanzará el videojuego con su propia marca, mientras que su rival lo hará bajo el título EA Sports FC. La guerra está servida, y esto es lo que puede ofrecer cada contendiente.

Esto es lo que tiene EA...

EA Sports ha aprovechado el anuncio para hacer toda una demostración de fuerza. En la nota en la que daban a conocer el cambio, destacaban que cuentan con 150 millones de jugadores (casi un 2% de la población mundial) y, lo que es casi más importante, licencias de 19.000 futbolistas, 700 equipos, 100 estadios y 30 ligas nacionales; como LaLiga, Premier League, Bundesliga o Serie A. También contará con competiciones internacionales, como Champions League, Europa League y Copa Libertadores. Estos se suman a los 300 'socios individuales', entre los que está FIFPro, el sindicato global de futbolistas.

Por otro lado, han destacado que el juego incluirá "más modos de juego, características, equipos, ligas, jugadores y competiciones que cualquier edición anterior", aunque su idea es que sea algo más que un videojuego (han usado varias veces la palabra 'plataforma', pero sin detallar a qué se refería). "Esto es más que un cambio de símbolo; estamos comprometidos en asegurar que EA Sports FC sea un símbolo de cambio", ha asegurado Cam Weber, vicepresidente ejecutivo de EA Sports.

... y esto lo que puede ofrecer la FIFA

Si EA tiene todo esto, ¿qué le queda a la FIFA? Sobre todo, una marca que hoy seguramente muchos asocien más al videojuego que a la institución. Su intención es venderla a varios desarrolladores para que la exploten en varios formatos, algunos de los cuales saldrán a finales de año y estarán "fuera del ámbito de los simuladores" (ellos tampoco aclaran a qué se refieren). No obstante, ya han asegurado que quieren competir con sus antiguos socios, algo que parece una gesta complicada: tienen poco más de un año para hacer frente a un proyecto con 28 años de experiencia. "El único juego real con el nombre FIFA seguirá siendo el mejor", ha defendido Gianni Infantino, el presidente de la institución.

Sergio Reyes, profesor de ESIC especializado en 'marketing' digital y 'e-sports', recuerda que "la marca es importante, pero la experiencia del consumidor es lo que importa", motivo por el que las firmas tienen que "ser capaces de comunicar al usuario final que no pierden motor gráfico, mecánicas ni nada parecido". En este sentido, también pone de relieve que "hay un interés decreciente por el consumo de fútbol en audiencias jóvenes", por lo que duda de si "tiene sentido pagar por la marca FIFA, porque ya no es tan atractiva".

placeholder Reuters/David Swanson.
Reuters/David Swanson.

En cualquier caso, uno de los grandes atractivos a la hora de decantarse por un videojuego de fútbol es poder jugar con los nombres reales de jugadores, equipos o competiciones. Es otro inconveniente para quien se anime a desarrollar el simulador con el título FIFA, que solo podrá usar el nombre del Mundial, el torneo más importante que organiza la federación. También estaría por ver qué ocurre con las selecciones nacionales, a las que por ahora no han mencionado ninguna de las partes. Más allá de eso, el creador del nuevo FIFA tendría que negociar para hacerse con los derechos de una parte fundamental de los clubes y competiciones, algo que no es nada fácil.

El problema de las licencias

Didier S. Montes, especialista en comunicación digital e industria del deporte, comenta que "los derechos normalmente funcionan con exclusividad", donde "EA es capaz de pagar grandes cifras porque le es rentable contar con estas licencias". Si ahora cambia esto, ¿puede afectar a la industria del fútbol? "El mundo del fútbol no va a cambiar mucho en términos de ingresos", responde Montes, que cree que esta parte del negocio seguirá igual, salvo que se acordara que varias compañías puedan usar una misma marca, algo poco probable. "Este tipo de contratos son muy opacos y nunca puedes saber bien los detalles".

Precisamente, fueron las licencias los que hicieron que EA Sports ganara la anterior guerra del fútbol, hace ya más de una década. La japonesa Konami se hacía cada año más fuerte con su Pro Evolution Soccer, cuya jugabilidad era preferida por muchos, pero que apenas tenían derechos oficiales. A veces se veían renombres de futbolistas y clubes que rozaban el ridículo, como un tal Ravoldi que aparentaba ser Rivaldo.

Foto: (Foto: FIFA19)

Lo que sí puede cambiar es el patrocinio de las marcas deportivas en EA. Por ejemplo, Adidas es la patrocinadora oficial de la FIFA, así que el balón siempre llevaba su logo en el videojuego. "Ahora EA Sports permitirá que entren otros socios que antes no podían y generar nuevos ingresos, además de ahorrarse todo lo que pagaban a FIFA", comenta Montes.

Los fantasmas del pasado

Los lanzamientos deportivos de EA Sports van siempre ligados a las competiciones más exitosas, como NHL en hockey, NFL para fútbol americano o, por supuesto, NBA para baloncesto. En esta última, la desarrolladora tuvo una competencia de tú a tú con 2K Sports y no salió bien parada. La liga estadounidense concedió el uso de su marca a ambas, que lanzaban NBA Live y NBA 2K, respectivamente. Tras unos años de rivalidad, la superioridad de la segunda era cada vez más clara, y provocó que Live se acabara retirando del mercado.

placeholder Foto: Reuters/Kai Pfaffenbach.
Foto: Reuters/Kai Pfaffenbach.

Ahora se han invertido las tornas y será la primera vez que EA Sports tiene que competir con su propia marca contra un videojuego que lleva el nombre de una competición oficial. De hecho, hay quien ya está dejando caer la posibilidad de que Konami —que ahora ha lanzado el fallido eFootball— o 2K Sports estén entre las interesadas en negociar con FIFA. Y no es la única competencia que puede aparecer.

La firma Stikerz, de perfil mucho más bajo que las anteriores, anunció el pasado verano un proyecto de simulación de fútbol llamado UFL. Aunque tiene algunas bazas interesantes, como que será gratuito y no contará con pagos dentro del juego, apenas tiene equipos importantes que ofrecer. "Es una competencia muy difícil y todos los que lo han intentado han acabado desistiendo. Tienen una comunidad muy fiel y no sé si han alcanzado la perfección, pero están muy por encima de todo lo que se ha hecho", valora Reyes.

El verdadero interés de FIFA

Si llevas sin coger un mando de consola desde los tiempos de los ‘galácticos’ de Florentino Pérez, es probable que no seas consciente de cómo ha cambiado el negocio en torno a FIFA. Los tiempos en los que comprabas el juego y no tenías que gastar un euro más para disfrutarlo al completo pasaron hace tiempo. El despliegue del modo 'online', que lleva el nombre de FUT (FIFA Ultimate Team), conllevó la normalización de los micropagos para conseguir mejoras en los equipos y ser más competitivos. Un cambio que ha sido duramente criticado por generar adicción entre adolescentes, llegando a comparar este sistema con el de las máquinas tragaperras.

De cualquier modo, se trata de una de las partes más lucrativas del modelo actual de EA Sports, ya que no es nada raro que aficionados se acaben dejando cientos de euros. Solo en 2021, esta división generó una cantidad cercana a los 1.600 millones de dólares para la firma y, aunque no se detalló qué porcentaje provenía del simulador de fútbol, sí destacaron que era con diferencia el que más aportaba. Así, Reyes considera que el foco para el futuro es el deporte electrónico, "donde están las audiencias jóvenes hoy". "Hoy el consumidor del FIFA viene más de ahí que del propio fútbol. Es donde está el negocio, y no tanto en el propio juego", expone este profesor.

Foto: El estand de PlayStation en ChinaJoy el pasado verano. (Reuters/Aly Song)

Aunque se trata de un nicho en auge, no se sabe qué ocurrirá con los 'e-sports' que giran alrededor del FIFA. "Es una sensación un poco agridulce, porque piensas que se va a acabar todo lo que has vivido desde niño, pero creo que todo seguirá igual", cuenta Julio Clemente, uno de los veteranos de este mundo en España. Lleva jugando a FIFA desde su primera edición y llegó a ser subcampeón nacional y parte de la selección. Aunque dejó de competir hace años, desde 2020 es el 'manager' del FC Cartagena, que participa en competiciones como eLaLiga o FIFA Global Series.

"La franquicia de EA seguirá siendo líder, al menos a nivel español y europeo, pero habrá que ver en qué competiciones profesionales se queda. Los clubes de 'e-sports' europeos nos tenemos que adaptar a lo que manden la UEFA y la FIFA", incide Clemente, que explicita que no es lo mismo los cambios que suele haber entre ediciones del juego que si llega uno completamente nuevo. "Tenemos que plantearnos que puede ocurrir algo así".

Sea como sea, lo que está claro es que el icónico 'it's in the game' de EA Sports seguirá resonando mucho tiempo y que, quien quiera desbancarlo, tendrá que hacer muchos, pero que muchos, esfuerzos.

La mezcla de EA Sports y FIFA ha sido indisoluble desde 1994, pero ahora emprenderán caminos distintos o, mejor dicho, cruzados. La falta de acuerdo para mantener la licencia de uso ha provocado que cada una lance su propio videojuego, algo que ha provocado el fin de una saga histórica y, por supuesto, del comienzo de una guerra entre los socios que han ocupado el trono de simuladores durante décadas. Ambas ya han comenzado la campaña para vender las bondades de su proyecto, pero hay dos factores que pueden decidir todo: la jugabilidad y los derechos de equipos y jugadores.

Internet
El redactor recomienda