Es noticia
Menú
Estos españoles revolucionaron la cámara de iPhone, pero no saben cómo rentabilizarlo
  1. Tecnología
¿PAGARÍAS POR HACER MEJORES FOTOS?

Estos españoles revolucionaron la cámara de iPhone, pero no saben cómo rentabilizarlo

Dos desarrolladores arrasaron hace 12 años con Camera+, una 'app' que mejoraba la cámara nativa de iOS con inteligencia artificial. Ahora, se han visto obligados a cambiar de modelo de negocio para asegurar su futuro

Foto: Jorge Llubiá y Pedro Cuenca, desarrolladores de Camera+. (Cedida)
Jorge Llubiá y Pedro Cuenca, desarrolladores de Camera+. (Cedida)

Puede parecer ciencia ficción, pero hubo un momento en que desarrollar aplicaciones para iOS era algo bastante raro. El lanzamiento de la tienda de 'apps' de Apple, allá por 2008, cambió las tornas. Antes, un puñado de informáticos decidieron explorar por su cuenta las posibilidades que les ofrecía el sistema operativo de la gran manzana. Entre ellos, dos desarrolladores españoles que lanzaron la exitosa 'app' de dibujo Sketches. Sus nombres eran Jorge Llubiá y Pedro Cuenca y su creación tenía algo de pirata, pero eso no quitó que la firma les invitara a ser una de las primeras 500 en estar disponibles en la App Store. Después, crearon Camera+, un 'software' que ganaría en su propio terreno a los de Cupertino, haciendo mucho mejor su cámara fotográfica. Pese a ello, este no es un negocio tan redondo como muchas veces se intenta hacer ver. En su caso, apenas han ganado dinero con el proyecto y ahora buscan cómo mantenerlo a flote.

La historia de Camera+ empezó durante la conferencia de desarrolladores de Apple de 2009, a la que acudieron como invitados tras el éxito de Sketches. "Allí conocimos a dos personas, un desarrollador y un especialista en 'marketing'. Tenían muchos proyectos en mente, pero iban despacio, así que nos ofrecieron entrar en este", comenta Llubiá en conversación con Teknautas. La idea era sencilla, pero no su ejecución: hacer una aplicación de fotografía que superara a la de iOS y aprovechar todo el potencial del 'hardware'.

Foto: Foto: Reuters/Phil Noble.

"Había que manejarse con las posibilidades que había entonces, que no eran demasiadas", comenta este desarrollador. En aquel entonces, el iPhone 3 contaba con una cámara de 2 megapíxeles, pero la consiguieron llevar a otro nivel, convirtiéndose en la segunda aplicación más descargada de Estados Unidos. Ya entonces incluían funcionalidades que acabaron siendo parte de la 'app' nativa, como el temporizador, el modo ráfaga o un editor integrado. También la posibilidad de hacer fotos con el botón de volumen, algo que casi da al traste con el proyecto. "Apple nos pidió que lo quitáramos y lo hicimos, pero había una forma de activarlo que se viralizó. Dijeron que lo habíamos escondido contra su criterio y nos bloquearon un tiempo", lamenta este informático, que bromea sobre el asunto. "Hoy su aplicación también permite usar ese botón para disparar, pero recuerdo que lo anunciaron hasta con algo de timidez".

También hay otras funcionalidades que los de Cupertino siguen sin incorporar, como el estabilizador, la activación del flash antes de hacer la foto —para ver cómo queda antes— o la separación manual del punto de disposición del punto de enfoque, algo que aún no ofrece la 'app' nativa. "Nosotros pensábamos cosas que nos gustaría tener y veíamos si era posible a nivel técnico con la API de desarrollo. Había muchas opciones, porque la cámara estaba muy limitada por el 'software".

*Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

¿Cuánto pagarías por hacer mejores fotos?

Hasta ahora, la aplicación funcionaba con un sistema de pago. Quien pagara los ocho dólares que costaba, se hacía con Camera+ de por vida. Es un modelo bastante habitual en el mundo de las 'apps', pero que en este caso es un problema. Un 'software' de estas características necesita un trabajo constante para seguir siendo útiles. "Siempre hemos estado activos para seguir incorporando novedades. Todos los años Apple lanza mejoras, y nuestra marca es ir siempre más allá de ello", cuenta por su parte Pedro Cuenca, el socio de Llubiá, con el que fundó LateNiteSoft, allá por 2008.

En la firma trabajan cinco personas a tiempo completo y unos cuantos colaboradores y, aunque desarrollaron otras aplicaciones similares —como un editor para Mac o una 'app' de vídeo para iPhone—, Camera+ es con diferencia la más exitosa y, por ende, la que concentra la mayor carga de trabajo. En concreto, sacan un mínimo de dos actualizaciones cada año, coincidentes con el lanzamiento de los nuevos iPhone e iOS, respectivamente. "El tamaño del sensor del iPhone es el que es, entonces mucho desarrollo viene por la parte del 'software', como los modos retrato o nocturno que han ido sacando", expone. Es lo que se llama fotografía computacional que, desarrolla, "se basa tanto en inteligencia artificial como algorítmica general para producir este tipo de efectos".

placeholder Un anuncio de la cámara del iPhone 13 Pro en una Apple Store. (Reuters/Mike Segar)
Un anuncio de la cámara del iPhone 13 Pro en una Apple Store. (Reuters/Mike Segar)

Ahora están tratando de cambiar el modelo de ingresos con el nuevo lanzamiento, la versión 22 de Camera+, que está contando con el apoyo promocional de Apple. A partir de ahora, la aplicación tendrá una semana de prueba gratuita y, después, se pasará al modelo de suscripción. En concreto, costará 3,99 dólares al mes (o 17,99 si te comprometes para todo el año), aunque quien hubiera pagado antes podrá seguir usándola con las mejoras disponibles hasta ahora. Eso sí, la firma de la manzana se seguirá quedando su comisión del 30%.

"Era difícil sostener lo anterior en el tiempo, porque hay usuarios que llevan 10 años y no han vuelto a soltar un euro. Además, cada vez se paga menos por aplicaciones", comentan. Ellos querían un modelo como el que había en los inicios de Mac, donde se compraba una versión y, luego, una pequeña cantidad por cada actualización. "Llevamos tres o cuatro años hablándolo con Apple, pero no ha sido posible. No nos apasiona, pero, si no hay alternativa, es lo mejor que podíamos hacer", se sincera Llubiá, a lo que añade Cuenca: "Todos los meses teníamos que encontrar nuevos clientes y es muy complicado. Ahora buscamos un poco de estabilidad para saber que vamos a poder seguir pagando las nóminas".

Por ahora, casi un millar de personas han pagado una suscripción mensual o anual, pero ellos son conscientes de que es un modelo muy difícil. Sobre todo, en un momento en el que plataformas como Netflix están perdiendo usuarios. "Sí, da vértigo. Aunque por ahora los números son buenos, van a llegar momentos más complicados. Estimamos que, dentro de un año, se quedarán un 30% de los que se suscriben ahora". Es la razón por la que están ofreciendo temporalmente comprar toda la 'app' por 24,99 dólares para engatusar a sus fieles.

Otra de las claves es que están probando con distintos precios. "Estados Unidos es nuestro principal mercado, así que allí es más elevado, mientras que en Europa tiene un punto medio. China y Brasil, que son mercados importantes para nosotros, son más baratos", explican sobre la 'app', que está traducida a diez idiomas. En España, su uso es testimonial, apenas un 3% del total de usuarios y el precio es de 2,99 euros al mes (11,99 al año). De cualquier modo, por ahora descartan entrar en un mercado como el de Android, mucho más amplio. "A lo mejor algún día pensamos, pero por ahora vamos a seguir muy centrados en Apple".

Una 'app' para frikis de la fotografía

La clave para el futuro de la aplicación pasa, en gran medida, por su clientela. "Apple tiene un enfoque diferente para la cámara, intentando que sea fácil de utilizar para todo el mundo. Ellos van al mercado mayoritario, mientras que nosotros hacemos cosas más especiales", comenta Cuenca. "Nuestro público es aspiracional. Gente que le gusta la fotografía y tiene conocimientos sobre el tema, pero no se dedica profesionalmente a ello y ven la posibilidad de tener un paquete completo con funcionalidades extra". De hecho, destacan que el modelo que más usan los usuarios de Camera+ es también el que mejor dotación fotográfica tiene: el iPhone 13 Pro Max.

placeholder Foto: Reuters/Thomas Peter.
Foto: Reuters/Thomas Peter.

¿Y qué hay de las otras decenas de aplicaciones móviles con funciones prácticamente idénticas? "No tenemos una competencia que haga lo mismo que nosotros: hacen fotos o editan, pero no todo en uno", aseguran. De cualquier modo, la nueva actualización de la 'app' ha conllevado mejoras para seguir siendo atractivas, como un corrector de color y luz mediante inteligencia artificial. "No es un botón clásico que funciona de forma automática, sino que te muestra lo que hace y puedes afinarlo como quieras", defiende Llubiá, que también destaca otro aspecto clave del lanzamiento, al que han llamado 'modo monumentos'. "Cuando haces una foto, puede haber mucha gente pasando por delante de la cámara y no quieres que salga. Si están en movimiento y aguantas un rato el encuadre, esa gente no aparece y el fondo se queda despejado". Cuenca también destaca la función UltraRes que, asegura, "aumenta la resolución de 12 a 48 megapíxeles sin perder definición".

Las ideas para seguir desarrollando mejoras no les faltan. Por un lado, ellos aficionados a la fotografía, así que siempre están indagando para ver qué incorporar. Por otro, los propios usuarios les piden nuevas funcionalidades. "Tenemos una lista enorme de sugerencias", dicen. El problema es otro o, mejor dicho, el mismo que les ha hecho cambiar de modelo de negocio. "La dificultad es qué hacer en cada momento, porque tenemos más ideas que capacidad para desarrollarlas. Decidir qué hacer siempre es una lucha", comenta Llubiá, que adelanta que, ahora que hay usuarios pagando religiosamente, tendrán que sacar actualizaciones con más frecuencia.

Puede parecer ciencia ficción, pero hubo un momento en que desarrollar aplicaciones para iOS era algo bastante raro. El lanzamiento de la tienda de 'apps' de Apple, allá por 2008, cambió las tornas. Antes, un puñado de informáticos decidieron explorar por su cuenta las posibilidades que les ofrecía el sistema operativo de la gran manzana. Entre ellos, dos desarrolladores españoles que lanzaron la exitosa 'app' de dibujo Sketches. Sus nombres eran Jorge Llubiá y Pedro Cuenca y su creación tenía algo de pirata, pero eso no quitó que la firma les invitara a ser una de las primeras 500 en estar disponibles en la App Store. Después, crearon Camera+, un 'software' que ganaría en su propio terreno a los de Cupertino, haciendo mucho mejor su cámara fotográfica. Pese a ello, este no es un negocio tan redondo como muchas veces se intenta hacer ver. En su caso, apenas han ganado dinero con el proyecto y ahora buscan cómo mantenerlo a flote.

Fotografía Apps - Aplicaciones IPhone
El redactor recomienda