El cambio en el programa de audio más usado del mundo que desata el caos en la red
  1. Tecnología
100 millones de usuarios, en el aire

El cambio en el programa de audio más usado del mundo que desata el caos en la red

Audacity es casi un estándar entre los editores de audio. De código abierto y gratuito, su uso es global, pero la venta a una nueva compañía ha provocado una guerra sin cuartel

placeholder Foto: Logo de Audacity.
Logo de Audacity.

Si alguna vez has tenido que editar un audio, acudir a un curso sobre edición o prepar algo parecido a un 'podcast', es casi imposible que no te hayas cruzado con Audacity. Este programa de edición, que simplifica el proceso de grabación y edición de contenidos a un nivel extremo, es uno de esos 'software' tan exitosos que se convierten en estándares de su sector. Bueno, lo era hasta hace poco más de una semana. Después de 21 años de vida y desarrollo, su buena relación con los más de 100 millones de usuarios que lo utilizan está a punto de romperse. ¿El motivo? Un cambio en sus condiciones propiciado por la venta a otra compañía que ha creado el caos en internet con particiones y copias de este sistema que incluso están dando más problemas que el original.

La historia de esta guerra sin cuartel empieza en abril de este año, cuando el grupo Muse Group se hacía con el proyecto. Desde el momento en que se anunció la compra, se empezó a dudar del movimiento, pues Audacity es un 'software' de código abierto, sostenido por la comunidad y uno de los grandes estandartes de Linux. Pero esta empresa, multinacional y con sedes en Estados Unidos, Europa y Rusia (allí está su central), prometió que mantendría los principios que han regido desde sus inicios en Audacity y que incluso mejoraría su 'software', bastante anticuado y con fallos que llevan años sin resolver. El problema llegó cuando tras la compra se pusieron en marcha medidas que alarmaron a todos los usuarios: según los nuevos términos y condiciones, los datos de Audacity quedarían recopilados por la empresa y podrían ofrecérselos a las autoridades competentes si se lo solicitasen. Tal ha sido la sorpresa que muchos usuarios ya lo han tildado de 'software' espía.

Foto: Foto: Reuters.

Muse Group es la dueña de otros programas similares dedicados al audio y la música como Ultimate Guitar o MuseScore que incluso también vienen del 'software' libre, pero la forma en la que han empezado a cambiar las condiciones ha mosqueado a toda la comunidad. Audacity es un programa de escritorio que no precisa de conexión a internet, por lo que no se entiende la necesidad de la telemetría, y simplemente sirve para grabar y editar, por lo que el control de las autoridades tampoco se ve con buenos ojos. Además, la presencia de nombres como Rusia en la ecuación no ayuda, y ni siquiera han gustado las restricciones que ha puesto a los menores de 13 años, que en principio no podrían utilizar el 'software' pese a que su licencia original no pone límites de edad. Todo ello ha llevado a que internet se levante en pie de guerra contra lo que era un mito del desarrollo abierto y colaborativo.

El sitio se ha defendido y ha explicado que el seguimiento será opcional y solo se dará información a Google Analytics y a Yandex, el Google ruso, con la idea de controlar el uso del programa a nivel global y tener mínimas métricas para ver posibles fallos o errores. Han desmentido varias veces que estén creando 'software' espía y han asegurado que los dos proveedores mencionados tendrán acceso solo a indicadores básicos como la apertura de sesión o el tiempo que se está usando el programa. Esto, como era de esperar, no ha frenado las críticas.

Lo cierto es que, pese a las explicaciones, la página de política de privacidad de Audacity incluye varios mecanismos de recopilación de datos. Incluso las direcciones IP, por ejemplo, se almacenan de manera identificable durante un día antes de almacenarse en servidores durante un año. "Todos sus datos personales se almacenan en nuestros servidores en el Espacio Económico Europeo (EEE). Sin embargo, ocasionalmente estamos obligados a compartir sus datos personales con nuestra oficina principal en Rusia y nuestro asesor externo en EEUU", explican, puntualizando que si los datos salen de Europa, se protegerán conforme el RGPD. Además, los datos también los podrán compartir con cualquier persona que clasifiquen como "terceros", "asesores" o "compradores potenciales".

Grupos de Reddit y comunidades de GitHub, como era previsible, se han lanzado a buscar posibles soluciones e incluso han pedido a la gente que desinstale Audacity lo antes posible si no quiere ser espiada. Como programa de 'software' libre, la salida más directa no es demasiado complicada, se pueden hacer 'forks' o particiones del código tirando de la misma base y conseguir que el programa siga siendo libre y sin problemas con las condiciones. Pero, claro, ante la situación de caos y guerra generada por el cambio, el riesgo no solo está en Muse Group.

placeholder Nuevas condiciones de Audacity. (Pinche para ampliar)
Nuevas condiciones de Audacity. (Pinche para ampliar)

Amenazas y ciberacoso

Primero, muchos apostaron por alternativas gratuitas ya generadas y fáciles de encontrar en internet, pero el problema en este caso era claro: tenían las mismas condiciones, similares o incluso peores que el nuevo Audacity, aunque había ciertas excepciones, claro. Pero la idea del 'fork' caló tan hondo que muchos fueron los que intentaron lanzarse a buscar su propia solución. Hasta 50 proyectos se alzaron tras la polémica de las últimas semanas, y, lo peor, pocos han tenido éxito. Entre los tres que han despertado más interés, dos de ellos viven una guerra sin cuartel que se ha convertido en un problema más allá de internet.

Bajo el nombre de Tenacity, un programador alemán lanzó una versión de Audacity en la que jugaba el papel de primer jefe y buscaba que el proyecto no se quedase en una mera copia sin mantenimiento ni desarrollo. El problema llegó, como recuerdan en la web The Register, cuando decidió lanzar una encuesta entre la comunidad para poner un nuevo nombre al programa. Su votación se cruzó con los foreros del polémico sitio 4Chan y estalló la lucha. El creador de Tenacity borró la opción que querían los foreros, y estos, enfadados, le declararon la guerra.

Al principio crearon su propio 'fork', llamado Sneedacity (todo viene de una broma grosera de 'Los Simpson' convertida en 'meme' identitario de 4Chan), pero poco después el problema fue mucho más allá. El pasado 6 de julio, el creador de Tenacity anunció que se retiraba del proyecto, el acoso del foro había llegado a tal punto que un grupo de personas le había atacado en su casa, incluso hiriéndole con una navaja después de que se filtrara su dirección en la red. "Son terroristas cibernéticos, no niños raros cancelados".

Software único Tecnología
El redactor recomienda