HomePod Mini vs. Nest y Echo 2020: Apple baja al barro con un altavoz 'low cost', ¿es suficiente?
  1. Tecnología
LO COMPARAMOS CON SUS RIVALES

HomePod Mini vs. Nest y Echo 2020: Apple baja al barro con un altavoz 'low cost', ¿es suficiente?

La manzana renueva su altavoz inteligente con un nuevo modelo por debajo de los 100 euros, repitiendo algunas virtudes y fallos de su predecesor. Lo comparamos con sus rivales de Amazon y Google

Foto: El HomePod Mini, en primer plano. A la izquierda, detrás, el Amazon Echo. A la derecha, el Nest Audio.
El HomePod Mini, en primer plano. A la izquierda, detrás, el Amazon Echo. A la derecha, el Nest Audio.

Apple ha tenido que dar su brazo a torcer. Y es algo que no acostumbra hacer, que a los de Cupertino, que conforman una engrasada máquina de 'marketing', les va más lo de marcar ellos el ritmo. Pero en esta ocasión no ha podido ser. Hace dos años, presentaron el HomePod. Se trataba de un altavoz equipado con Siri, para competir en un mercado de los altavoces inteligentes que por aquel entonces aún estaba en pañales en nuestro país. Llegaba con un precio de 350 euros. Un coste y unas calidades muy por encima de los que manejaban los principales equipos que comercializaban Google y Amazon.

Foto: Foto: El Confidencial.

Los Google Home (ahora rebautizados bajo la marca Nest) y los Echo han venido a demostrar que, mayormente, este es un mercado de dispositivos de batalla. Y lo han hecho creando un HomePod Mini. Los que recurren a ellos suelen optar por aparatos que en su gran mayoría se sitúan por debajo de los cien euros. También los hay por encima de esa barrera, pero no son la tónica. Ahora Apple ha comprendido que no puede dar de momento con estos productos el mismo pelotazo que con los iPhone, donde consigue vender a un precio sensiblemente superior al de sus rivales inmediatos. Ha bajado al barro, como quien dice. A competir a un segmento de entrada. Y lo ha hecho creando un HomePod Mini. Mini en tamaño y también en presupuesto: 99,90 euros. Pero quizás, hablando del sonido, no sea tan Mini como uno puede esperar. Un tijeretazo que coincide en el tiempo con el lanzamiento del nuevo Nest Audio y una nueva hornada de altavoces de Amazon, incluyendo el Echo de cuarta generación.

 

Los tres comparten un precio de salida prácticamente idéntico. Hemos pasado una semana con el HomePod Mini, un equipo que repite muchas de las virtudes de su hermano mayor pero también tropieza en alguna de las mismas piedras. Aquí te traemos toda nuestra experiencia para ayudarte a elegir en una época en la que los altavoces inteligentes pueden ser un regalo muy socorrido e intentar contestar a preguntas como si le vas a sacar provecho, si te merece la pena jubilar el que ya tengas (o venderlo por Wallapop) o si mejor quedarte como estás.

Las bolas están de moda

El HomePod Mini cambia la forma, pero no el pelaje de su predecesor. Adopta una forma circular —que se achata en la parte superior, para el control táctil, que se ilumina cuando Siri está activo—, al igual que el Amazon Echo de cuarta generación. Lo que si ha decidido mantener Apple ha sido el 'look and feel', con ese tejido en forma de malla que ya vimos en su momento y que llega disponible tanto en color gris oscuro como gris claro. La única conexión que sale de esta pequeña esfera (es el altavoz más compacto de los tres) es la toma eléctrica.

En esta ocasión, en el otro extremo no tenemos un enchufe sino un USB tipo C, que viene en este caso con cargador de 20W (incluido en la caja, no como en el iPhone), algo que le da más posibilidades (por si lo quieres conectar, por ejemplo, a un ordenador). La base cuenta con una circunferencia gomosa, que además de mejorar el agarre tiene como objetivo reducir las vibraciones a la hora de reproducir música y evitar así distorsiones.

El Amazon Echo de cuarta generación, como decimos, también opta por un formato circular, de mayor tamaño. Está recubierto de tela en la mitad superior, donde se colocan los controles físicos, y de plástico en la inferior. En la parte trasera, además de la toma para el adaptador eléctrico, tenemos un conector 'jack', que se puede configurar tanto de entrada como de salida. La base está rodeada por un led circular que se ilumina cuando Alexa está activa.

Bienvenidos a '¿Me lo compro?'

Bienvenidos a ¿Me lo compro?, nuestros análisis a fondo de los 'gadgets' más deseados del momento. Cada semana analizaremos nuevos dispositivos y, sobre todo, los compararemos entre sí para que puedas responder al instante a esa pregunta que a veces nos quita el sueño: ¿qué móvil, TV, portátil, auriculares... me compro?

Podrás preguntarnos lo que quieras sobre cada producto, la idea es ayudarte a tomar mejores decisiones y... de paso, ahorrarte tiempo y dinero. Si estás detrás de un HomePod o cualquier otro altavoz inteligente, puedes mandarnos tus dudas a teknautas@elconfidencial.com y te responderemos cuando sea posible.

El diseño más diferente es el del Nest Audio, que tiene un aspecto monolítico, recubierto completamente de tela salvo en la parte inferior. Solo cuenta con un control físico, la pestaña de la parte trasera para silenciar el micrófono. Tiene una zona sensible al tacto para 'despertarlo' así como unas luces en la parte frontal que se encienden cuando el aparato está en escucha activa. Tras esta chapa cabe señalar que ninguno de los tres va a tener ninguna dificultad para encajar con la decoración del salón.

Aunque seguro que muchos dan importancia al diseño exterior, hay otras cosas más importantes a la hora de elegir qué altavoz inteligente compras. La primera, el sistema operativo que utilizas. Aquí salen ganando los usuarios del ecosistema Apple. ¿Por qué? Primero porque el HomePod está pensado para utilizarse con un dispositivo con iOS, iPadOS o macOS y no con Android o Windows. Y segundo, porque Google y Amazon cuentan con 'apps' de Assistant y de Alexa, respectivamente, en todas las plataformas. Así que, si tienes un Samsung, un Xiaomi o un Oppo y estás pensando hacerte con un HomePod Mini, mi consejo es que deseches la idea, porque tendrás que andar haciendo triquiñuelas para activar lo que al final será un simple altavoz Bluetooth.

HomePod Mini. (M. Mcloughlin)
HomePod Mini. (M. Mcloughlin)

Lo segundo que tienes que tener en cuenta es el servicio de 'streaming' musical que utilizas, porque dependiendo a cuál estés suscrito podrás explotar en mayor o menor medida las virtudes de cada altavoz. En este sentido cabe reiterar en la idea de que el HomePod no está pensado para todo el mundo, está pensando para un usuario con un aparato de la marca. Todo queda en casa: de las grandes plataformas, solo tiene compatibilidad con Apple Music, su propia plataforma. Han prometido que abrirán el puño un poco y permitirán utilizar Amazon Music, aunque todavía esta promesa no se ha materializado.

Dime dónde lo escuchas y te diré...

Esta cortísima carta de servicios se completa, por mencionar alguna, con TuneIn (y la mencionamos porque quizás es la que pueda tener más tirón en España). ¿Significa que no se puede utilizar Spotify? Ya sabemos la especie de guerra fría que mantiene esta compañía con Cupertino (no hay que olvidar que elevó una queja que acabó derivando en una investigación antimonopolio por parte de la UE) y se puede utilizar de forma limitada, a través de AirPlay 2. Realmente, es así con cualquier 'app' compatible con esta función. No hay noticias ni fechas concretas para que la plataforma de 'streaming' puede obedecer a los comandos de Siri en este aparato.

Es decir, como si fuese un altavoz Bluetooth normal, en el que lanzas el contenido desde el 'smartphone' sin poder pedirle a Siri que te pinche música de esta u otras fuentes. El Nest Audio, y Assistant, ofrecen soporte para YouTube Music, Spotify, Pandora o Deezer. entre otras. Si eres de Amazon Music o Apple Music, puedes utilizar Google Chromecast. Alexa puede manejar como fuentes de música (y por tanto obedecer los comandos de reproducción) la propia plataforma de Amazon, la de Apple, Spotify, Audible y Spotify.

Más adelante, hablaremos del desempeño de cada asistente y su integración en cada altavoz, donde son más fuertes y donde son débiles. Pero ahora toca hablar de una parte fundamental: el audio. Hemos comentado que el diseño del HomePod Mini es más pequeño y compacto que el resto. Esto influye en la reproducción, así como en los elementos que puedes meter dentro de la máquina. El altavoz de Apple cuenta únicamente con un transductor y dos radiadores pasivos. Hay quien puede caer en la tentación de pensar que el sonido está más cerca de lo que te ofrecería un Google Home Mini o un Echo Dot.

Echo 2020 y HomePod Mini. (M. Mcloughlin)
Echo 2020 y HomePod Mini. (M. Mcloughlin)

Nada de eso. Es cierto que hay diferencias y matices, pero en términos generales todos ofrecen una calidad buena para este precio, pero es Apple el que tiene un rendimiento bastante mejor de forma global, en parte al trabajo que han hecho con el audio computacional. Sin entrar en demasiado vericuetos técnicos, cabe decir que han hecho un trabajo previo analizando miles de canciones para saber cómo ajustarse en cada momento y situación. Insisto, el sonido sorprende bastante para el tamaño que maneja.

Si quieres conseguir un sonido aún mejor tienes la opción de emparejar dos HomePod y utilizarlos en modo estéreo, consiguiendo un nivel muy alto. Cabe decir que tanto para montarte tu sistema 'multiroom' no tienen que ser todo equipos de la marca, ya que puedes emparejarlo con cualquier altavoz que tenga AirPlay. Es decir, si dices "Siri, pon Rosalía en todas partes", no solo lo pondrá en los HomePod, sino en aparatos como los Sonos, que cuentan con esta tecnología.

El tamaño hace que el HomePod sea menos potente, pero a cambio nos da audio 360

Por ejemplo, el HomePod Mini me da la sensación de que gestiona mejor las voces, así como los agudos y los tonos medios de sus competidores (que ofrecen un 'wofeer' y dos 'tweteers' cada uno). Es cierto que el volumen máximo es menos potente que el Nest o el Echo. Los graves son más que decentes para el rango de precios que hablamos y quizás aquí es donde más cueste percibir grandes diferencias, aunque tengo la percepción de que la distorsión cuando se sube el volumen es menor en el de Apple y en el de Google.

Una de las ventajas del HomePod Mini, que yo agradezco personalmente, es el sonido 360. Emite en todas las direcciones. Algo para lo que no están preparados sus rivales, un aspecto que condiciona mucho la elección del lugar y la experiencia según te vas desplazando por la habitación. Es cierto que el Echo, al contar con una forma circular, sufre menos el problema y es 'capaz' de distribuir algo mejor el sonido que el de Google.

Echo, HomePod y Nest. (M. Mcloughlin)
Echo, HomePod y Nest. (M. Mcloughlin)

Cada uno a su manera, pero también puedes utilizar estos aparatos para hacer llamadas. Y aquí hay un claro ganador: el HomePod Mini. Lo es por varias razones. Lo primero porque no necesitas más que tener tu iPhone conectado a la misma red. "Oye, Siri, llama a María José". Y en cuestión de segundos lo tienes. Esto también lo puedes hacer con Assistant, pero necesitas tener y que tengan Google Duo instalada. Al ser una llamada a través de la 'app', lo que me ha pasado, es que cuando ha coincidido que mi interlocutor estaba una en zona sin buena conexión LTE, la conversación no era más bien regulera.

Con el modelo de Amazon ocurre algo parecido. Puedes llamar a gente que tenga otro aparato Echo o a los que tengan instalada la 'app' en su teléfono. Sin embargo, un reciente acuerdo con Vodafone permite a los clientes de la operadora (por un euro al mes como precio promocional, posteriormente son tres euros al mes) extender su línea al Echo. Yo lo he podido probar y funciona bien, aunque hay que pagarlo.

Hay otro aspecto. Los altavoces inteligentes están llamados a ser, tarde o temprano, el centro del hogar conectado. Una revolución que todavía no ha dejado de estar en pañales y cuyo crecimiento se está demorando mucho más de lo que parece. Sin embargo, bombillas, enchufes, cámaras de vigilancia, Chromecast o robots aspiradores están cada vez más presentes en las casas y cada vez más ofrecen la posibilidad de controlarlos por la voz.

Echo 2020. (M. Mcloughlin)
Echo 2020. (M. Mcloughlin)

En la compatibilidad y oferta disponible, hay un claro ganador: Amazon, que además integra conectividad Zigbee, para poder conectar gadgets compatibles sin necesitar nada más. El gigante del comercio electrónico se ha dedicado a incrustar Alexa en cientos de aparatos. Le sigue de cerca Google. Apple, con Homekit, está más descolgada. Obviamente hay aparatos compatibles (Phillips, Nanoleaf...) pero están más limitados. Por ejemplo, las Roomba, las Conga de Cecotec o las Roborocks pueden funcionar con Assistant o con Alexa y no con Siri.

Asistente y privacidad

El desempeño como asistente cambia mucho dependiendo en el que te fijes. Personalmente, me parece que tanto Alexa como Assistant están algo más avanzados, siendo el de Google el más natural de usar, aunque todos tengan mucho que mejorar en la interacción y hacer la conversión más fluida. Siri es el que está a la zaga y es el que más me ha obligado a repetirle las cosas, por ejemplo, al pedirle algunas canciones en euskera o en inglés. Alguna que me ha pasado también que no me ha entendido alguna fórmula para encender la luz del salón. También he de decir que las veces que ha ocurrido estas cosas son las mínimas y se ha solucionado pidiendo las cosas de otra manera. También cabe mencionar algunos avances interesantes que verán los que accedan por primera vez a este Homepod mini: la posibilidad de pedir que te busque imágenes en Google y te las muestre en tu terminal o la posibilidad de cambiar la reproducción del altavoz al móvil (cuando te vas a ir de casa) solo con acercarlo.

Nest Audio. (M. Mcloughlin)
Nest Audio. (M. Mcloughlin)

Vamos a hacer un pequeño apunte sobre la privacidad, algo sobre lo que Apple lleva años poniendo el acento. En el caso del HomePod tenemos un dispositivo que procesa todo localmente y que toda información que se procesa, se realiza, según la compañía, de manera anonimizada. sin ser posible asociarlo a tu ID de la manzana. Tienen tanta convicción en su sistema que se han permitido el lujo de no poner ningún control físico que permita silenciar el micrófono. Algo que sí tienen Amazon y Google, que utilizan mucha más información para mejorar sus sistemas. No hay que olvidar que Amazon fue salpicada por algunos escándalos en este sentido, algo que les obligó a facilitar el control sobre los audios que se almacenan en tu cuenta y permitiendo borrarlos con un comando de voz.

El precio, en esta ocasión, no es un factor para discriminar ninguna de las opciones

Sobre el precio, poco que comentar, todos están en la misma línea. Ojo, que el próximo viernes no venga Amazon con una oferta del Black Friday y reviente esta frase. Todo depende de las necesidades que tengas. Obviamente si eres usuario de Apple Music y de un iPhone, probablemente sea el aparato que más se ajuste a ti y al que más provecho vas a sacar. Personalmente, por 99 euros es uno de los productos con mejor relación calidad precio que ha sacado Apple en mucho tiempo. Ojala se viese obligada a bajar al barro más a menudo. Sin embargo, se te puede quedar corto si tienes varios aparatos conectados en casa o usas otro servicio de musica como Spotify, donde no podrías utilizar los comandos de voz. En estos casos, conviene que compruebes la compatibilidad para ver el aparato que más se ajuste a ti y a lo que tengas en casa.

Apple Google Home Alexa ¿Me lo compro?
El redactor recomienda