establecidas por la CNMC

Etiquetas de consumo eléctrico: qué debes saber para contratar energía sostenible

Las llamadas garantías de origen son una herramienta que avala que la energía que consumimos procede de fuentes renovables

Foto:

El creciente interés que la sociedad está mostrando por los efectos del cambio climático está impulsado medidas y regulaciones para que los usuarios reciban toda la información disponible sobre lo que consumen y contratan. Desde cuánta electricidad necesita un determinado electrodoméstico hasta el origen de la luz que llega a sus casas.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) puso en marcha una iniciativa, obligatoria desde 2008, por la que los proveedores de energía tienen que informar a sus clientes del origen de la electricidad que están consumiendo. Son las llamadas 'garantías de origen', un certificado que verifica que la electricidad procede de fuentes renovables.

En función del 'mix' energético que cada compañía despliegue a lo largo del año, se le entrega una calificación, que va desde la A (más respetuosa con el medio ambiente) hasta la G (que tiene más impacto ambiental). Las empresas tienen la obligación de informar a los clientes sobre ese origen, para que sea lo más transparente posible. La CNMC también publica los informes año a año para conocer la evolución.

El pasado año, las energías renovables alcanzaron un 37% del 'mix' de generación de electricidad, seguidas de la nuclear y del ciclo combinado de gas natural (21,8% y 21,5% respectivamente), según el 'Informe del sistema eléctrico español 2019', de REE. Está claro que la transición hacia un mundo más sostenible está haciendo virar la estrategia de las compañías, apostando por actividades más sostenibles. Entre aquellas que están haciéndose un hueco en las energías renovables, está Repsol, que entró en este sector en 2018 y que en un corto lapso de tiempo ya ha conseguido hacerse con una etiqueta A. Es la única de las grandes comercializadoras que tiene esta calificación. En la actualidad, la firma cuenta con un parque energético capaz de producir 2.952MW de energía baja en carbono y los proyectos que tiene en marcha sumarán otros 2.045MW, en una estrategia que pretende llegar hasta los 7.500MW de generación de electricidad baja en carbono en 2025.

Apuesta solar, eólica y de autoconsumo

La compañía está apostando por sumar proyectos de solar y eólica a su actual capacidad de generación hidroeléctrica. También ha puesto en marcha iniciativas para fomentar tanto el autoconsumo como la generación distribuida.

En proyectos solares, Repsol está trabajando en tres parques fotovoltaicos: Cádiz (Sigma), Badajoz (Valdesolar) y uno de reciente incorporación ubicado en Ciudad Real (Kappa). Si hablamos de energía eólica, cabe destacar los proyectos Delta y Delta 2, en Aragón. El primero se prevé que entre en funcionamiento a finales de este año y Delta 2, dentro de tres años. Este último permitirá suministrar electricidad a 1,8 millones de personas a la vez que evitará la emisión de 2,6 millones de toneladas de CO2 al año. El tercer proyecto en este ámbito, el parque flotante ubicado en la costa de Portugal, se ha puesto en marcha a través de un consorcio y generará 25MW, el equivalente al consumo de una ciudad de 60.000 habitantes.

Además de invertir en la generación de electricidad, Repsol también ha puesto en marcha otras soluciones para reducir la intensidad de carbono. Solmatch, la primera comunidad solar de España, es un modelo de generación distribuida por el que edificios concretos, con unas placas solares instaladas en sus azoteas, generan electricidad 100% renovable para hogares que se encuentren en un radio de hasta 500 metros. Esta iniciativa, que pretende fomentar el autoconsumo, supone un ahorro de hasta el 20% en la factura de la luz para aquellas viviendas conectadas a la red.

Y para aquellos hogares y empresas que cuentan con el espacio suficiente para instalar placas solares, Solify es una solución de autoconsumo en la que Repsol se encarga de todos esos aspectos que al común de los mortales se le escapan o se le hacen muy cuesta arriba. La firma se hace cargo de la gestión de licencias y trámites, el montaje de los paneles y el mantenimiento y la monitorización. Todas estas soluciones están pensadas para un futuro no tan lejano en el que la compañía pretende alcanzar la neutralidad climática en 2050.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios