"No" a los asistentes procedentes de Hubei

'Veto chino' y medidas drásticas: plan urgente para aislar al Mobile y a BCN del coronavirus

La GSMA, la organizadora del Mobile World Congress, se enfrenta a 72 horas clave que decidirán el futuro de la edición de este año. ¿Servirán sus últimas medidas urgentes para salvar el evento?

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Cuenta atrás de infarto para el Mobile World Congress (MWC). La GSMA, la organizadora de la mayor feria de telefonía del mundo, que arranca en Barcelona el próximo lunes 24, se enfrenta a 72 horas clave que decidirán el futuro de la edición de este año, acechada por la amenaza del coronavirus. Las últimas 24 horas no han sido precisamente tranquilizadoras. El Ministerio de Sanidad confirmó ayer el segundo caso de infección en España por el virus y el goteo de cancelaciones del evento no cesó: primero la estadounidense Nvidia el sábado y ayer Amazon, con cero relevancia en la feria pero con un nombre y arrastre capaz de eclipsarlo todo.

La GSMA sabía que jugaba con fuego: o se adelantaba al lunes con un golpe de efecto, o se arriesgaba a una cascada de cancelaciones que obligarían a cancelar el evento. Y a pesar de haber anunciado medidas de seguridad adicionales, a primera hora de este lunes el gigante japonés Sony ha abierto otra brecha más y ha cancelado también su presencia en la feria.

A última hora del domingo, la GSMA sacó toda la artillería, una batería de medidas que muchos de los asistentes se preguntaban por qué no había anunciado ya. Fue un puñetazo sobre la mesa, tal vez tardío, pero imprescindible para aislar el Mobile y Barcelona de la sombra del coronavirus, tanto en el frente de riesgo sanitario real como, sobre todo, en el de la opinión pública. Necesitaba diluir el pánico y la incertidumbre.

Dentro de ese nuevo paquete de medidas urgentes, la organización vetará el acceso a la feria a todos los asistentes procedentes de la provincia de Hubei en China, el epicentro del brote de coronavirus. Además, todos los procedentes del resto de China tendrán que demostrar que han estado fuera del país al menos 14 días antes de la cita, mediante sellos en sus pasaportes o certificados sanitarios. Y, más complicado todavía, los asistentes tendrán que "auto-certificar" que no han estado en contacto con ningún infectado. Fuentes del sector consultadas aplauden la reacción pero, a la vez, señalan que varias de esas medidas van a ser imposibles de implementar.

Medidas drásticas... difíciles de controlar

"No sé cómo van a poder garantizar no haber estado en contacto con ningún infectado. Si alguien ha estado en contacto, no muestra síntomas y quiere entrar, probablemente no diga nada. Va a ser muy difícil de gestionar", señala un directivo cuya multinacional mantiene de momento su plan de asistir al MWC. Tampoco queda claro cómo planea la GSMA comprobar que todos los asistentes procedentes de China llevan 14 días fuera del país. ¿Con controles de pasaporte durante el primer día? "Con más de 100.000 visitantes, eso puede crear un caos inmanejable", dice otro directivo consultado. "Salvo el veto a asistentes procedentes de Hubei, que es claro, el resto es más bien un intento desesperado de cortar el goteo de bajas como sea, a costa de no concretar exactamente cómo planean hacerlo".

Un operario espera en el aeropuerto militar Mario De Bernardi, al sur de Roma, a recibir el avión que ha repatriado a los italianos que residían en Wuhan. (Reuters)
Un operario espera en el aeropuerto militar Mario De Bernardi, al sur de Roma, a recibir el avión que ha repatriado a los italianos que residían en Wuhan. (Reuters)

La urgencia en la que se encuentra la GSMA para salvar el evento queda patente por la interminable batería de medidas adicionales que ha anunciado en las últimas 72 horas. Entre ellas, tomar la temperatura a los asistentes (tampoco ha concretado ni cómo ni cuándo), reparto de mascarillas, asistencia médica durante la feria (el doble de efectivos que el año pasado), cambio de micrófonos entre conferencias o, la más chocante de todas, la recomendación de no dar apretones de manos.

Los 'fuegos artificiales' de Amazon

Las nuevas medidas impuestas por la GSMA intentan atajar y evitar justo lo que ocurrió minutos antes de anunciarlas: Amazon se sumó a la lista de bajas y aseguró que no asistiría al Mobile por el riesgo del coronavirus. La noticia, lanzada de urgencia un domingo por la noche, se disparó a las portadas de los medios en todo el mundo. No era ni lunes por la mañana y el pánico se había vuelto a desatar. Da igual que Amazon haya sido un cero a la izquierda en los 13 años que el Mobile lleva celebrándose en Barcelona. Da igual que su relevancia, como exhibidor en el Mobile y empresa en el sector de telefonía, sea cercana a cero. Amazon consiguió lo que quería: vender su imagen de responsabilidad corporativa y protección de su plantilla.

Esta situación de caos e incertidumbre, desatada desde la cancelación de LG la semana pasada, es precisamente la que la GSMA necesitaba atajar antes de que fuera demasiado tarde. Minutos después del 'adiós' de Amazon, la organizadora anunció sus nuevas restricciones, su particular vacuna contra el miedo que está desatando el coronavirus.

(Reuters)
(Reuters)

Virólogos consultados por Teknautas aseguran que, pese a que el riesgo de contagio de este virus (y cualquier otro) sí aumenta en grandes aglomeraciones de gente en espacios cerrados, las medidas tomadas hasta ahora eran, desde el punto de vista epidemiológico, suficientes. "Si la OMS no ha establecido otras medidas más estrictas es por algo, no hay que dar pie al alarmismo. Los controles que China están realizando en origen, tomando la temperatura en lugares públicos y en aeropuertos, son suficientes. El cuadro médico de una persona no cambia mucho antes de tomar un vuelo y tras aterrizar", explica María Isabel Sola, viróloga y co-directora del laboratorio de Coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC. Las nuevas resrtricciones deberían reforzar aún más la seguridad sanitaria. ¿Suficiente para acabar con los miedos de las compañías a enviar sus empleados a Barcelona?

Goteo desigual de bajas

Estos miedos arrancaron el pasado martes por la noche. Un comunicado de LG en el que anunciaba por sorpresa que se retiraba de la cita por motivos de seguridad llevó al coronavirus a ser un elemento central de la agenda de este cónclave. Un cónclave esencial en los planes de la GSMA. ¿Por qué? Porque además de ser el más mediático de los tres que celebran en el mundo, el de Shangái tiene muchas papeletas de ser suspendido y el de Los Ángeles tiene un carácter mucho más regional.

La de LG es una baja significativa bastante más significativa que la de Amazon. Los surcoreanos son uno de los fabricantes más asiduos a esta feria y aprovechaban desde hace un par de años para presentar aquí sus grandes novedades en lugar de llevarlos a un evento propio, tal y como hacen Samsung o Huawei.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Sin embargo, el daño para la empresa de no asistir es asumible. Las ventanas de lanzamiento suelen ser largas y tienen margen para organizar ese lanzamiento. Muchos han dicho que al no ser un evento crítico para su negocio (los móviles distan mucho de ir al ritmo comercial que se espera), la decisión no es tan trascendental. La compañía se defiende argumentando que también han cancelado su asistencia a la feria audiovisual ISEE, donde son uno de los principales protagonistas.

"La de LG, más que por su papel, es una decisión relevante porque se atrevió a ser la primera. El no ir dejó de ser tabú desde entonces", comenta un directivo del sector que pide el anonimato. De momento no ha llegado la cascada de renuncias que muchos esperaban pero sí que se ha producido un pequeño goteo. En total son cuatro empresas las que han renunciado. La marcha más sensible es la de Ericsson. La empresa sueca de telecomunicaciones siempre apostó por tener uno de los espacios más grandes de la feria para mostrar sus novedades.

La baja de Ericsson es la más sensible de las que ha sufrido la organización hasta el momento

El viernes anunciaron que, a pesar de los intentos de la GSMA, no podían arriesgar la salud de trabajadores, clientes y 'partners'. Es más que probable que la renuncia de esta compañía es la que empujó a la organización a subir un nivel las medidas preventivas. A pesar de todo, los organizadores insistieron en que los suecos estarían presentes en la edición de 2021.

El anuncio de medidas más restrictivas llegó un día después de la retirada de Nvidia. El fabricante de chips también decidió seguir el camino de la 'deserción' alegando los mismos motivos. Aunque esta compañía no suele hacer los anuncios más importantes en esta cita, sí que tenían algunas sesiones y conferencias programadas, relacionadas principalmente con inteligencia artificial. Las novedades que se queden en el tintero no tardarán en ver la luz, ya que la compañía celebra en San José su 'Conferencia de Tecnología', un evento propio que se celebrá en seis semanas.

Objetivo, evitar la incertidumbre

Esta es la nómina de bajas. Es cierto que Asus y HP tampoco tendrán espacio expositor en la feria, pero ambos desvinculan su ausencia de la crisis generada por el coronavirus. Un grupo entre el que no se cuenta de momento con ninguna empresa china. Y todo indica que empresa como Huawei, Xiaomi u Oppo siguen manteniendo sus planes intactos para el MWC.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Fuentes de estas compañías indican que medidas como la cuarentena de 14 días que exigirá la GSMA ya las estaban aplicando desde hace un par de semanas, cuando muchos empleados regresaron de las celebraciones por el nuevo Año Lunar. Estas compañías han anunciado que movilizarán un mayor número de empleados con base en Europa y reducir así los desplazamientos desde China, los cuales muchos ya se han producido. ZTE es la que ha tomado medidas más contundentes, suspendiendo su evento de prensa. Seguirán presentes en la feria, con su propio espacio, pero cancelarán la puesta de largo de sus nuevos móviles.

Las próximas 48 horas son claves para saber si las medidas anunciadas por la GSMA son lo suficientemente convincentes como para disipar las dudas de aquellos que tenían sobre la mesa la posibilidad de bajarse del tren. El momento de enviar el comunicado, domingo por la noche, es más que simbólico o pura casualidad. De esta manera, la organización consigue que la vuelta al trabajo de muchas de estas empresas tras el fin de semana no se produzca en un escenario con tres nuevas bajas desde el viernes, sin que los rectores del evento hubiesen realizado nuevos movimientos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios