AQUÍ QUEDA TRABAJO

Por fin tengo una razón para volver a tener un Chromecast: probamos Google Stadia

El servicio de 'streaming' de vídeojuegos vale más por lo que puede ser que por lo que es a día de hoy. A la labor tecnológica toca dotarle de un catálogo más profundo para atraer al público

Foto: Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

¿Quién sabe si el día de mañana Google conseguirá ser a los videojuegos lo que supuso para las búsquedas en internet o a los terminales móviles gracias a Android? Esa es la última industria hacia la que han apuntado sus cañones los de Mountain View. Hace seis meses presentaron en la Games Developer Conference de San Francisco el que iba a ser el bombazo que debía poner patas arriba este gremio: Stadia. Esta plataforma, una suerte de híbrido entre la consola tradicional, Netflix y Steam a la vez sin ser nada de eso, empezó este lunes a prestar servicio.

En Teknautas hemos podido probar el servicio unos días antes de su puesta de largo. Que Google decida entrar a competir en una nueva industria siempre tiene aires de un elefante entrando a una cacharrería. Pero en este caso, en lugar de ser un paquidermo de dimensiones monstruosas, nos hemos encontrado una cría que ha entrado en la habitación a la pata coja. Y es que el de Stadia ha sido un lanzamiento medio crudo. Esa es la principal conclusión que he sacado. Bueno y que ya tengo una buena razón para volver a tener un Chromecast, como explicaré un poco más adelante.

Interesante pero poco cocido

Un globo sonda muy interesante y prometedor que puede sentar las bases de la próxima gran revolución en las consolas pero que ahora no es más que una manera de medir el sentir del público gracias a los que se han atrevido a meterle mano en primera ronda. Aquí está la división de siempre: los hay que no dudan en comprar el piso sobre plano y los hay que, a pesar de ser los últimos en llegar a la comunidad, prefieren verlo todo construido y levantado.

Partamos de que la fontanería 'tecnológica' que ha hecho Google para levantar Stadia está al alcance de pocas o poquísimas empresas. El problema es el estuco, la capa exterior con la que han recubierto este avance. El catálogo ha llegado con 22 juegos, lo que parece muy poco teniendo en cuenta que la ambición era competir contra todo y contra todos. Lo segundo es que solo ha llegado con el modelo de suscripción. Para el gratuito habrá que esperar a 2020.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Así que los que quieran hacer una prueba antes de sumergirse completamente deben bien localizar alguien cercano con uno de los llamados 'Buddy Pass' (invitaciones para amigos) o esperarse al bautizado plan 'Base'. El tercer deber pendiente es una serie de funcionalidades que se han quedado en la bandeja de salida y que se irán actualizando según pasen los meses así como una serie de limitaciones un tanto absurdas.

La gran aportación de Stadia

Stadia, a día de hoy, es algo prometedor desde el punto de vista que es capaz de correr títulos en 'streaming' en una ventana de Chrome casi sin pestañear (siempre que tengas una buena conexión a internet) mientras que otras máquinas incluso sobrecalientan moviendo ese mismo juego en una edición física. Eso es lo que aporta este invento. ¿Qué hace falta para jugar a un juego de la PS4? Pues precisamente eso, una PS4 donde descargarlo o meter el disco. Para jugar a uno de Nintendo, pues una Switch o una Switch Lite. Y con un juego descargado de Steam, tres cuartas partes de lo mismo: un ordenador donde instalarlo y ejecutarlo.

Correr un juego triple AAA con la facilidad de las máquinas físicas. Ese es el mérito de Stadia

Aquí la faena no recae sobre el 'hardware'. Al menos no sobre el que tengamos en casa. El trabajo sucio le corresponde a los servidores de la compañía, que es donde se ejecutan los juegos y se procesa todo lo relacionado con ello. A nosotros solo nos toca tener una conexión estable a internet. Este modelo permite, por ejemplo, actualizar las prestaciones técnicas del servicio sin que el usuario renueve ni una sola pieza de lo que tiene en casa. Stadia ofrece, a aquellos que paguen religiosamente la cuota mensual, una calidad de imagen de 4K a 60 frames por segundo. En el futuro, prometen, llegarán a 8K y 120fps sin que nadie toque nada en casa.

¿Dónde se juega?

Stadia se puede jugar en tele, ordenador y móvil. (M. Mcloughlin)
Stadia se puede jugar en tele, ordenador y móvil. (M. Mcloughlin)

¿Dónde se puede jugar a Stadia a día de hoy? Se puede jugar en un móvil, un Pixel 3, un Pixel 4 o un Pixel 3A. Solo en 'smartphones' con el sello 'made by Google'. Una limitación absurda. Si esto va de superar las barreras del 'hardware', ¿por qué no hacer algo compatible con iOS o, por lo menos, con todo Android?

También podrás jugar en un ordenador con acceso a Chrome, aunque el máximo de resolución será Full HD y 1080p. Y en una televisión, gracias a un Chromecast Ultra. Es más, después de esta primera prueba, Google me ha vuelto a dar una buena razón para utilizar uno de estos aparatos, que habían abandonado a su suerte cuando me hice con una 'smart TV'. Cuando probé la última versión del Chromecast (no la Ultra) vine a decir que se había quedado estancando, que era una evolución mínima y lógica, que hacía falta un giro imaginativo al estilo Amazon TV Fire Stick.

Pues bien con Stadia han vislumbrado un futuro, en el corto plazo, muy interesante para este 'gadget'. En principio solo es compatible con la versión Ultra, aunque es de cajón que el año que viene, con el lanzamiento del programa Stadia Base (gratuito), también sea compatible con el modelo estándar. No hay que olvidar que la gran novedad de la tercera generación del 'dongle' fue sus capacidades de imagen: 1080p y 60 fps. De momento, hasta que esto eche a rodar en serio, el único Chromecast con el que funcionará es el que viene incluído en el pack de los 'fundadores' y los compradores.

Stadia en un primer momento salió a la venta con un 'Founder´s Edition', que han empezado a llegar ahora a los que apostaron prematuramente por el servicio. Entre los beneficios incluían el mando diseñado por Google, tres meses de suscripción al servicio Pro, un pase para que lo pruebe un amigo, la reserva del tu nombre de usuario, una insignia de fundador así como el juego 'Destiny 2'.

Stadia da una nueva vida al Chromecast de Google, un 'gadget' que necesitaba reinventarse

El precio fue de 129 euros. Una vez pasado el trimestre, el coste del servicio pasaría a ser 9,9 euros al mes. Como en Europa se agotó, ahora mismo cuentan con un 'pack' al mismo coste que incluye el mando, las tres mensualidades y el juego. Vamos, lo importante.

¿Qué conexión necesito?

Vale. No hace falta una máquina física dedicada. Lo que hace falta es tener conexión estable siempre a internet. Si se corta, pues como HBO o Movistar +. Ajo y agua. No hay otra. No hay posibilidad de descargar los juegos en local. Todo es en la nube. Como el acceso es vía web, todo está sincronizado. Puedes retomar la partida desde el móvil en el punto que la dejaste en la tele o en el ordenador. Es el concepto de portabilidad que introdujo Nintendo con la Switch llevada a un nuevo plano. Sin embargo, en ciertas ocasiones me ha dado problemas al pasar del 'smartphone' al PC.

Es probable que te preguntes que tipo de conexión necesitas. Justo encima de este párrafo tienes un gráfico con las recomendaciones de Google. Lo mínimo para jugar es una conexión de 10 megas de bajada y uno de subida. Lo ideal, al menos 35 mbps de bajada.

Tengo contratada fibra simétrica de 100 megas en casa. Pasé de conectar el Chromecast Ultra con cable 'ethernet' y fíe todo el wifi. El 'router', el mismo que mi operador me dio hace casi cuatro años, está en la otra punta del apartamento, en mi habitación, lo que me hubiese supuesto andar tirando un cablecito por toda la casa. No tengo tampoco repetidores ni amplificadores de señal.

Estos días, con la conexión de casa, en ningún momento he recordado que no jugaba en local

Y jugando en la televisión al máximo de capacidades (4K, 60 frames por segundo y sonido al 'Gylt', al 'Red Redemption 2' y poniéndome en la piel de Lara Croft (no he podido meterle mano a todo) en ningún momento he recordado que no estaba en local y estaba tirando de un servicio de 'streaming'. Con el Pixel la experiencia ha sido prácticamente igual. En el ordenador me ha parecido que estaba todo menos limado, aunque la experiencia me ha parecido también muy avanzada.

Aquí habrá tenido mucho que ver el sistema predicitivo que han construido para evitar el 'lag' y que haya latencia. Stadia predice nuestras posibles acciones en el juego para tenerlas precargadas y desecha las que no se han utilizado. Lo hace constatemente. Así evita posibles retrasos entre que el jugador da la orden y la señal se procesa en la nube y vuelve hasta el jugador.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Tres opciones de calidad

Hay tres opciones de calidad, que se configuran desde la 'app' móvil, que está disponible tanto para iOS como para Android. Recuerdo que solo en los teléfonos fabricados por Google podrás jugar, en el otro lado simplemente será una herramienta de gestión. En el apartado 'Uso de datos y rendimiento' podrás escoger entre 'Calidad visual óptima' (resolución de hasta 4K y hasta 20GB de datos a la hora); 'Experiencia equilibrada' (el sistema determina cuál es la mejor experiencia en base a la velocidad de conexión) o 'Uso de datos limitados' (que limita a 4,5GB el consumo de los datos y la calidad a 720p).

No he dispuesto de dos televisores para comparar en vivo cuando jugaba a 1080p y cuando jugaba a 4K pero la sensación que tengo es que frente a un contenido UHD nativo he notado que aquí hay una gestión del color o de los degradados así como de los detalles que le falta un poquito de 'punch'. A pesar de que rinde a un gran nivel, tengo la sensación de que aquellos con un ojo clínico le pondrán ciertas pegas.

El mando de Stadia. (M. Mc)
El mando de Stadia. (M. Mc)

Google solo ofrece soporte wifi. No se han atrevido a dar rienda a los datos móviles de momento. Hablan de dar una buena experiencia a los jugadores. Es probable que se trate solo de algo temporal y que cuando tengan todo más armado y lubricado, abran ese melón. He probado a compatir los datos móviles desde un iPhone 11 a un Pixel y jugar. Agua. El juego, en el modo de consumo bajo, se ha iniciado, he mover un poco a Sally, la protagonista del 'Gylt', pero al de un par de segundos se ha convertido en un rosario de tirones.

Exactamente lo mismo que me ocurrió en un 'VIPS' tirando de la wifi pública. Lo probé con el portátil y con el Pixel. Y el resultado fue el mismo. Una amarga cucharadita de ricino cuyo sabor me acabé quitando con la merienda que había abonado. Conclusión, si se te pasa por la cabeza, mira bien las capacidades de tu red doméstica.

El mando

Google si que ha hecho algo de 'hardware' para Stadia. Ha creado un mando. ¿Es imprescibible para jugar? No. Puedes utilizar el mando Pro de Switch, el de la Xbox o el DualShock de Play Station. Pero el mando de Google tiene otras ventajas. La principal es que no se conecta al Chromecast, se conecta también a internet. Eso le permite también reducir la latencia cuando presionas uno de los controles. Tiene un puerto USB tipo C, que no sirve únicamente para cargarlo. Y es que necesitarás enchufarlo físicamente al móvil o el ordenador cuando quieras utilizarlo, porque, de momento, no admite el emparejamiento inalámbrico.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Obviamente no es una molestia mayúscula pero quita algo de libertad, especialmente cuando juegas en el PC, que quizás prefieras recostarte sobre la silla y jugar en una postura, más incorrecta, pero más relajada. Estos detalles y otros como el de de que la app te sirva para configurar la calidad pero no para cambiar los códigos y te remita al ordenador y viceversa son detalles que acaban afeando la experencia global.

También tiene un conector jack para auriculares. No tengo excesivas pegas. No es un sonido brillante ni malo. Es normal. Cuenta con dos 'joystick', un botón para invocar a Assistant y otro para hacer capturas y grabar directamente (no he hecho ninguna de las dos), así como otros dos para acceder a menús y opciones rápidamente. Personalmente lo veo cómodo. Es algo más pesado que el de XBox y tanto por la textura como sensaciones en mano recuerda al de PlayStation. Las principales pegas que tengo es una vibración

El contenido, esa es la clave

Las posibilidades tecnológicas importan pero es el contenido, el precio o ambas lo que acaba haciendo a un usuario optar por una opción u otra. La falta de aplicaciones fue, por ejemplo, la losa que impidió que Windows Phone levantase el vuelo. Por eso Huawei se afana tanto en crear un buen ecosistema, ahora que anda trabajando en un plan B por si el veto de EEUU y, por tanto, de Google se alarga en el tiempo.

Foto: Tequila
Foto: Tequila

El catálogo no es una de las fortalezas de Stadia. Es quizás su mayor deber pendiente. Cerrar exclusividades. No urge prisa pero si debería afanarse en los próximos meses en ello que xCloud, la apuesta de Microsoft, está a la vuelta de la esquina. A excepción de 'Gylt', el juego desarrollado por los españoles de Tequila Works, no hay nada que digas solo en Stadia y no en otros lados. En este lanzamiento han llegado con 22 juegos (en teoria iban a ser 14):

  • Incluidos en la cuota mensual: Destiny 2, Samurai Shodown.
  • No incluídos, hay que adquirirlos: Assassin’s Creed: Odyssey, Attack on Titan: Final Battle 2, Farming Simulator 2019, Final Fantasy XV, Football Manager 2020, Grid 2019, Gylt. Just Dance 2020, Kine, Metro Exodus, NBA 2K20, Mortal Kombat 11, Rage 2, Rise Of The Tomb Raider, Red Dead Redemption, Shadow of the Tomb Raider, . Thumper, Tomb Raider 2013, Trials Risin, Wolfenstein: Youngblood.
  • Juegos que llegarán en 2019: Borderlands 3 (2K Games), Darksiders Genesis (THQ Nordic), Dragon Ball Xenoverse 2 (Bandai Namco), Ghost Recon: Breakpoint (Ubisoft)
  • Algunos anuncios de 2020: Baldur's Gate, Cyberpunk 2077, Darksiders Genesis, Destroy All Humans!, DOOM, DOOM Eternal, Get Packed, Gods & Monsters, Marvel's Avengers, Orcs Must Die! 3, Supercross 3, SUPERHOT, The Crew 2, The Elder Scrolls Online, The Division 2, Watch Dogs Legion, Windjammers 2.
  • A la espera de anuncios del estudio propio de Stadia.

El lanzamiento de un programa Pro como anticipo a un programa a coste cero que llegará en 2020 ha creado algo de confusión. Esto no es una barra libre como Apple Arcade o como HBO. Si pagas la cuota mensual tendrás algunos juegos incluídos (que se irán aumentado los próximos meses), calidad hasta en 4K, HDR y 60 frames por segundo, sonido 5.1 así como descuentos en compras. Hay funciones como los planes familiares o la función para compartir Es decir, creo que con un ecosistema más maduro y un catálogo más extenso sí que puede haber alicientes para tener la membresía completa. Pero ahora toca hacer un acto de fe y tener muy claro las limitaciones que tienes si vas a dar el salto, algo que muchos no querrán por no ofrecer algo realmente diferencial, más allá de toda la tecnología que se esconde detrás de Stadia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios