UN 'REMAKE' DESNATADO PERO EFECTIVO

He probado la Nintendo Switch Lite y es la consola que más me ha llenado en años

La icónica consola japonesa ahora se renueva con una versión únicamente portátil y más barata. A pesar de las limitaciones respecto a la original, tiene papeletas para llegar a más gente

Foto: Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)
Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)

"Hoy hago un viaje al extranjero de ida y vuelta en el día y ya he visto 8 'Switchs' distintas entre ambos aeropuertos. Yo también me reí del primer tráiler de la consola en su día". Esto lo tuiteaba un colega de profesión. Se refería a la consola de Nintendo. Y no le falta razón. Este aparato ha cambiado la cara al gigante nipón del videojuego. Es probable que si te mueves en trasporte público hayas visto alguna de ellas. Dos años después de su lanzamiento, se encaminan a los 40 millones de unidades vendidas. Algo que ha levantado y mucho las constantes vitales después del chasco tremendo que supuso la Wii U. Ahora quieren estirar el chicle con la nueva Nintendo Switch Lite, una versión más económica.

El término Lite es meridianamente claro. Cuando acompaña a un móvil o aparato electrónico en general viene a decir que se trata de una versión desnatada, reducida o simplificada de un dispositivo mayor o más caro.

Entonces, ¿merece la pena? ¿qué otras diferencias hay? ¿son todos los juegos compatibles? Son algunas de las preguntas que si estás planteándote comprar esta versión o la que lleva más tiempo en el mercado. Comparten el nombre, sí. Pero son enfoques muy diferentes. Nos encontramos una versión más compacta. Y más portátil. Mejor dicho, únicamente portátil. Y es que esa es la principal diferencia con la original.

Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)
Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)

La Switch 'madre' está pensada para tres modos de juego: en la televisión, con los mandos desacoplados rollo 'tablet' y como portátil. Aquí solo tenemos este último disponible. Así que también cabe la comparación con la 3DS, el otro gran negocio de los japoneses a falta de que su división de juegos móviles se ponga a producir en serie y no simplemente a lanzar 'hits' ocasionales como el Mario Kart.

He estado un par de semanas quitándome horas de sueño y dándole duro a esta consola. Antes de entrar en materia, un apunte clave: Nintendo sigue siendo la mejor a la hora de crear aparatos para jugar donde y cuando se quiera. Lo fue con la GameBoy, lo fue con las DS y ahora también, con otro enfoque diferente, lo es con esta Switch Lite.

Más compacta, más portátil

Comparten nombre y cara. Si la miras de frente, la Nintendo Switch Lite es igual que su predecesora cuando tiene los mandos acoplados. Comparten líneas y distribución de los botones, salvo la cruceta, que recupera una forma más tradiconal. Eso sí, como decimos la máquina es más pequeña. La pantalla, en ambos casos un panel LCD, pasa de 6,2 pulgadas de diagonal a 5,5.

Esto influye en el resto del armazón. Con los Joy-Con acoplados, el modelo original mide 10,2 centímetros de alto, 23,9 de largo y tiene un grosor de 1,39. El nuevo modelo, que no tiene mandos de quita y pon, es una única pieza de 9,1 centímetros de alto, por 20,8 de largo y también 1,39 de grosor. El peso es de 398 gramos en el primer caso y de 275 en el segundo. Otro de los detalles que cambia es el acabado del plástico. Aquí tenemos una superficie mate (ayuda a no capturar las huellas) y de un tacto áspero que es muy agradable. No es así en los controles, a los que se agradecería más contundencia. Un acierto total de diseño optar por esta 'piel'.

Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)
Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)

Obviamente para crear este 'remake' concentrado han renunciado a más cosas. El sonido es ligeramente peor. La ventilación se mantiene en el mismo sitio. Pero no he notado que se recalentase en ninguna ocasión. Tampoco he notado que se ralentice ni que le cueste mover los juegos.

De acuerdo, las cifras y todo esto está bien pero...¿es más cómodo? ¿no tiene menos sustancia al tener una pantalla más pequeño? Yo la Switch original la he utilizado, sobretodo, en el modo portátil. Y he de decir que los cambios le han sentado bien a esta Lite. En este caso menos sí ha sido más. Me resulta más cómodo de manejar, llego mejor a los botones de las esquinas superiores y esto se agradece cuando estás echando una partida en el metro recostado contra una de las paredes del vagón. Incluso en un viaje en un rígido y ajustado asiento de avión, sin la necesidad de abrir los codos como si fueses a despegar tú. Hay menos superficie para los textos, que se ven más pequeños, pero en ningún momento me he tenido que dejar la vista para

Misma resolución, mejor imagen

El tema de la pantalla es posible que algunos lamenten esa diferencia de pulgada. Yo no. En ningún momento he pensado que se había reducido el espacio. Todo lo contrario. Ambas máquinas manejan la misma resolución. 1280 x 720 píxeles. El brillo es muy parejo. Y los ángulos de visión también. La diferencia clave es la densidad de pantalla. Es decir, los pixeles que corresponden a cada pulgada. Una estadística que lidera el modelo Lite (237 versus 227ppp). No deja de ser HD, por lo que las diferencias no son bestiales, pero si se aprecian y se agradece.

Mantener la resolución y bajar el tamaño de pantalla, hace que haya más píxeles por pulgada

Repito: es una consola portátil. Prueba de ello es que se ha quitado hasta la pestaña para sostener de pie la consola. Pierdes el modo sobremesa y el modo televisión. Yo ya he dicho que estos son los modos que menos utilizo pero se acabó lo de las partidas a 'dobles' o las quedadas jugando al Mario Party apostando tragos antes de salir un viernes o un sábado. No hay 'dock' de carga, solo cable y adaptador pero a lo único que lo enchufar es a la corriente.

Juegos para uno

La Switch Lite está enfocada para una experiencia personal como decimos. Tener los Joy-Con integrados y no extraíbles conlleva renuncias. Para empezar hay varios juegos que no son compatibles. Los 'Just Dance', el 'Fit Boxing' o el 'Super Mario Party'.

Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)
Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)

Tampoco podrás disfrutar de los Labo, ese videojuego experiencial que se completa con accesorios de cartón; y tampoco el Ring Fit, ese accesorio que han sacado para hacer deporte con la Switch. Nada de eso está aquí. Bueno sí está pero supone pasar por caja y comprar dos Joy-Con aparte y conectarlos inalámbricamente. Pero pasa eso, mejor irte a la versión superior. A excepción de que busques una autonomía portátil muy mejorada.

También, a excepción que compres dos mandos nuevos, juegos que tradicionalmente visualizamos en grupo -el ejemplo más claro es el Mario Kart- quedarán limitados a un solo jugador.

Nintendo Switch Original. (Pixabay)
Nintendo Switch Original. (Pixabay)

Es decir, la Switch Lite, según lo que he visto estos días con ella entre manos, está orientada a jugadores a los que una Nintendo DS, en cualquiera de sus versiones, se les queda corta y son capaces de disfrutar de juegos de 'gran formato' lejos de una gran pantalla. En su día dedique muchos trayectos de metro y Cercanías camino al trabajo o viajes de varias horas para ver a la familia. Y soy de los que más de un día la echo a la mochila para utilizarla camino al trabajo.

Una buena ventaja

Hay un aspecto vital en una consola portátil. La autonomía. Y aquí la Switch Lite supera a la versión original. Nintendo mencionaba que eran de tres a siete horas. Yo no he llegado a esa cima mágica. Me he quedado en torno a las cinco horas. Eso me da para un viaje a Madrid-Bilbao sin tener que cargarla o para echarla en la mochila y utilizarla de lunes a viernes, a una hora diaria aproximadamente, camino al trabajo sin preocuparme de darle un chute de energía en ningún momento. Es sustancialmente más prolongada que la de su predecesora. El conector sigue siendo USB tipo C, así que si no tienes el cargador oficial a mano siempre puedes recurrir a un cable del móvil o similar.

Entonces, ¿qué hago? ¿Me la compro o no? ¿Me voy a la de mayor tamaño? Si estás buscando una consola de sobremesa al uso y simplemente vas a utilizar el modo portátil ocasionalmente vete al modelo superior. Si eres de los que te gustan las máquinas compactas pero los juegos de la DS se te quedan cortos y quieres disfrutar de juegos como el Zelda, Mario Odyssey y demás títulos de primer nivel, sin necesitar una televisión, esta consola se adapta totalmente a lo que buscas. Ese es mi caso.

Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)
Nintendo Switch Lite. (M. Mcloughlin)

El precio de esta versión 'desnatada' es de 219 euros, aunque la puedes encontrar ligeramente rebajada. De la superior, 329 euros. En ambos casos tendrás 32 GB de almacenamiento, lo que supone que si tienes varios juegos descargados acabarás comprando una microSD para aumentar el almacenamiento.

La Switch Lite llega en un momento clave. Apenas queda poco más de un mes para que se estrene la primera generación de Pokémon (el Pokémon que realmente conocemos, no el 'Let´s Go Pikachu') para Switch, así que puede ser un candidato para que los jóvenes y no tan jóvenes de la casa les den cera a este y otros títulos sin ocupar una tele en casa. Si estás pensando en renovarla, desde mi punto de vista, creo que no merece la pena saltar de la generación previa a esta.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios