Glassdoor, el 'tripadvisor' de las empresas

La web de empleo donde millones de personas 'destripan' a sus jefes llega a España

Glassdoor llega este jueves a nuestro país tras 10 años expandiéndose por medio mundo. Su fama la precede: es donde los empleados acuden a 'desahogarse' sobre su jefe (y empresa)

Foto:

BBVA: "La cultura de trabajo es horrible, te explotan al máximo, si eres ejecutivo, estarás fácilmente 12 horas trabajando, sobre todo si es fin de mes".

Glovo: "Realmente, echas muchas horas. Tienes que trabajar los fines de semana. Falta de gerentes calificados. Cotilleos".

Inditex: "Cero equilibrio de vida. Aunque el horario oficial es de 9:30 a 18:30, el director de área dirá que tienes que hacer 10 horas adicionales por semana de forma gratuita".

Es bastante probable que estos comentarios no te suenen de nada, ni tampoco hayas oído hablar del lugar de internet donde aparecen, pero a partir de ahora te irás familiarizando más con ellos. Estas son algunas de las 'reviews' o valoraciones que dejan empleados o antiguos trabajadores de empresas españolas en Glassdoor, el 'Tripadvisor laboral' que este mismo jueves desembarca en España. La mayor web de opiniones sobre compañías y empleos a nivel global (50 millones de comentarios y valoraciones sobre un total de 900.000 negocios y 67 millones de usuarios únicos mensuales) aterriza en nuestro país. Así que, jefes y jefas, es hora de prepararse.

Este portal de 'reviews' laborales que ha acabado por convertirse en una página de empleo con todo tipo de servicios llega a nuestro país después de llevar más de 10 años en el mercado, asentarse en más de 12 países y contar con unos 800 trabajadores en todo el planeta. Una 'startup' ya bastante longeva que ha labrado su fama al ser el lugar preferido por todo tipo de empleados a nivel global para desahogarse sobre su situación laboral y hablar con total naturalidad (y dureza) de su paso por una u otra empresa. Ah, y por ganarse, con esta franqueza transparente, el miedo de grandes compañías como SpaceX.

"La verdad es que decidimos venir a España después de ver la cantidad de usuarios que ya entraban desde este país en nuestro portal y que tanto consultaban ofertas como dejaban comentarios sobre sus empleos. En total, Glassdoor contaba con hasta 77.000 puestos de trabajo, 69.000 comentarios y valoraciones y 3.700 empresas de origen español listadas en su 'site' antes del lanzamiento, y la idea es que después de que la web por fin se lance los números se multipliquen", explica John Lamphiere, vicepresidente y director general para EMEA de Glassdoor, en conversación con Teknautas.

Este directivo de origen irlandés asegura que el objetivo es acercarse a todo tipo de compañías españolas y conseguir que el mercado laboral sea mucho más transparente y claro que ahora, siguiendo, obviamente, el estilo de la marca. "Al final, a nivel internacional siempre nos quedábamos en grandes multinacionales como Telefónica, BBVA o el Banco Santander, pero queremos tener también valoraciones y ofertas de trabajo de las pymes más pequeñas de España", apunta.

Perfil de Amadeus en Glassdoor. (Foto: Glassdoor)
Perfil de Amadeus en Glassdoor. (Foto: Glassdoor)

¿Cómo van a conseguir esto? Lamphiere asegura que lo harán ofreciendo un servicio más completo que el de cualquier otro competidor similar. "Tenemos las 'reviews' y los comentarios de empleados y exempleados, pero nuestra información va mucho más allá. Todo candidato que entre en nuestra web buscando algún tipo de información sobre la empresa a la que va a aplicar puede ver la opinión sobre el CEO, los rangos salariales, el tipo de entrevistas que hacen o los trabajos que ofrecen. Y todo de forma gratuita y validada por nuestros filtros".

Además, dicha plataforma no se olvida de los empleadores, los grandes perjudicados de los comentarios, sino que intenta darles algo bueno a cambio de ponerse en el escaparate. Incluso les ofrece datos exclusivos para sus gestores, que se multiplican si optas por una versión prémium (sí, hay una versión de pago para los negocios). "Les damos datos sobre las valoraciones de sus actuales trabajadores, y de los pasados, información sobre cuánta gente se interesa por sus ofertas y por su propia empresa... La idea es que con Glassdoor los negocios sean más transparentes y conozcan qué opinión tienen realmente de ellos y cómo mejorarla", apunta Lamphiere.

Glassdoor no está sola

Sin embargo, Glassdoor no está sola en la pelea por este sector, sino que existen ya algunos ejemplos 'made in Spain' con bastante información en sus bases de datos. Hablamos de proyectos como Workopinion. Una plataforma montada por la balear Petra Mestre y que, aunque se parece a Glassdoor, también tiene ciertas diferencias, como recuerda la propia fundadora. "Obviamente, todos en este sector conocemos Glassdoor, pero creo que nos diferencian algunos puntos clave, sobre todo relacionados con la filosofía del proyecto", apunta Mestre a este periódico.

Según esta emprendedora española, su 'startup' nació con la idea de generar un cambio en las prácticas laborales y ayudar a los trabajadores a denunciar abusos y malas condiciones. Glassdoor es un gran negocio. "Creo que lo nuestro está mucho más enfocado en el trabajador y en ayudarle a denunciar lo que le ocurre en su puesto de trabajo, esta plataforma multinacional al final es una especie de consultora empresarial que vende sus servicios. Aprovechan lo que se genera en su página para colocar a las compañías posibles cambios en procesos y actuaciones que les permitan mejorar la relación con sus empleados", explica Mestre.

Por último, la balear cree que su plataforma ofrece espacio a todo tipo de trabajadores mientras que Glassdoor se queda mucho más en el entorno de las multinacionales y las grandes compañías. "Nosotros damos espacio a camareros, reponedores, repartidores... Glassdoor es mucho más para gente de oficinas y grandes multinacionales. De todos modos, creo que está claro que la llegada de este actor a España abre un nuevo tiempo para todas las plataformas similares".

"Las compañías deben cambiar su cultura"

Esto que cuenta Mestre se ve claramente a la hora de enfocar el modelo de negocio de la plataforma norteamericana. A pesar de que gran parte del contenido generado y de la fama ganada se la deben a los usuarios que deciden escribir sin pelos en la lengua (y de forma anónima), su discurso se centra mucho más en la parte empresarial. Ellos basan buena parte del negocio en dar información de impacto a todo tipo de compañías para mejorar su imagen, aunque a veces cueste. "Sabemos que en España cuesta todavía lo de la transparencia y que se suele guardar en privado alguna información como los salarios o las condiciones que se ofrecen a los trabajadores, pero estos negocios deben cambiar su cultura. Y nosotros en Glassdoor incentivamos este cambio, aunque sabemos que es difícil", explica Lamphiere.

La teoría es sencilla. Si tratas bien a tus empleados, recibirás buenas 'reviews' que te permitirán tener una buena puntuación y generar interés en los candidatos para aplicar a tus puestos de trabajo vacantes. Pero no todo es tan fácil. Hace solo unos meses, una gran investigación del periódico 'The Wall Street Journal' demostró que gigantes como SpaceX (la empresa aeroespacial de Elon Musk) falseaban sus puntuaciones en Glassdoor apremiando a sus empleados más fieles para dejar sus comentarios positivos o incluso había gestores creando equipos especializados solo en mejorar su reputación en esta plataforma.

Lamphiere se defiende asegurando que ellos luchan a brazo partido contra este tipo de prácticas. "Nosotros sabemos que es imposible controlar todos los comentarios, pero intentamos poner el máximo de filtros posible. En el caso de los opinadores, aunque las opiniones son anónimas, deben garantizar que trabajan o han trabajado en esa empresa añadiendo, por ejemplo, sus datos personales y sus redes sociales, y en el caso de los empleadores, intentamos analizar si hay picos de comentarios extraños o si lo que se dice no se corresponde en nada con el resto de comentarios".

A la pregunta de si la precariedad puede provocar que escándalos como este también se produzcan en nuestro país, desde Glassdoor son bastante claros. "No creemos que ninguna compañía pueda controlar la puntuación y la valoración solo con este tipo de acciones, pues vienen comentarios e información de tantas partes que se hace imposible". Eso sí, el servicio acaba de empezar y tocará esperar para poder ver cómo se toman las empresas españolas las malas puntuaciones o las críticas. De las existentes, ya vemos algo de polémica: Telefónica tiene un 3,8 sobre cinco, Banco Santander un 3,1, BBVA un 3,4 e Inditex un 3,1. La media global está en 3,4.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios