BAILAN AL SON DE LA 'ROOMBA'

He limpiado mi casa con tres de los robots aspirador más vendidos. ¿Cuál es el mejor?

Enfrentamos a la 'Roomba' más premium con dos de los aspirantes a comerse su pastel. La Conga y el Roborock son dos alternativas que apuestan al reclamo del menor coste

Foto: Fotos: M. Mcloughlin.
Fotos: M. Mcloughlin.

Si existe un robot aspirador con pedigrí ese es la Roomba. Ocurre como con la GoPro. Fueron las primeras, se incrustaron hasta el tuétano de nuestro imaginario y entonces da igual que la máquina haya sido hecha por Josito que Pepito que será la 'GoPro de no sé quién' o la 'Roomba de no sé cuál'. Y claro, cuando uno lo peta y se convierte en un objeto de deseo, rápidamente le salen imitadores. En lugar de esconderse, hay quien hace risas con el nombre del producto y, como en el caso del fabricante valenciano Cecotec, le llaman 'Conga' para, medio en broma medio en serio, dejar claro que van a por su trozo de pastel. Luego, no podía ser de otra manera, están los clones chinos. Electrodomésticos de grandes prestaciones que suelen llegar a precio de derribo. En el caso del mercado español, uno de los que ha aterrizado con más fuerza ha sido Roborock.

Pues bien hemos puesto a competir -que básicamente, en este caso, es limpiar, para qué andarnos con tapujos- a la mejor Roomba (la i7+) del momento con dos de los aspiradores más vendidos a día de hoy. Se trata de la Conga 3490 Élite, el último lanzamiento de la firma valenciana; y el Roborock S6. Un robot aspirador que para el que lo desconozca podríamos decir que es primo hermano de Xiaomi. Esta 'start-up' está dentro del ecosistema de la factoría de Shenzen y fueron los que fabricaron el Mi Vacuum, que aún no se vende de manera oficial en nuestro país. En ambos casos se la juegan a la baza del precio. Para hacernos una idea, si fuesen móviles esta comparativa bien podría ser un mano a mano de un iPhone contra un OnePlus y un Xiaomi. Aquí va lo mejor y lo pero de cada uno de estos aparatos.

Roomba i7+: ni vaciar el depósito

La Roomba i7 + es el modelo de referencia de iRobot, la empresa estadounidense que absorbió hace unos años al fabricante de estos robots aspiradores. Fue presentada a principios de este año y su principal novedad no estaba en la máquina sino en la base. Incluía por primera vez un depósito de gran capacidad en el que el robot suelta lo recogido en cada pasada. De esta manera pueden pasar semanas sin que necesites preocuparte por vaciar el tanque de la porquería. La gracia es coger el pack completo porque si no se hace así, hay que vaciarlo manualmente, lo que conlleva darle la vuelta. Y hacerlo más a menudo. Con esta base, en el mes largo que ha estado de 'bolos' en casa, no lo he tenido que vaciar ni una vez.

La base de carga de la Roomba i7  es bastante más grande de lo que acostumbramos. (M. Mcoughlin)
La base de carga de la Roomba i7 es bastante más grande de lo que acostumbramos. (M. Mcoughlin)

No entraremos demasiado en detalles sobre el diseño. Poco margen para innovar tienen en este aspecto. Tenemos un diseño circular que viene con acabados en negro y en gris con un botón de puesta en marcha integrado en la parte superior. En la espalda de este Roomba i7 + nos encontramos las correspondientes ruedas, el sensor de desnivel o el 'conector' para el vaciado de suciedad en la base. Tiene una altura de 9,2 centímetros, ligeramente por debajo de la Conga (9,5) y del Roborock (9,65). Puedes meterse por debajo de la butaca sin problemas, aunque no pasa por debajo de mi sofá. Ninguno lo hace.

¿Cómo se maneja con los obstáculos? Es la que mejor ha podido subir la alfombra del salón, una de esas de pelo de algo más de entre dos y tres centímetros de grosor. No se ha quedado encajado en ninguna expedición, aunque en uno de sus viajes se llevó arrastrando un cable de un cargador y movió la regleta a la que estaba enchufado antes de soltarse y seguir su camino.

El sistema de cepillos -con patrones en goma y no hebras- es el que más suciedad atrapa

Nos encontramos con un cepillo lateral así como dos cepillos centrales de goma, una de las principales diferencias con sus rivales de hoy, que solo montan uno. En lugar de utilizar cerdas, han creado un patrón para dirigir los restos que tiene que aspirar. Esto ayuda a arrastrar algunas partículas más fijadas que, en otros modelos, necesitan de una segunda pasada.

Sobre su desempeño cabe destacar dos cosas. Por una parte, la rapidez con la que ejecuta la limpieza (mucho superior a la de los rivales), indiferentemente de lo superficie que atraviese. Además optimiza las rutas mejor que la Conga y la Roborock gracias a su sistema de mapeado. La potencia de succión tiene picos de 1.800 pascales. Esto, sobre el papel, le sitúa por detrás de los otros contendientes. Pero tomar este dato de forma independiente puede llevar a equívoco. Hay que tener en cuenta que el diseño de los cepillos -Aerovac, se llama la tecnología- ayuda mucho en escenarios como alfombras y otras superficies difíciles recogiendo más suciedad que sistemas con cerdas.

Fotos: M. Mcloughlin.
Fotos: M. Mcloughlin.

Sin embargo, salvo ocasiones en los que se ahorra dar otra vuelta, no hay diferencia sustanciales en la eficacia de la limpieza. Aunque dispone de un modo automático (al que he recurrido yo), tienes la opción de decirle que barra una o dos veces la zona de turno. No es excesivamente ruidoso, pero no llega a los niveles de silencio que sus rivales (especialmente el Roborock S6). Lo que sí que es un tanto escandaloso es cuando la base absorbe el depósito de suciedad. Son pocos segundos pero intensos.

El sistema de navegación se base en una cámara equipada con un sistema de inteligencia artificial. Cuando hay buenas condiciones lumínicas se mueve especialmente bien. Esquiva patas de sillas o de un tendedero para ropa sin mayor problema. Sin embargo, al no disponer de un sistema de navegación láser, a oscuras pierde las referencias y se mueve más torpemente. Una de las cosas más interesantes es que bien ejecutando una limpieza completa o activando un modo de reconocimiento hará un mapeado de la casa y podrás diferenciar entre habitaciones.

Su carga es la más rápida, su autonomía la más corta. Pero si tu casa es pequeña, te da igual

Eso te permitirá, vía 'app' o vía comandos de voz (es la que mejor integra Alexa y Google Home), limpiar una estancia concreta. Incluye dos pivotes con el que podemos crear 'barreras' para evitar que acceda a ciertas zonas, además de los límites que podemos establecer en la aplicación. Por cierto, que el emparejamiento y la conexión al Wifi, tanto en iOS como en Android, ha sido el más veloz de los tres.

Por último, una valoración sobre la autonomía. Aquí la Roomba i7+ da unos 75 minutos en condiciones normales. Es menos que lo que da, por ejemplo, la Conga. Sin embargo, la carga completa se demora dos horas, lo que supone un tiempo bastante reducido. Obviamente si interrumpe la limpieza por falta de energía retoma el trabajo desde el punto donde lo dejó con una precisión milimétrica.

Conga 3490: la Roomba patria

Hace un par de años saltaron a la fama. Hablamos de la 'Conga', un robot aspirador 'designed in Spain, made in China' obra de los valencianos de Cecotec. Se mantuvieron durante casi un año como lo más vendido en Amazon España. Este año han lanzado su equipo más avanzado hasta la fecha: la Conga 3490 Élite. Se trata de un combo. Es decir nos ofrece capacidades de barrido, aspiración y también de fregado/mopa. Circular como todos y acabado en negro con una franja gris, en este caso está coronado por una 'joroba' que oculta el sistema de navegación láser. En la parte superior nos encontramos dos botones y, como aquí tenemos una base de carga normal y corriente, la tapa abatible para acceder al depósito. Aquí tenemos dos tipos de contenedores: uno estándar (de 350 ml) y uno mixto, que permite también tener agua para la parte de fregado.

La parte inferior de un primer vistazo puede parecer similar al de la Roomba pero como decíamos hay diferencias notables. Aquí hay un único cepillo central, que combina aletas y hebras. No es tan efectivo a la hora de capturar pequeñas partículas y pelos como el anterior pero en modo automático consigue un resultado similar, quizás algo menos profundo, en lo que aspirar se refiere. Lo compensa con una potencia de aspiración mayor (2300 pa).

Conga 3490 Élite, el mejor robot aspirador con DNI español. (M. Mcloughlin)
Conga 3490 Élite, el mejor robot aspirador con DNI español. (M. Mcloughlin)

En cuanto a las revoluciones, tenemos tres opciones. 'Turbo', 'Normal' y 'Eco'. No hace falta ser un premio Nobel para saber que el primero es el más potente, el segundo el estándar y el tercero el más modesto, aunque más silencioso. Lo cierto es que no ha llegado a reducir el ruido tanto como el Roborock S6 pero también ha cumplido bastante. A mayor potencia, limpieza más profunda, pero más ruido y menos duración de la batería.

Yo con el 'normal' me he manejado bien, a excepción de cuando he tenido que limpiar la alfombra del salón, que sí he tenido que tirar del 'turbo' para asegurarme de que no quedaba nada entre las hebras. Algo que no me ha ocurrido, por ejemplo, con el i7+. El 'eco' sí que me ha resultado algo más corto y básico. La autonomía varía mucho del modo que actives. Prometen hasta 150 minutos. Por ejemplo, con el 'eco' y el 'normal' ha recorrido toda la casa, unos 55 metros cuadrados, sin problemas. Con el 'turbo' sí que ha necesitado un respiro. La carga completa se demora entre 3 y 4 horas.

La Conga 3490 supone un salto de calidad aunque tengamos las renuncias de un precio de derribo

El sistema de navegación láser tiene sus 'pros' y sus 'contras'. Por ejemplo, se maneja mejor en situaciones de poca luz que si lo hiciese con una cámara como el Roomba i7+. Sin embargo, hay otras situaciones en las que le cuesta más discernir si tiene espacio para entrar, como son los bajos del armario o la butaca, donde su rival se movía tranquilamente. Esquiva bastante bien obstáculos y la única vez que 'encalló' fue con la dichosa regleta. Sus trayectos están menos optimizados que los de la máquina de iRobot y, por eso, se toma más tiempo para realizar la limpieza. No hace trayectos tan incisivos y dirigidos. Su talento para subir desniveles tampoco es el mejor y, aunque logró subirse a la alfombra, que es la 'cumbre' que han tenido que enfrentar los tres. El mantenimiento es, en parte, una pega. Cuenta con un filtro HEPA. No se puede lavar a mano pero no hay que sustituirlo, según los fabricantes, hasta pasados tres o cuatro meses.

Cecotec Conga 3490 Élite. (M. Mcloughlin)
Cecotec Conga 3490 Élite. (M. Mcloughlin)

¿Qué podemos esperar de su capacidad de fregado? La parte de la mopa está situada en el culo, de manera que gracias al depósito mixto, primero aspira y luego pasa el paño húmedo, sin necesidad de cambiar ningún accesorio. Es capaz de hacer una limpieza superficial, pero si quieres acabar con alguna mancha muy incrustada o hay muchas migas, mi consejo es que ejecutes una limpieza profunda. No es infalible, así que si hay demasiada porquería es probable que alguna se quede en el paño humedecido y se vaya paseando por toda la casa.

Sobre la aplicación, varios apuntes. El primero de ellos que es el que más errores me ha dado a la hora de emparejar el aparato, con el móvil y el Wifi de casa. No son aspiradores compatibles con la frecuencia de 5Ghz, así que comprueba que estás enchufado a la conexión correcta. Tanto en iOS como en Android me llevó más de 20 minutos largos. La app permitirá varias cosas interesantes. Por una parte, mapear la casa en función de los espacios (nada más ponerla en marcha hará una 'tourné' completa de recocimiento), diferenciando entre el salón, de la cocina, del dormitorio o del baño. Nos permitirá establecer zonas restringidas o limitar la limpieza a un área concreta. Aunque es compatible con Assistant y Alexa (funciona mejor con el de Google), los comandos que permite son más sencillos. Además, en más de una ocasión ha confudido a lo que me refería y me ha puesto 'Conga' de Gloria Estefan en Spotify.

Roborock S6: primo hermano de Xiaomi

El último en aparecer en esta prueba, también ha sido el último en aparecer en el mercado español. Se trata del S6 de Roborock, el fabricante que hizo el Mi Vacuum de Xaomi. Nos encontramos un armazón circular, donde los botones de control se sitúan en la parte superior, que también dispone de joroba donde alberga el sistema de navegación láser. En la parte superior nos encontramos un fondo muy parecido al de la Conga, aunque hay diferencias notables. No tanto en el cepillo central y en el lateral o los sensores que incluyen en esta parte, sino en el sistema de fregado.

El Roborock también es un sistema combinado de aspiración y fregado. Sin embargo, hay un aspecto clave. No disponemos de un contenedor mixto. Aquí enganchamos un depósito de goteo a la parte trasera. La historia es que no nos permite controlar el flujo de líquido. Es decir, si no lo quitamos al terminar, seguirá empapando el paño. Por cierto, si lo utilizas diariamente para 'barrer' tu casa, vaciarás el depósito apróximadamente una vez por semana.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Este robot aspirador, el segundo que lanza la empresa en nuestro país después del Roborock S5, tiene cuatro modos de limpieza. El 'Quiet' (silencioso), el 'Balance' (el que viene por defecto), el 'Turbo' y el 'Max' (un alarde de originalidad para bautizar el modo de máxima potencia). Este abanico de opciones no cambia si se compara con su predecesor. Eso sí, sus creadores aseguran que es un 50% menos ruidoso. No sabría concretar la cifra exacta pero sí que percibo diferencias entre ambos modelos y sobre todo, entre los que aquí comparamos. Es decir, si tienes un gato o una mascota sensible, puedes programarlo en este modo para evitar que infarten. Pero debes tener en cuenta que menos ruido, menos poder de succión.

El Roborock S6 es probablemente el modelo que consigue ser más silencioso del mercado

Su techo son los 2.000 pa. A esa potencia, con el que ha llegado a absorber monedas de cinco céntimos, alcanza los 58 decibelios, mientras que el de Cecotec se queda en 64 y el de iRobot en 68. El Roborock S6 se mueve bien. También en la oscuridad. Lo hace ágilmente. En las pruebas que hemos hecho, solo he encontrado dos ocasiones en que haya encallado en algún lugar de la casa. Sin diferencias significativas aquí con la Conga. Además me sorprendió como toque a toque, consiguió siluetear las patas de la silla de la cocina. En la velocidad me he encontrado que es ligeramente más rápido a la Conga pero no llega a estar tan optimizado como la Roomba i7+. A la hora de subir obstáculos, también se sitúa a caballo entre un dispositivo y otro.

Parte inferior del Roborock S5. (M. Mcloughlin)
Parte inferior del Roborock S5. (M. Mcloughlin)

Su batería es de 5.200 mAh, bastante mayor al de sus rivales y tarde en llenar de cero a cien unas tres horas y media. Sus creadores aseguran que en modo estándar, da para limpiar un piso de 250 metros. Hay una pega. Si has movido el aspirador y no has iniciado la limpieza desde la base volverá ahí si se queda sin energía y no a la base.

El sistema de mapeo, bastante eficaz, va guardando automáticamente las diferentes estancias en las que trabaja. Desde la 'app' podrás dirigirlo a una zona concreta, establecer lñimites, ... Por cierto, que no tiene 'app' propia sino que se apoya en la 'app' Mi Home de Xiaomi. Aquí ocurre lo mismo que con la Conga. Es compatible solo con las redes 2,4 Ghz así que controla este detalle a la hora de configurar la app. Uno de los detalles más interesantes de la 'app' es en lo que se refiere al mantenimiento. Tanto el cepillo como el depósito, igual que en los otros casos, se puede lavar a mano. Sin embargo, aquí hay un detalle importante: el filtro también se puede fregar. Eso sí, viene con uno de recambio porque es muy importante que se seque completamente.

Todo es cuestión de presupuesto

Partamos de dos premisas. La primera, que ningún robot aspirador te librará de coger el mocho y la escoba. Una vez por semana o cada diez días tendrás que hacer una pasadita analógica por casa. La segunda, que la tecnología para aspirar está más evolucionada que la de fregar. Aquí todo es una cuestión de presupuesto.

A la hora de absorber la suciedad, en el resultado final, no hay diferencias excesivamente notables. Es decir, todos te pueden mantener la casa en mayor o menor medida. 

Es cierto que la Roomba i7 + consigue un resultado muy fino a pesar de tener menor poder de succión, gracias a sus dos cepillos de goma. En lo que destaca es en la rapidez. Tiene patrones de limpieza más optimizados. El coste, con el depósito automático (es verdaderament el factor diferencial), asciende hasta 1020 euros (precio en Amazon). La mayor pega, que no tiene función de fregado y que sufre un poco en condiciones de poca luz. 

El Roborock S6 se encuentra actualmente en torno a los 470 euros. Este precio hace que sea muy competitivo en la relación calidad-coste. Pierdes rapidez y algo de eficacia a la hora de barrer (necesita más pasadas en algunos casos, como alfombras) pero tienes un equipo bastante completo. Problamente es de lo mejor que puedas encontrar a día de hoy en equipos combinados. 

Por último, el Cecotec Conga 3490 Élite cuenta con un precio de derribo. Su equipo más 'premium' cuesta 399 euros. Realmente con este equipo, los valencianos se han acercado y mucho a la marca china, aunque todavía hay pequeñas diferencias entre ambos. Ya se sabe que jugársela a precios ajustados conlleva algunas renuncias, pero por eso no deja de ser un equipo muy competitivo. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios