APROVECHA, DE VERDAD, TU MÓVIL

Del catalán al guaraní: las mejores 'apps' para aprender idiomas gratis con tu móvil

Con ellas puedes aprender las lenguas nativas americanas o disfrutar mediante las gafas de realidad virtual. Te contamos sus ventajas y cuál destaca más

Foto: (Foto: U.S. Navy)
(Foto: U.S. Navy)

Si eres una de esas personas que quiere aprender unas cuantas frases antes de viajar al extranjero o descubrir una nueva lengua en los recorridos de autobús, ya no necesitas las clásicas cintas con clases grabadas, tienes varias ‘apps’ para hacerlo. A la hora de decidirte por una u otra, piensa en cómo desarrollan sus lecciones (la gamificación suele ser clave y sirve para aprender mediante el entretenimiento) y si tienen extras como una versión web, que te ayudará a seguir las lecciones desde el escritorio.

Si no tienes tiempo o no quieres analizarlas todas, nosotros lo hemos hecho. Tú solo tienes que elegir entre nuestras recomendación y acudir ya a tu ‘store’ para hacerte con la más útil para tus intereses.

Duolingo: el búho que te enseña

Muchos usuarios reconocen enseguida al búho verde que enseña castellano, inglés, catalán o guaraní. Duolingo (iOS, Android y Windows) es una de las aplicaciones más conocidas en este campo. Además de las lenguas citadas, si eres hablante de español también puedes aprender francés, alemán, portugués, esperanto y ruso. Si eres hablante de inglés, hay más opciones: chino, griego, hebreo…

Conforme superes lecciones, ganarás ‘lingots’ que te servirán para comprar protector de racha (el servicio no te penalizará por no practicar un día) o para apostarlos (por ejemplo, ganar más ‘lingots’ si mantienes tu estudio durante siete días). Tú fijas tu aprendizaje diario, es decir, cuántas lecciones quieres hacer cada día.

Tras seleccionar el idioma y decidir cuánto tiempo vamos a dedicar al día (lo podemos cambiar más tarde), tendremos una prueba de nivel o aprenderemos las primeras palabras si no conocemos nada del idioma. No es necesario entonces crear una cuenta, pero deberemos hacerlo más adelante si queremos guardar los progresos.

Empezando a aprender esperanto
Empezando a aprender esperanto

Luego, vemos que cada lección está conformada por temáticas. Por ejemplo, el curso de esperanto para hablantes de español tiene Frases, Clima, Plurales, Imperativo… Cada pregunta se responde de forma sencilla, con varias opciones para elegir o una palabra que identificar con una imagen. Es como un juego en el que ganas puntos… o los pierdes si fallas.

Si tienes la opción de hablar en voz alta, puedes leer oraciones para que la aplicación te diga si lo has hecho de forma correcta. También, si puedes poner sonido, escuchar la pronunciación de las frases que te aparecen en la pantalla.

El servicio es gratuito, pero tienes una versión Plus, por 6,99 dólares (6,22 euros al cambio actual) mensuales, con siete días de prueba. Entre sus ventajas, están los cursos ‘offline’ (solo en dispositivos móviles, no en la versión web) o la eliminación de anuncios.

Además, Duolingo tiene una segunda aplicación para iOS: es Tinycard - Fun Flashcards, con la que creas tarjetas educativas o ‘flashcards’ para clases o para memorizar palabras.

Mondly: el atractivo de la realidad virtual

Hay aplicaciones para el teléfono… y para las Oculus Rift. Si ya tienes unas de estas gafas, prueba a descargarte Mondly (iOS, Android y Oculus VR Store) o su versión para niños (iOS y Android). Y aunque no tengas las Oculus, no te preocupes, porque las muchas lenguas que se pueden aprender con ella la hacen también una ‘app’ muy atractiva para nuestro iPhone o Android. Así, tenemos inglés (con la variante inglés americano), español, francés, alemán, portugués, italiano, ruso, noruego, danés, sueco, coreano, japonés, chino, árabe, holandés, tailandés, griego, rumano, vietnamita, indonesio, hindú, hebreo, polaco, búlgaro, ucraniano, checo, croata, finlandés, farsi, húngaro, afrikáans y turco.

Como en Duolingo, la experiencia está gamificada. Su lema es “el camino secreto para aprender idiomas”. De este modo, recorrerás un sendero ficticio por lecciones como Familia, Comidas y bebidas… Hay otras, como Transportes o Preparar un viaje, que te pueden venir bien si estás estudiando el idioma para las vacaciones.

De nuevo, las lecciones son entretenidas: ordenar las palabras de una frase: hacer ‘swipe’ en una imagen doble para unirla con la palabra correspondiente… Cuenta con un bot para tener conversaciones ficticias, como si nos encontráramos en WhatsApp o Telegram. Y por último ,te puedes comparar con tus amigos.

En el caso de la ‘app’ de realidad virtual (que es de pago), la experiencia es más inmersiva que en el bot, ya que Mondly simula situaciones que podrían pasar por reales: alojarse en un hotel, comprar ropa, pedir ayuda en el aeropuerto… Elige la situación en la cabeza y di la frase en voz alta: recibirás ‘feedback’ de tu pronunciación en el momento. En el siguiente vídeo puedes ver cómo funciona:

Una de sus últimas actualizaciones incluye realidad aumentada para dispositivos móviles. Apunta con la cámara a cualquier lugar y haz que se desplieguen ante ti animales o los planetas del sistema solar. Aquí lo puedes ver:

Antes de iniciar sesión, podemos hacer un tutorial para comprobar nuestros conocimientos y decirle a la ‘app’ en qué temáticas estamos interesados: negocios, viajar… o romance. Incluso, podremos hacerlas sin registrarnos

Así podemos aprender griego con Mondly.
Así podemos aprender griego con Mondly.

Busuu: la más clásica

La ‘app’ busuu (iOS y Android) presume de tener más de 1000 lecciones, con ejercicios de reconocimiento de voz y la posibilidad de contactar con hablantes nativos; de hecho, mientras la probamos, nos llega una alerta para que corrijamos la pronunciación en español de un usuario. Son doce los idiomas que aprendes con ellos: inglés, portugués, francés, italiano, alemán, chino, japonés, ruso, turco, polaco, árabe y español.

Imagen promocional de busuu, en la que se ve la petición de un usuario para que le corrijamos un escrito. (Imagen: busuu)
Imagen promocional de busuu, en la que se ve la petición de un usuario para que le corrijamos un escrito. (Imagen: busuu)

Una vez iniciemos sesión, hacemos una prueba de nivel o podemos comenzar desde cero. Si es este último caso, comenzamos por la lección 1 del módulo que prefiramos: por ejemplo, en inglés hay uno para viajes, otro para negocios…

Las lecciones tienen, entre otros apartados, vocabulario (para identificar las palabras y grabarlas con nuestra pronunciación), diálogos (leer y escuchar las palabras en una conversación, para luego completarlos) y un examen para revisar lo que conocemos.

Imagen de una lección de diálogos en inglés en busuu.
Imagen de una lección de diálogos en inglés en busuu.

Las lecciones están salpicadas de consejos para recordar las palabras usadas o aplicarlas en otros contextos. En este sentido, recuerda a los libros de idiomas del instituto, tanto los que explican la gramática como los ‘workbooks’ o cuadernos de ejercicios, con sus pantallas para rellenar huecos o escribir. De hecho, puedes preparar hasta tu plan de estudio (en la rueda dentada, selecciona la opción ‘Plan de estudio’), con objetivos y horarios. Si buscas algo más ‘clásico’, esta puede ser tu opción.

La opción premium, por poco más de 5 euros al mes, trae modo ‘offline’ y la posibilidad de añadir más de un idioma de aprendizaje al mismo tiempo.

HiNative: mejora la pronunciación

Lees un texto sin problemas, ves películas o series en versión original con subtítulos y algo pillas… Pero, ay, a la hora de tener una conversación te aterra tu pronunciación o no sabes cómo hacerlo bien. Para ayudarte, tienes una aplicación colaborativa, HiNative (iOS y Android).

HiNative tiene una función parecida a la de busuu: hablantes nativos de francés, castellano o inglés te ayudan con la lengua que estás aprendiendo y tú, a su vez, puedes ayudarlos. No solo cuenta con aplicaciones, sino también con una versión de escritorio. Y entre sus objetivos también está el intercambio cultural, así que a la vez aprendes un idioma sabes más sobre los países en los que se habla.

Hay una serie de preguntas prefijadas para ayudarte con los hablantes nativos. Por ejemplo, cómo dirían algo en su lengua, las diferencias entre usar una palabra u otra o si el sonido que emitimos está bien.

“¿Cómo se dice búho en sueco?”. La respuesta, muy pronto. (Imagen: YouTube)
“¿Cómo se dice búho en sueco?”. La respuesta, muy pronto. (Imagen: YouTube)

Aquí, a cambio de otras aplicaciones que vemos en este artículo, hay que registrarse (con Google, Facebook o Twitter) para comenzar a usarla.

Rosetta Stone: nada de traducción

Rosetta Stone (plataforma web, iOS, Android y Kindle Fire) propone conocer un idioma “de manera natural a través de la inmersión”, según anuncian, como si fuera una lengua materna. Con 24 idiomas (distinguen entre castellano latinoamericano y de España e inglés británico y estadounidense), su método consiste en, por ejemplo, vincular palabras con imágenes sin traducir, averiguando su significado.

Si te preocupa la pronunciación, tiene una tecnología de reconocimiento de voz que te corrige mientras pronuncias palabras y leyendo en voz alta. También viene con opción ‘offline’, para descargar las lecciones.

Cuando la descargamos, debemos seleccionar un idioma para aprender y, a continuación, seleccionar un nombre de usuario, que vincularemos con una dirección de correo electrónico. Esto ralentiza la experiencia de aprendizaje, a diferencia de otras aplicaciones.

¿Cuál es la mejor?

Es difícil quedarse con una sola de estas ‘apps’. Todas ellas tiene a su favor la gamificación y la facilidad para aprender vocabulario o frases útiles. Asimismo, sus utilidades, como bots o simulaciones de realidad virtual, hacen más atractiva la experiencia.

Por ello, nos gusta mucho Mondly. Además de tener más de una treintena de idiomas para aprender, sus simulaciones mediante falsas experiencias o conversaciones de mensajería nos hace recrear lo que podrían ser situaciones habituales en idiomas extranjeros. Si no nos apetece hacerlas, también están las lecciones cortas de vocabulario que nos recuerdan a Duolingo. Además, no es necesario registrarse para empezar a usarla.

Pero eso no desmerece a las otras. Una ventaja de Duolingo, que también permite hacer lecciones sin crear perfil, es que tiene millones de usuarios, así que es posible que te encuentres allí a amigos y contactos y te piques con ellos. Su gamificación para que practiques todos los días sin perder la racha hace que te impliques en el aprendizaje.

En definitiva, aprender idiomas desde el teléfono es sencillo con cualquiera de estas 'apps'. Solo has de adaptarlas a tus rutinas, intereses y ganas de jugar. Si encima ayudas a otros usuarios, la experiencia se engrandece. ‘Good luck!’ (¡buena suerte!).

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios