Así es trabajar en el corazón de Amazon

La élite tecnológica de Amazon España: "Es gente totalmente absorbida por la empresa"

Las condiciones de los trabajadores de almacén en Amazon es de sobra conocida por su precariedad. Pero ¿qué hay de los empleados cualificados de oficina? Esta es su vida

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Cada mañana, cuando abren su ordenador, todos los empleados de Amazon reciben varias preguntas. "¿Estás feliz en el trabajo? ¿Cómo valoras a tus compañeros? Cuando hablas con tu familia o amigos, ¿cómo de orgulloso estás de decir que trabajas en Amazon?".

"Puedes contestar del cero al cinco o marcar 'prefiero no contestar'", explica un empleado que lleva varios años en la oficina de Madrid. "El mánager tiene la obligación de contar mensualmente los resultados anónimos: nuestro equipo va así, aquí pone que estáis un poco fastidiados...". El programa, Amazon Connections, empezó como proyecto piloto en 2014 y se implantó en todas las oficinas hace algo más de un año, en abril de 2017. "La pregunta sobre el orgullo la hicieron en mitad de las huelgas. El personal contestaba de tres para arriba. Si esperas encontrar algún resquicio de conciencia de clase dentro del mundo tecnológico de Amazon, olvídate: es gente totalmente absorbida por la empresa".

Amazon anunció en julio que prevé crear 1.600 nuevos empleos fijos este año en España. Llegará, según sus cálculos, a más de 3.200 empleados, de los cuales alrededor de un tercio estará en las oficinas corporativas, inauguradas a finales del año pasado en Delicias, al sur de Madrid. El suyo es un caso raro en nuestro país: es la única gran tecnológica que tiene equipo de desarrollo de producto aquí.

Microsoft y Google tienen algunos empleados técnicos, pero dedicados principalmente a dar soporte, no a desarrollar. En Apple solo contratan para sus divisiones de ventas y 'retail'. Y aunque Facebook, además de tener ventas, 'marketing' y negocio, anunció hace pocos meses que abriría un centro en Barcelona, lo único que busca son moderadores de contenido: 500 'community managers' que revisen todo lo que se publica en su red.

Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)
Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)

"Yo apliqué por eso. Vine a España tras unos años trabajando en India y vi que tenían equipo", cuenta una ingeniera de 'software' que trabajó durante dos años en la oficina de Madrid. "No hay muchas grandes que tengan producto y tecnología aquí: Facebook y Microsoft lo tienen en Dublín".

Como sucede con su filial de logística, Amazon Fullfilment, el crecimiento de Amazon Spain Services (donde trabajan los empleados de tecnología y negocio) y de Amazon Web Services Spain (la división de servidores web) es espectacular. En ocho años, ha pasado de los 100 empleados que tenía cuando compró BuyVIP en 2010 a los más de 700 actuales, con vistas a ser más de 1.000 de aquí a final de año. En Barcelona abrió un centro de soporte para pymes en abril (200 trabajadores) y otro de 'machine learning'. Ahora mismo tiene abiertas 103 ofertas de empleo para la oficina de Madrid, además de otra para jefes de almacén que recluta entre antiguos mandos del CNI y el ejército, en los que busca "líderes de alto rango que superen los límites de lo posible".

Las condiciones que ofrece son superiores a las del mercado: los empleados cobran una media de 44.000 euros anuales, según datos del Registro Mercantil. Un informático suele estar por encima de los 50.000 euros anuales —la media del sector en Madrid es de entre 20.000 euros para los iniciados y 40.000 para los experimentados— y un contable o empleado del área de negocio gana alrededor de 35.000 euros anuales, según los empleados consultados. Por comparar: los mozos de almacén, protagonistas de las huelgas de este año, cobran entre unos 18.278 euros al año.

"El empleado de almacén tiene unas condiciones y una calidad de vida, y el de oficina unas condiciones económicas mejores pero un ambiente de trabajo elitista y competitivo", resume Douglas Harper, delegado de CCOO en el almacén de San Fernando. "La empresa se encarga de que exista esa diferenciación y un horizonte muy marcado entre ambas partes".

Todo empezó en BuyVIP

Amazon abrió en España el 14 de septiembre de 2011. Se introdujo en nuestro país un año antes con la compra de BuyVIP, una web que vendía restos de ropa de temporada —un 'outlet online'—, modelo que copiaron a la francesa Vente-Privee y que nunca fue rentable. A principios de 2010, sus fundadores, Gustavo García-Brusilovsky y Gerald Heydenreich, viajaron a Estados Unidos a buscar la financiación que necesitaban para no tener que cerrar y entraron en contacto con Amazon.

El cofundador de BuyVIP, Gustavo García Brusilovsky. (EFE)
El cofundador de BuyVIP, Gustavo García Brusilovsky. (EFE)

"Gerry y yo pasamos una semana en Estados Unidos para buscar financiación sobre el terreno. En Seattle nos recibió Alex Ceballos, director mundial de Mergers & Acquisitions de Amazon. Había conocido a Alex por teléfono tras el viaje que hizo la expedición de la Asociación Española de Empresas de Comercio Electrónico y el ICEX a Estados Unidos. A ese viaje no fui yo, sino Farid [el CTO]. Y Farid no conoció a Alex, sino a Luis Carbajo, un español que llevaba la experiencia de cliente de Amazon. Sí, un español. Llamé a Luis. Y un día, Luis coincidió en la cantina de Amazon con Alex y ¡zas! le habló sobre nosotros", explica el libro autobiográfico que publicó Brusilovsky años después. "A Alex le sonaba BuyVIP por un recorte de prensa. Ese fue el principio de nuestra relación".

"En Seattle, primero vimos a Alex y su equipo y después al responsable de negocio internacional de Amazon. Gerry y yo nos quedamos impresionados por dos cosas: por el buen ambiente que reinó todo el rato y por el nivel del equipo. La mejor forma de definirlos era como una 'startup' de 30.000 empleados y 40.000 millones de dólares de facturación".

Un inversor norteamericano les ofreció 30 millones, pero se enteró de que se habían reunido con otras empresas —no solo Amazon, también eBay— y aparcó la oferta. BuyVIP necesitaba o más dinero o que alguien la comprara, porque le quedaba el "justo" para alcanzar la rentabilidad.

Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)
Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)

BuyVIP llamó entonces a Blackstone para que le gestionara una ronda de financiación con posibilidad de venta parcial o total. Amazon les recibió una vez más, esta vez en Nueva York. Su oferta de compra llegó finalmente el 28 de junio y se cerró, tras una dura auditoría, el 1 de octubre de 2010: fueron cerca de 80 millones de euros, casi lo mismo que la empresa había facturado el año anterior. Brusilovsky abandonó un año después, a principios de 2012. Pocos meses antes, BuyVIP se había mudado de oficina en Pozuelo y había reducido sus inversiones en 'marketing', almacenes y 'stock' para ahorrar.

"Empezaron a hacer recortes. Que si no vas a recibir la paga de Navidad... Estábamos hartos del panorama y empezamos a crear una sección sindical. Queríamos convencer a las partes más vulnerables de la empresa, como atención al cliente, pero no querían", explica un informático que trabajó en BuyVIP. "Llegaron los rumores de que nos iba a comprar Amazon y la gente se desmotivó del todo, porque si Amazon veía un sindicato, igual se acababa la adquisición. Ya había crisis en España y nadie quería arriesgar: estaba el pensamiento de que dentro de Amazon podíamos tener una carrera próspera, porque BuyVIP se estaba yendo al garete".

A los de atención al cliente, que eran los que más miedo tenían de montar el sindicato, les cortaron la cabeza para ponerlo en Costa Rica

¿Qué hizo Amazon con los 100 empleados de BuyVIP? "Algunos se quedaron. A los de atención al cliente, que eran los que más miedo tenían de montar el sindicato, les cortaron la cabeza para ponerlo en Costa Rica, que es donde está el soporte en español. Y en tecnología hubo algunos despidos porque consideraron que su nivel era bajo, pero en general nos valoraron", continúa. "BuyVIP era una empresa pequeña y desorganizada, donde había mucho amiguismo y los jefes daban gritos por la oficina. Eso se acabó con Amazon. Hay cosas que Amazon hace eficientemente y muy bien".

Con la compra, Amazon no solo abrió en España. También en Italia y Alemania, donde BuyVIP tenía presencia. En 2017 echó el cierre definitivo a la plataforma —que funcionaba en buyvip.amazon.es— porque tampoco consiguió hacerla rentable.

"Si no igualo al de al lado, me echan"

Con la llegada de Amazon, que se quedó en Pozuelo y en 2016 trasladó el equipo tecnológico a Azca, la plantilla pasó a estar bajo las normas y cultura de una 'startup' española a las de una megacorporación estadounidense conocida por sus peculiares prácticas laborales. En España hemos conocido este año las duras condiciones de los trabajadores de almacén y de los repartidores, tanto de los subcontratados como de los autónomos de Flex. Pero antes, en 2015, 'The New York Times' ya había publicado un extenso reportaje sobre la vida de los 'white collar' (oficinistas) y las ambiciones de la empresa para exprimirlos al máximo.

(Reuters)
(Reuters)

Como muchas tecnológicas, Amazon tiene una serie de principios que decoran las paredes de la oficina y rigen todo el trabajo que se hace allí. Entre ellos, la "obsesión por el cliente" ('customer obsession'), "los líderes tienen mucha razón" ('are right, a lot'), "no estés de acuerdo y comprométete" ('disagree and commit': si se toma una decisión, cúmplela aunque no te guste), "entrega resultados" ('deliver results') y la "frugalidad" (consigue más con menos y no gastes si no es necesario). Sirven para medir a los empleados, además de controlar su productividad.

"El sentimiento es: si no llego a la meta del de al lado, me echan", explica una empleada que trabajó en Seattle y ahora vive en España. "Anteriormente, la manera de funcionar era: tú estás en un departamento y tienes nivel 1, 2 o 3. Si hay cinco personas en el nivel 1 y tú eres el que tiene menor productividad, estás en riesgo de que te echen. Justo antes de irme cambió y el proceso ahora es algo diferente, pero hace dos años era así y todo el mundo lo sabía".

Hasta la publicación del artículo de 'The New York Times', el sistema de evaluaciones trimestrales por el que pasan todos los trabajadores consistía en que, dentro de cada equipo, cada miembro escribía lo que hacían mal sus compañeros para entregárselo al mánager. "Te evalúan en cada uno de los 14 principios. Por ejemplo, 'esta persona ha ido fatal en frugalidad'. Antes el formulario tenía una caja entera para decir lo malo de tu compañero y tú eras consciente de que te lo hacían a ti también. Te tirabas una semana entera rajando de la gente", cuenta un actual empleado del equipo tecnológico en España. "Desde el artículo se vio la mejora. Ahora es más positivo, resaltas las habilidades de la gente. Pero siguen teniendo mecanismos para hacer sus interpretaciones. Es un esquema muy competitivo".

Si eres poco productivo, tu mánager te pone un 'performance improvement plan'. Te están diciendo: si no cumples esto, te vas a la calle

Cuando alguien es poco productivo, su mánager le pone un PIP: un 'performance improvement plan' que marca objetivos para que intente cumplirlos antes de que le echen. "Eso mete mucha presión. En pocas palabras, te están diciendo: como no cumplas esto, te vas a la calle. Te bloquea", continúa. "Estás puesto en la picota, sabes que estás siendo analizado y que no hay confianza en ti. Tiene un efecto psicológico grande. Conozco a una persona que está en un PIP y se le nota, intenta hacer méritos. El problema es que ha venido de otro país y se ha traído a su familia".

Una de las personas con las que habló el diario estadounidense recibió un PIP mientras tenía cáncer de mama. La empresa consideró que "las dificultades en su vida personal" habían interferido en sus objetivos laborales. Otra acababa de pasar por una cirugía y otra había dado a luz su bebé sin vida. Su mánager le dijo por 'e-mail' que monitorizaría su progreso para "asegurarse de que permanecía enfocada en el trabajo", pero ella se fue.

"Tengo una anécdota de un día que iba andando por la sede de Seattle y vi a un chico tirarse por la ventana de un edificio", recuerda la extrabajadora que estuvo allí. "De repente, había un montón de ambulancias. Él trabajaba con un equipo de España, Amazon Business. Al final no le pasó nada y sobrevivió". Los trabajadores se enteraron más tarde por la prensa de que el chico solicitó un cambio de departamento, pero le pusieron en un PIP y trató de suicidarse cuando recibió la noticia por 'e-mail'.

Jeff Bezos, presidente y CEO de Amazon. (Reuters)
Jeff Bezos, presidente y CEO de Amazon. (Reuters)

La comunicación interna también es muy exigente. "Te aporta mucho en ciertas cosas, como organizar reuniones", dice uno de los empleados consultados. Bezos prohíbe el PowerPoint —quien convoca el encuentro debe preparar un memorándum de seis páginas que leerán todos antes de empezar—, y se prefieren los 'e-mails' al chat empresarial (no usan Slack). "Para mí, era una de las peores cosas", explica una antigua empleada. "En Amazon todo debe ir por escrito. Fomentan que sea muy formal. Nunca puedes escribir 'esto pasa mucho', tienes que decir el número concreto. Y a veces te corrigen: envías un 'e-mail' y te empiezan a llover respuestas de gente diciendo que no ha quedado claro o que 'esto tenía que haber sido así".

La 'vida burbuja' lejos del almacén

En Madrid, Amazon ocupa tres plantas de un edificio en el Prado Business Park: en la primera y segunda está el equipo tecnológico, que desarrolla para Amazon Business (su parte dedicada a empresas), y en la tercera, el de negocio y finanzas. "En tecnología, alrededor del 60% de la gente es extranjera. En negocios no, todo españoles", explica un empleado. "Han puesto un centro de desarrollo en España porque les sale más barato. La gente de Latinoamérica prefiere venir aquí y mucha gente de Estados Unidos que romantiza España también". La empresa no da datos exactos de distribución por nacionalidades. Entre los españoles de la tercera planta abundan los salidos de universidades privadas como CEU o Icade: 25 trabajadores estudiaron en la primera y 92 en la segunda, según LinkedIn.

Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)
Oficinas de Amazon en Barcelona. (Foto: Amazon)

"Al ser una empresa grande, hay patrones comunes pero también ecosistemas distintos. En mi equipo, la mayoría de gente está casada. Sé que en Seattle sí hay departamentos donde todo el mundo es joven, sin pareja y todas sus relaciones están en el trabajo", continúa. Amazon emplea a más de 40.000 personas en su sede principal: muchas, especialmente desarrolladores jóvenes, se mudan solo para trabajar allí. Y aunque este año ha despedido a cientos de ellos para eliminar redundancias (puestos que sobran), está a punto de anunciar dónde pondrá su segunda sede en Estados Unidos. El proceso para decidirlo ha consistido en montar una gran competición entre ciudades, que han enviado vídeos y candidaturas promocionando sus bondades: el premio supone que Amazon cree 50.000 nuevos puestos de trabajo.

Si en España hemos vivido huelgas y manifestaciones en el almacén, en Seattle la compañía se ha enfrentado a la propia ciudad. El ayuntamiento aprobó un impuesto que la obligaba a pagar una tasa anual de 275 dólares por empleado (la primera versión era de 500 dólares) con el fin de recaudar fondos para combatir la mendicidad. Amazon se opuso: mostró su enfado parando la construcción de una nueva torre en sus oficinas, la retomó cuando la tasa bajó a 275 dólares y, una vez aprobada, organizó y financió una campaña en su contra ('No Tax on Jobs') que terminó con la revocación del impuesto un mes después. poco antes de que empezara el conflicto, Amazon anunció la construcción de un refugio con espacio para 220 vagabundos.

Un trabajador de Amazon en Seattle se posicionó en contra de la actitud de la empresa. Escribió una carta sincera explicando que "amaba Amazon" por todo lo que le aportaba a nivel personal, pero que no podía consentir que algo así se hiciera en su nombre. "Hay ciertas iniciativas allí, pero no están muy organizadas", cuenta uno de los empleados consultados, que la recibió. "Pero aquí, nada. No tenemos ningún contacto con los almacenes y durante las huelgas no se habló del tema. A mí me llegaron a preguntar amigos de allí". Los trabajadores del almacén se manifestaron delante de la sede en Delicias, pero un cordón policial les prohibió el paso. "No bajó nadie durante el tiempo que estuvimos allí", recuerdan desde CCOO.

En un vídeo de formación sale un sindicalista: un muñequito con pancartas. Se indica que te quedes en la oficina 'hasta que pase el mal'

"Amazon da una formación a todos los empleados en la que pone un vídeo sobre qué hacer en ciertas situaciones. Por ejemplo: si viene alguien con un arma, quédate dentro del edificio", cuenta riendo el mismo trabajador. "Pues en ese mismo vídeo aparece un sindicalista. Son caricaturas: sale un muñequito con pancartas, superagresivo, y el vídeo indica que te quedes dentro de la oficina 'hasta que pase el mal".

Además del sueldo, hay una última diferencia importante entre clases: las acciones, que reciben en oficina pero no en almacén. "Es el mecanismo para que te quedes más tiempo, porque dices: no paran de subir, así que en 2020 cobraré un montón. Cuando yo entré, estaban a 300 dólares y ahora a 2.000. En cada evaluación te suben el sueldo y te dan varios 'stocks'. Abren ventanas dos veces al año y las puedes vender. Ahora mismo, con cinco acciones ganas 10.000 euros: puede aumentarte un 20% el salario". Las acciones influyen en la baja rotación de oficinistas, todo lo contrario al almacén, donde el trabajo es físico y la mitad son temporales. "Es la excusa que puso una vez Bezos para decir: no necesitamos sindicatos porque todos son dueños de la empresa", concluye. "Lo cual es falso, porque no influimos en su devenir".

Tras la publicación de este artículo, Amazon se ha puesto en contacto con nosotros para aclarar que el PIP ya no está vigente y ha sido sustituido por el programa Pivot, que ofrece "la opción de trabajar con su manager y con RRHH para mejorar, salir de Amazon con una indemnización o apelar si sienten que no deberían estar en el programa". Los empleados consultados no han recibido ninguna comunicación corporativa interna al respecto.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios