¿por qué ocurre esto?

Lío logístico en Amazon: paquetes tirados al patio o entregados al vecino (sin tu permiso)

Amazon Logistics llegó para que la compañía dependiera menos de las grandes paqueteras, pero los problemas con los compradores, al menos en España, solo crecen

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Gloria hizo su último pedido a Amazon hace solo un par de días. Era algo sencillo, un pequeño cazo que, como de costumbre y siendo cliente de Prime, le debía llegar al día siguiente. Todo iba según lo previsto hasta que recibió una extraña llamada a la hora de comer. Era el repartidor de Amazon (de una de sus subcontratas que entregan bajo la marca Amazon Logistics). Mientras intentaba hablar con ella, comentaba a uno de sus vecinos por el telefonillo que le iba a dejar su paquete. Ni Gloria conocía a la persona a la que iban a dejar el paquete ni la había puesto como autorizada para recibirlo en caso de estar fuera, pero igualmente el repartidor estaba decidido a dárselo. Podría parecer una situación absurda y puntual, pero lo cierto es que cada vez hay más casos similares. O peores.

La joven sevillana afincada en Madrid consiguió que el mensajero se quedase el paquete y lo entregase en otro momento, pero otros no corrieron tanta suerte. Si uno se da una vuelta por redes como Twitter, encontrará fácilmente decenas de quejas de usuarios como Anna Victoria que a diario levantan la voz porque sus paquetes acabaron en casa de los vecinos sin ni siquiera recibir un aviso previo ni dar consentimiento. "Nadie me dijo que se lo iban a dejar a mi vecina, solo lo pude ver a través de la aplicación y de casualidad. Llamé cabreadísima al repartidor y lo único que supo decirme es que era su primer día repartiendo en la zona", comenta en conversación con Teknautas.

Al poder rescatar el paquete, su caso acabó como el de tantos otros: una queja a Amazon y una respuesta por parte de la compañía en forma de cupón de descuento de 5 euros. La misma indemnización recibió el usuario @abeltomas, un joven que se hizo famoso en las redes a principios de agosto porque otro de los repartidores de Amazon Logistics le tiró el libro que compró a uno de los toldos de su bloque y decidió poner las fotos en Twitter. "Oye, pues 5 eurazos de compensación. Me puedo comprar una puta mierda", comentaba el joven.

Paquetes bajo felpudos o tirados en patios, fruterías o bares convertidos en puntos de recogida… Las historias son a cada cual más surrealista, pero ¿cómo puede un gigante como Amazon permitir que ocurran situaciones como estas?

1. Precariedad

Carlos (nombre ficticio para proteger su identidad) es repartidor de una de las decenas de subcontratas que trabajan para Amazon Logistics, y echa gran parte de la culpa de estos casos a la presión que reciben los repartidores y la sobrecarga de trabajo con la que conviven. “Nuestra empresa tiene que entregar al día el 97% de los paquetes de Amazon que carga. Un porcentaje que es casi imposible de cumplir si contamos con que llevamos una media de unos 100 paquetes al día. Lo normal, por estadística, es que de esos 100, 20 no los puedas dejar porque el dueño no está en casa”, explica a este periódico. Es justo ahí cuando muchos optan por tirar de vecinos y marcarlos como entregados para cumplir objetivos.

Él prefiere no dar datos de su empresa, pero sí que confiesa que conoce muchos casos como los vistos en las redes y asegura que es la precariedad de sus contratos y la necesidad de mantener el trabajo lo que lleva a los repartidores a optar por estas técnicas.

“Yo llevo ya un tiempo aquí y sé que es más difícil que me echen, pero los nuevos tienen claro que si vuelven a la nave con 20 o 30 paquetes sin entregar lo normal es que en unas semanas los despidan. Hacen que la empresa no cumpla con los requisitos abusivos de Amazon y eso les penaliza muchísimo”, explica mientras asegura que aunque no cobran por paquete entregado hacerlo es fundamental para el mantenimiento de su empleo. "Tenemos ciertos pluses por entregas a los que ahora mismo es casi imposible llegar. Siempre hay algún 'jeta', pero lo normal es que el que tira paquetes a los patios o se los deja a los vecinos es por miedo a perder el empleo".

2. Caos logístico

A los problemas laborales en estas subcontratas en las que se llega a trabajar 60 horas semanales cobrando unos 5,38 euros la hora, hay que sumarle el caos logístico que, según este trabajador, vive ahora mismo Amazon Logistics y que se ve en las numerosas quejas de los usuarios que aparecen casi a diario. “Amazon nos da muchas normas que debemos cumplir para hacer las entregas correctamente, pero ni tenemos puntos de recogida si no encontramos a nadie en casa (aunque en la web de Amazon aseguran que tienen 5.700 puntos en todo el país) ni tenemos algo tan básico como un sistema de firma que verifique quién es la persona que ha recogido cada pedido”, comenta Carlos.

Es decir, que si alguien recoge un pedido, pero dice a Amazon que no lo ha hecho, el repartidor puede cargar con la culpa porque no tiene ninguna prueba de lo contrario. “Nuestro única prueba es el GPS que lleva la ‘app’ de Amazon, que funciona bastante mal, por cierto. Este GPS no registra todo y, por ejemplo, no sirve de nada si repartes varios paquetes en el mismo bloque”, comenta Carlos.

Este caos genera situaciones tan surrealistas como las de los paquetes encontrados en toldos o repartidores que hacen sus rondas fuera de hora. Su límite, según la página de Amazon, son las 20:00, pero a usuarios como Gloria le han intentado entregar paquetes a las 20:50. “Es una locura. Tenemos que ir a toda leche y aun así no llegamos a dar las dos vueltas de entregas que nos obliga la empresa a no ser que trabajemos 9 o 10 horas al día”, se lamenta Carlos.

Preguntados por Teknautas, desde la multinacional no dan información sobre estos casos y aseguran que se tratan de “incidentes aislados”. Unos incidentes que dicen tomarse muy en serio. “Siempre investigamos lo que ha ocurrido y actuamos en consecuencia”. Además, señalan varios puntos de su página web en los cuales se establecen los procedimientos del reparto y dejan claro que, entre otras cosas, el repartidor solo puede dejar la mercancía a un vecino o un establecimiento cercano si tú lo has autorizado.

¿Cómo se autoriza a este vecino? Lo explican en este otro apartado de la web, eso sí, dejan claro que aunque harán todo lo posible para satisfacer tus preferencias, "no podemos garantizar que la compañía de transportes pueda seguir siempre tus instrucciones".

Sobre la postura de Amazon, Carlos tiene claro que su idea es lavarse las manos. “Ellos cargan toda la responsabilidad sobre la subcontrata y al final esto repercute en los repartidores. A todos nos gustaría entregar los pedidos correctamente, pero con más de 100 paquetes a diario y la presión que nos meten es imposible".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios