CIENTOS DE EMPLEADOS temporales

La otra cara de trabajar en Amazon España: "Renuevas el domingo y se acaba el jueves"

Aunque los trabajadores temporales no pueden superar el 25%, en ciertos momentos del año llegan hasta el 60%. Muchos de ellos lamentan la incertidumbre sobre su continuidad

Foto: Vista de uno de los centros logísticos de Amazon. (Analía Plaza)
Vista de uno de los centros logísticos de Amazon. (Analía Plaza)

El próximo 12 de noviembre empieza el periodo de 'peak' (cumbre) en Amazon: las compras navideñas se acercan, así que la demanda de productos y aumento del trabajo en almacén también. La empresa concentra en el último trimestre entre el 33% y el 40% de pedidos de todo el año y contratará a un buen cupo de empleados temporales —a través de las ETT Adecco y Manpower— que lo cubran: aunque este año aún no dan una cifra, el pasado fueron 1.000.

El crecimiento de Amazon en nuestro país es excepcional. En octubre de 2012 inauguró su primer centro logístico en San Fernando de Henares (Madrid), y en los últimos dos años ha abierto y anunciado cuatro más: tres en Cataluña (Martorelles, Castellbisbal y El Prat) y uno en Illescas (Toledo). Este último abrirá en 2018, tendrá 100.000 metros cuadrados y será el más grande de toda su red.

"Es brutal": el frenético ritmo de trabajo

“Es brutal. Nos ha vuelto locos a todos”, reconoce Luis Mercado, secretario general del sector de carreteras de Comisiones Obreras en Madrid. “Ese enorme 'boom' de ventas solo se ha dado en Amazon. Y ese sistema de trabajo tan tecnológico no lo tienen el resto de compañías del sector”.

Vista de uno de los almacenes logísticos de Amazon, en construcción. (Analía Plaza)
Vista de uno de los almacenes logísticos de Amazon, en construcción. (Analía Plaza)

Por 'boom' de ventas, Mercado se refiere al constante crecimiento de Amazon Fullfilment, su filial logística en España, que en 2016 facturó 78,8 millones (frente a los 37,7 millones del año anterior) y que no para de contratar. Y por 'sistema de trabajo tecnológico', a la constante monitorización de los trabajadores en el almacén: una pistola marca el ritmo al que tienen que coger los pedidos y registra su productividad.

“Pickas' [recoges un paquete] y la pistola te manda a otro pasillo con un temporizador. Tiene una barrita, una cuenta atrás, que te va marcando”, explica durante su descanso Ana —que prefiere no dar su nombre real—, una empleada temporal del almacén de San Fernando. “Se trata de intentar llegar antes de que termine. Los tiempos entre paquete y paquete son lógicos a veces, otras no. Y es lo que ven los mánager para medir la productividad”.

El trabajo es muy duro y con los turnos [que para temporales incluyen fines de semana] no tienes vida

Ana es una de los 800 empleados temporales que hay en la planta. Se les distingue de los fijos por el color de su tarjeta: si es verde ('green') es temporal y si es azul ('blue'), fijo. Como todos los trabajadores 'green' con los que hemos hablado para hacer este reportaje, Ana, que entró en la campaña de Navidad del año pasado, encadena contratos de entre una semana y un mes esperando a que llegue su “conversión a 'blue”. Su productividad determinará en parte si se queda como fija o no.

“El trabajo es muy duro y con los turnos [que para los temporales incluyen fines de semana] no tienes vida”, reconoce antes de volver al almacén. “Pero ojalá me den la tarjetita azul pronto y me quede”.

Facturación de Amazon Fullfilmente España (Registro Mercantil)
AÑOMILLONES EUROS
201210,5
201317,6
201422,9
201537,7
201678,8

Empleados fijos de Amazon F. España (Registro Mercantil)
AÑONÚMERO DE EMPLEADOS FIJOS
201255
2013201
2014252
2015365
2016657
20171.600 (Estimación a fin de año)

“Te enteras tarde si has sido renovado”

Aunque es diferente al resto de empresas de transporte, porque no solo mueve bultos sino que posee la mercancía, Amazon pertenece al sector de la Logística, Paquetería y Actividades anexas al Transporte de Mercancías. El convenio colectivo del sector establece que, en empresas de más de 100 empleados, la cantidad de empleados temporales no debe superar el 25%.

Pero Amazon crece tan deprisa que, según datos de delegados sindicales, la temporalidad alcanza picos de hasta el 65%. Actualmente, cifran en 2.000 el total de trabajadores de la planta de San Fernando: 1.200 fijos y 800 temporales, un 40% de temporalidad). Las ETT le ofrecen agilidad para no parar de contratar.

Como tienen convenio propio de empresa, no se les aplica el colectivo. Ahora que están renegociándolo, los sindicatos reclaman que la cantidad de empleados temporales se acerque a los límites del sector. También que Amazon contrate directamente y no a través de ETT: la escasa duración de los contratos —en ocasiones, de hasta cuatro días— y la incertidumbre de no saber si serán renovados o no es lo que más frustra y estresa a los 'green'.

“Caminamos muchos kilómetros al día en el almacén y el miedo a enfermar y que no nos renueven nos frena”, explica durante su descanso un trabajador temporal. “Está muy bien pagado. Y está bien estar controlado para ser más productivo. Lo malo son los contratos. Anda uno siempre con la incertidumbre”.

Trabajadores de uno de los centros logísticos de Amazon. (Analía Plaza)
Trabajadores de uno de los centros logísticos de Amazon. (Analía Plaza)

Son las 10:30 de la mañana y los trabajadores salen a la puerta del almacén de San Fernando a descansar. El parón es de 30 minutos, de los cuales, establece el convenio, 15 los paga la empresa y 15 no. El tiempo para volver apremia —“dejas de 'pickar' y mientras llegas a la zona donde dejas la pistola, te deslogueas y vas a la taquilla, pierdes cinco minutos; después tienes que estar en tu zona a en punto, coger la pistola y loguearte. Con suerte, el descanso es de 20 minutos”, explican —así que varios de los empleados a los que nos acercamos no acceden a hablar porque se les echa el tiempo encima—.

Lo suyo sería que alguien nos explicara los picos de trabajo y por lo menos nos renovaran tres o cuatro meses, porque trabajo hay

Daniel y Antonio (que tampoco quieren dar sus nombres reales por miedo a la no renovación) llevan cuatro y seis meses, respectivamente, encadenando contratos: primero de un mes, luego de medio, luego de 10 días y luego de cuatro días. Las ETT les avisan por 'email' de si se les renueva o no, a veces el mismo día en que se les termina el contrato.

“Renuevas el domingo y se te acaba el jueves”, dice Daniel con desesperación. “¿Qué sacan ellos formándote si luego no te van a renovar? Llevamos dos meses en los que a más de uno lo han echado. Y piensas: después voy yo. No estás tranquilo. Lo suyo sería que alguien nos explicara los picos de trabajo y por lo menos nos renovaran tres o seis meses, porque trabajo hay. Las ETT no paran de contratar”.

Vista de uno de los centros logísticos de Amazon en España. (Analía Plaza)
Vista de uno de los centros logísticos de Amazon en España. (Analía Plaza)

Fuentes de la empresa explican que “la duración de los contratos varía según la época del año y la demanda” y no dan datos de temporalidad. Sin embargo, dicen: “Nuestro objetivo es proporcionar el mayor nivel de estabilidad posible. Para convertir a alguien de temporal en indefinido, tenemos en cuenta varios requisitos, como cumplir con los criterios de seguridad y calidad o una actitud realmente comprometida”.

Rafael (nombre ficticio) dejó de ser renovado en Amazon el pasado domingo 22 de octubre después de un año encadenando contratos de Adecco. Cuenta su caso a través de 'email'. “Desde el principio te hablan de la posibilidad de ser contratado fijo por Amazon o, como ellos dicen, 'conversión a blue'. Lo más lamentable es la manera de avisarte de las ETT: a veces esperan al último momento y te enteras de camino al trabajo de si has sido renovado o no. Incluso ha habido gente que no ha sido avisada y en el descanso, que es cuando puedes mirar el móvil, ha visto su mensaje tardío de que no renovaba”.

Vista de uno de los 'emails' de renovación. (Cedida)
Vista de uno de los 'emails' de renovación. (Cedida)

“El trabajo es muy duro, sobre todo en el puesto de 'picker' [coger paquetes]. Son pocas las jornadas que no superas los 20 kilómetros caminando”, continúa. “A mí me costó un par de lesiones al principio, que es cuando más te esfuerzas ante la posibilidad real de contratación que dicen que hay. Supongo que tienen establecido que un año es más o menos el tiempo que tardas en desmotivarte”

20 kilómetros andando al día

Situada al final del polígono industrial de San Fernando de Henares, accesible solo en coche (o a 20 minutos andando desde la parada del autobús que llega de Madrid), la nave de Amazon empezó teniendo 28.000 metros cuadrados y en 2015 amplió hasta los 75.000. A diferencia del centro de Castellbisbal (Barcelona), que ya cuenta con robots que mueven las estanterías, en Madrid el movimiento es todo humano: los 20 kilómetros diarios —especialmente en 'picking', donde se recogen los artículos— salen en cualquier conversación.

“Es un trabajo muy físico”, continúa Ana. “Aquí no tenemos robots, lo hacemos personas. Que los pongan pronto. Pero no muchos, que no nos quiten el trabajo”.

“Lo que antes eran tres campos de fútbol ahora son siete”, bromea Mohammed Haimoura, un empleado fijo ('blue'). “Es una empresa increíble que ha aumentado la productividad y el rendimiento. En ocho horas me hago entre 15 y 20 kilómetros. Tienes que ser polivalente, flexible, alegre y sano. Si no estás sano, claro, no puedes seguir trabajando”.

"El personal de ETT aguanta lo que sea", aseguran desde los sindicatos

Fuentes sindicales apuntan que los delegados de protección reciben “entre dos y tres 'emails' diarios por dolencias muscoesqueléticas”, y que actualmente la empresa, que ya cuenta con servicio de prevención propio por lo grande que es, está evaluando los riesgos que supone tal ritmo para la salud del trabajador. “Nuestra prioridad es cumplir con la legislación laboral y los más altos estándares de trabajo”, dicen desde la empresa. “Si hace falta, investigamos y actuamos de inmediato”.

“Más de la mitad de la plantilla es temporal”, recuerda desde Comisiones Obreras Ana Berezuelo, que está trabajando en la negociación del convenio. “¿A qué nos lleva esto? A que el personal de ETT aguante lo que sea”. Desde la sección sindical de CGT le quitan hierro. “El ritmo de trabajo es igual que en cualquier otra empresa grande. Se aprovechan de que hay escasez de trabajo y aumentan los ritmos. Lo que pasa es que es una compañía americana y cuida mucho su imagen”.

Orgullo 'blue', cautela 'green'

Más allá del ritmo —que ningún trabajador niega—, la diferencia entre hablar con un 'blue' o con un 'green' es muy obvia. Desde la seguridad del contrato fijo —con el mismo sueldo que el temporal, pero mejores turnos y solo un fin de semana al mes—, los 'blue' elogian con orgullo a la empresa mientras los 'green' esperan su 'conversión'.

'Mail' de renovación enviado por la ETT. (Cedido)
'Mail' de renovación enviado por la ETT. (Cedido)

“Es el mejor trabajo en el que he estado. En Citröen sí que era duro”, dice durante un cambio de turno Raquel Fernández, que empezó en almacén y ahora está en administración. “Somos tantos que la gente se queja. Al final es un trabajo, es normal”.

“Yo puedo decirte cómo me siento yo”, continúa Mohammed. “Pero a lo mejor hay mucha gente que no está como yo. Cuando eres temporal y renuevas de semana en semana, estás muy preocupado de si vas a renovar o no. Todos los que hemos estado ahí hemos pasado por el mismo camino. En Amazon no hace falta solo físico y productividad, también actitud. Algunos no renuevan: lo siento mucho, adiós. Pero imagínate a mí y a mi grupo cuando vinieron y nos dijeron: 'Fulanito, tú y tú, venid para acá. Vamos a cambiar el contrato a indefinido'. Todo el mundo lloró”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios