Bienvenidos a emerdata

No, Cambridge Analytica no ha muerto: esta es la empresa que seguirá espiando tu vida

La consultora cambia de marca en una maniobra que parece diseñada para reconcentrar su negocio y esquivar la investigación. El movimiento apunta a una trama en realidad mucho más compleja

Foto: Zuckerberg reconoce que Cambridge Analytica accedió a sus datos en Facebook. (EFE)
Zuckerberg reconoce que Cambridge Analytica accedió a sus datos en Facebook. (EFE)

La famosa empresa de 'marketing' político 'online' presuntamente responsable de la victoria de la campaña pro Brexit y las presidenciales de Donald Trump ha anunciado esta semana el cese inmediato de todas sus operaciones. Cambridge Analytica declara la quiebra, tanto en EEUU como en Reino Unido, al igual que su empresa matriz, SCL Group. Los responsables aseguran que el cierre es consecuencia de un linchamiento mediático del que han sido víctimas. El escándalo sobre el uso no consentido que han hecho de los datos de al menos 87 millones de usuarios de Facebook para interferir en procesos democráticos ha ahuyentado a sus clientes, que no quieren verse investigados ni vinculados a sus dudosos métodos. A diferencia de Facebook, no se fustigan públicamente ni piden humildemente perdón. Aseguran que no han hecho nada que no estén haciendo todos los demás.

El comunicado de Cambridge Analytica dice que "ha sido vilipendiada por actividades que no solo son legales sino que están ampliamente aceptadas como un elemento habitual del 'marketing online', tanto en el terreno político como en el comercial". Es cierto que el uso de perfiles psicológicos para explotación publicitaria se ha convertido en una práctica común en el mundo de las grandes plataformas, y es complejo de regular. Pero su CEO, Alexander Nix, también se ofreció a producir documentación falsificada y usar prostitutas ucranianas para chantajear y destruir adversarios para un posible cliente en Sri Lanka. El chantaje, la falsificación y el proxenetismo son definitivamente ilegales, tanto en Reino Unido como en EEUU.

En el mismo comunicado, la empresa publica los resultados de una investigación interna que, oportunamente, contradice las explosivas declaraciones de Christopher Wylie. Aseguran que el filtrador canadiense no estuvo tanto tiempo en la empresa, ni tuvo un papel relevante en su fundación. Pero en ningún caso menciona algo mucho más importante: que Cambridge Analytica y SCL Group tienen una nueva compañía a la que se han mudado sus directivos.

El exdirector de Cambridge Analytica, Christopher Wylie. (EFE)
El exdirector de Cambridge Analytica, Christopher Wylie. (EFE)

Se llama Emerdata Ltd, está registrada en la misma dirección que Cambridge Analytica y SCL Group, y sus actividades oficiales son “procesamiento de datos, 'hosting' y actividades relacionadas”.

La oportuna operación de 'rebranding'

Técnicamente, Emerdata existe desde agosto de 2017. Nigel Oakes, fundador y director de SCL Group, declaró en Channel 4 que el objetivo de la nueva empresa era reunir Cambridge Analytica y SCL bajo una sola entidad. Originalmente, la empresa tenía como presidente de la junta directiva a Julian Wheatland, presidente de SCL, quien poseía entre el 25% y el 50% de las acciones. Alexander Tayler, jefe de datos de Cambridge Analytica, aparecía también como directivo con la misma cantidad de acciones, entre el 25% y el 50%. En los últimos meses, Emerdata ha cambiado bastante.

Lo más significativo es que Tayler abandona la empresa en enero, el mismo día que entra Alexander Nix, y vuelve a entrar en la junta directiva el 13 de abril, cuando Nix queda 'terminado' —Nix fue cesado como CEO de Cambridge Analytica a finales de marzo, después de su lamentable oferta de chantajes y prostitutas—. Entre el 16 y el 21 de marzo, coincidiendo con las primeras declaraciones de Chris Wylie, entraron casi todas las incorporaciones a la junta, incluyendo a Rebekah y Jennifer Mercer, hijas del multimillonario Robert Mercer, dueño de la mayor parte de Cambridge Analytica.

El ex CEO de Cambridge Analytica, Alexander Nix. (Reuters)
El ex CEO de Cambridge Analytica, Alexander Nix. (Reuters)

Entre las incorporaciones destaca Johnson Chun Shun Ko, socio de Erik Prince en el Frontier Services Group. Prince fue becario de George Bush sénior, donante de la campaña de George Bush júnior, ha sido donante de todas las campañas de Trump y es cuñado de Betsy DeVos, su ministra de Educación. Más importante que todo eso es que es el fundador de la empresa de mercenarios Blackwater, cuyo historial criminal relata Jeremy Scahill en el trepidante 'Blackwater: el auge del ejército mercenario más poderoso del mundo'.

​El triángulo de Putin, Emiratos y Trump

Extraordinariamente, la conexión Blackwater no es la más escandalosa, aunque su estrategia de cambiar de nombre parece sacada de su manual (ahora se llama Academi). Según la periodista británica Wendy Siegelman, que ha cubierto la evolución de Emerdata desde su fundación, sus nuevos directivos son parte de un triángulo de relaciones entre Rusia, Emiratos Árabes y Donald Trump. Incluso sugiere que el poco atractivo nombre de la nueva entidad habría derivado de Emirati-Data. La estrella de su imprescindible cobertura es un cómodo mapa de interrelaciones en constante actualización.

Otros temen que el cambio de nombre sea una estrategia para esquivar responsabilidades. Las autoridades británicas aseguran que no será el caso. Damian Collins, jefe del comité parlamentario responsable de la investigación, ha dicho que el cierre no significa que puedan borrar su historial. “No podemos dejar que Cambridge Analytica y SCL Group borren sus datos con este cierre. Son vitales para la investigación”.

La Oficina de Información del Comisionado (ICO), órgano público independiente responsable de la protección de datos en Reino Unido, ha declarado que “seguirá con sus investigaciones civil y criminal y seguirá persiguiendo a individuos y directivos de la manera que considere apropiada y necesaria, incluso cuando las compañías hayan dejado de existir”. Y añade que “monitorizará con detalle cualquier compañía sucesoria, usando sus poderes de auditoría e inspección, con el fin de asegurar que el público está a salvo”. El no-cierre de Cambridge Analytica es solo el principio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios