LA CARA B DE LAS CRIPTOMONEDAS

La Policía ante el rompecabezas de los delitos con bitcoin: "No estamos preparados"

"Si no lo atajamos ya, tendremos problemas", aseguran responsables policiales ante el auge de estas divisas digitales, cuya naturaleza facilita su utilización para extorsión y blanqueo

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

En 2013, la Policía española fue la primera de Europa y la segunda del mundo - por detrás de Estados Unidos - en incautar bitcoins: los dos informáticos ucranianos responsables del famoso 'virus de la Policía' (que bloqueaba ordenadores y prometía desbloquearlos por 100 euros) blanqueaban hasta 10.000 euros diarios comprando esta y otras criptomonedas. Así era más difícil cazarles.

José Rodríguez Fuentes, antiguo Jefe de Seguridad Digital y actual Inspector Jefe de la Brigada de Delincuencia Económica, participó en la operación que les pilló. "Se tomó el control de su monedero (donde tenían almacenadas las criptomonedas) y se creó una infraestructura paralela a la suya para transferir ese dinero", explica hoy. "El dinero se presentó como prueba. Y en esa línea se ha seguido trabajando". La operación fue puramente tecnológica y la Brigada que trabajó para cazarlo, de Ciberdelincuencia, también.

Anónimas y difíciles de trazar

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Ha llovido mucho desde entonces y las criptomonedas se han popularizado: al ser anónimas y difíciles de trazar, son ideales para delinquir sin huellas y cada vez más delincuentes (no necesariamente sofisticados en tecnología) las usan. Dentro de la Policía, ha pasado algo parecido. "La Policía es pionera y hay gente muy preparada, especialmente en la Brigada de Investigación Tecnológica. Pero ahora vemos una amenaza real para el blanqueo. Al principio lo usaban sólo ciberdelincuentes, pero los delincuentes tradicionales han perdido el miedo y han dicho: es un método genial".

Quien habla es Carlos Gómez, jefe de la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Policía Nacional. Expresa una preocupación que extiende a los investigadores de su brigada y a otros organismos judiciales y económicos del Estado - a fiscales, jueces, notarios o registradores de la propiedad: las criptomonedas se generalizan y sus usos delictivos aumentan. Por eso han empezado a formarse y a trabajar juntos para "saber cómo afrontar la amenaza".

Jornadas formativas

(Reuters)
(Reuters)

La Policía Nacional está liderando una serie de jornadas de formación, dirigidas tanto a sus investigadores como al resto de actores que podrían toparse con criptodelitos, para explicarles desde conceptos básicos (qué es el bitcoin) hasta implicaciones en crímenes económicos, más o menos sofisticados.

"Las criptomonedas empezaron en el campo tecnológico. Es legal generarlas, hacer transacciones...", explica Rodríguez. "Pero el delincuente ve que le aportan garantías, porque es difícil trazarlas, y se aprovecha. Detectamos que había desconocimiento técnico, así que centramos la formación en eso y en lo que tiene que ver con delitos económicos".

No podemos quedarnos en culturilla general. Hace falta conocer aspectos técnicos

Los agentes impartieron su primera 'clase' el 16 de marzo en Canillas (Madrid), a la que acudieron más de 400 personas entre policías, fiscales, jueces, representantes del Banco de España, la CNMV o la Agencia Tributaria. "Lo que más había era fiscales. Ellos promueven el proceso penal y la acusación y no tenían claro qué era el bitcoin ni qué hacer si incautan bitcoins", cuentan. "Pero no podemos quedarnos sólo en culturilla general. También hablamos de aspectos técnicos, de cómo se incautan los monederos, cómo se revierte el dinero y cómo se incluye como beneficios del delito. La asistencia superó nuestras expectativas y queremos continuar. Es un campo gigante y formar a la gente es importante, porque los que tenemos que luchar contra esto no estamos preparados".

Extorsión y blanqueo, los delitos más habituales

(Reuters)
(Reuters)

Desde que realizó aquella primera incautación de bitcoins en 2013, Rodríguez ha seguido trabajando en esta línea. Divide los criptodelitos en cuatro grandes bloques: de los más simples - delito individual y la extorsión - a los más complejos, como crimen organizado y blanqueo de capitales.

Más allá de la compraventa de drogas o armas en la 'deep web', los agentes explican que las cripto han saltado fuera de su mundillo y llegado a la extorsión en el mundo físico. "Donde antes se pedía dinero en un sobre, ahora se pide una transacción. Te dan el manual de instrucciones, con el proceso para adquirir bitcoins y transferirlos o ir a un cajero bitcoin e ingresarlo", cuentan.

La Policía está convencida de que las 'criptos' han saltado de la 'deep web' al crimen en el mundo real

"Las posibilidades de trazar quién está detrás son más complejas que si es una cuenta bancaria de toda la vida". El crimen organizado, especialmente en delitos tecnológicos como el del 'virus de la policía' "se ha trasladado a otros, como el 'sextorsión' o Wannacry. Cualquier modalidad es susceptible de que te exijan pago con bitcoins".

Pero lo que verdaderamente trae de cabeza a los investigadores es el blanqueo, sobre todo desde que el bitcoin se ha revalorizado. También la Agencia Tributaria ha incrementado en las últimas semanas las peticiones de información a entidades bancarias, casas de cambio y empresas que aceptan bitcoins para detectar posibles blanqueos.

"Hay dos vertientes. Una, delitos de toda la vida, como la droga, que generan beneficio en efectivo y ven en las criptomonedas una alternativa para mover el dinero. Otra, blanqueo a través de criptomonedas que vienen de beneficios del delito", añaden. Esto es: delincuentes que ingresan criptomonedas y las 'blanquean' para difuminar aún más su rastro.

La granja es legal, pero si el dinero procede del blanqueo, los beneficios también

"Simulan partidas en casinos digitales con otros jugadores que en realidad son la misma persona. Así rompen el eslabón y unen ese dinero con una actividad totalmente normal, que hace aún más difícil trazarlo. Una última vuelta de tuerca es utilizar el dinero blanqueado para financiar granjas de minado de más bitcoin. "La granja es legal, pero si el dinero procede del blanqueo, los beneficios que genere también. Ya existen casos reales y judicializados".

"Queremos alertar a los investigadores"

(Reuters)
(Reuters)

Además de enseñar a fiscales, jueces o notarios, la formación de la Policía va dedicada a sus propios investigadores: necesitan alertarles de que esto se está empezando a utilizar y de que tengan los ojos abiertos cuando investiguen. Especialmente, claro, en la brigada de blanqueo de capitales.

"La idea es familiarizar a los investigadores que no tenían contacto con estos conceptos. Un investigador no tiene por qué saber todo lo que tiene que hacer con las criptomonedas, pero sí necesita saber que si ve un código alfanumérico puede ser un monedero. Que se le encienda la alarma y recurra a aquellas personas con más conocimiento de la materia", explican. La unidad central de Ciberdelincuencia apoya a todas las demás. "Hay suficientes personas para dar soporte técnico, tanto a nivel central como descentralizado".

"Una vez determinamos que puede haber un uso fraudulento de transacciones con bitcoin, trabajamos para que haya rastreo y que, a la hora de explotar las operaciones, registros y detenciones, estén presentes para trabajar en caliente".

Trabajo en caliente

Aunque no está controlada por ninguna autoridad, el valor de Bitcoin no es ajeno al entorno global (Fuente: Bitcoin Wisdom)
Aunque no está controlada por ninguna autoridad, el valor de Bitcoin no es ajeno al entorno global (Fuente: Bitcoin Wisdom)

Trabajar en caliente es intervenir el dispositivo que contiene el monedero electrónico (el lugar virtual donde se guardan las criptomonedas) donde lo encuentren, en lugar de llevarlo al laboratorio.

"Cuando trabajamos sobre una evidencia digital hay dos tratamientos: en frío, que te lo traes al laboratorio y lo analizas, y en caliente, que es análisis directo sin desconectarlo. Porque si está trabajando en la nube y lo desconectas, pierdes el acceso: no tienes las claves ni la posibilidad, ni con fuerza bruta, de acceder a los datos del monedero".

La UE quiere que las casas de cambio controlen a sus clientes para acabar con el anonimato

La Unión Europea también trabaja para ponérselo más difícil a los delincuentes. El eslabón clave son las casas de cambio, en las que los usuarios convierten las criptomonedas a monedas de curso legal. "Es donde hay que trabajar. La Agencia Tributaria valora que tributen y la Unión Europea contempla hacerlos sujetos obligados, con lo cual ya tienes que identificar a la gente que compra y cambia bitcoins", añaden.

El acuerdo europeo de diciembre de 2017 para prevenir el blanqueo de capitales plantea que apliquen controles sobre sus clientes para acabar con el anonimato. Actualmente, explican los agentes, la identificación de sujetos depende de la "buena voluntad" de las casas de cambio. "La regulación es compleja y pone el foco en los 'exchanges' para que tengan que comunicar operaciones y cosas sospechosas. Es una forma de conocer mejor el tejido".

"Si no lo atajamos ahora, tendremos problemas en el futuro"

(Reuters)
(Reuters)

Por su contacto directo con delincuentes y experiencia en la brigada de Ciberdelincuencia, la Policía es ahora mismo el punto de contacto de todas las instituciones para promover la lucha contra el blanqueo con criptomonedas.

"Un aspecto positivo es que tenemos el componente normativo y el jurídico y estamos en contacto con el investigado, el delito y la denuncia. Somos a quienes acuden el resto de instituciones ahora mismo para solucionar los problemas", explican. Desde la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal "trabajamos con la Fiscalía de la Audiencia Nacional, la Anticorrupción y la Antidrogas. Cada uno resuelve los problemas procesales como le parece, pero si hay unas ideas generales y protocolos comunes les viene muy bien. La Fiscalía General del Estado quiere promover este tipo de actividades". Además, son, por ley, el primer punto de contacto a nivel internacional y colaboran directamente con la Europol, que también estuvo presente en la formación. "Como todo esto tiene un componente internacional brutal, somos el principal organismo".

De cara al futuro, la preparación de los cuerpos de seguridad del Estado pasa por incluir la materia en sus planes formativos así como invertir en tecnología de rastreo de transacciones. "Normalmente hacemos planificación estratégica, vemos qué puede pasar con esta amenaza y diseñamos estrategias para que eso no pase", concluyen. "Porque si no la atajamos ahora, en el futuro tendremos problemas".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios