Bitcoin: Primer escándalo bitcoin en España: un empresario, acusado de estafar 4,6 millones
Miguel Pavón Besalú, CEo de BITCOIN INVESTORS TRUST

Primer escándalo bitcoin en España: un empresario, acusado de estafar 4,6 millones

Un aparente fondo de inversión español se enfrenta a una querella. Sus inversores lo acusan de no devolver unas criptomonedas que ahora valen 4,6 millones. Es el primer caso de este tipo en España

Foto: Miguel Pavón Besalú, en la imagen, posee varias empresas de inversión en bitcoins.
Miguel Pavón Besalú, en la imagen, posee varias empresas de inversión en bitcoins.
Autor
Tiempo de lectura7 min

Es una de las tecnologías más innovadoras del momento, pero también la más polémica. La tremenda volatilidad del bitcoin y las criptomonedas en general las ha puesto en el centro de la diana: mientras unos alaban sus posibilidades como inversión y como futura divisa, otros advierten de sus posibles peligros y, sobre todo, de la proliferación de presuntas estafas en torno a una tendencia tecnológica y financiera que, por su premura, pilla por sorpresa incluso a los jueces y reguladores.

Esto es justo lo que está pasando en España, donde asistimos ahora mismo al primer escándalo judicial relacionado con el bitcoin. El fondo de inversión Bitcoin Investors Trust y su administrador único, Miguel Juan Pavón Besalú, se enfrentan actualmente a las acusaciones de varios de sus inversores, que les achacan, entre otras cosas, una presunta estafa y una presunta apropiación indebida que les impide recuperar su inversión.

Este periódico ha podido constatar la existencia de más de una decena de presuntos afectados por este hecho, si bien las denuncias se están produciendo de manera lenta y sigilosa. Hemos hablado con tres de ellos, cuyas denuncias ya han sido admitidas a trámite. Si sumamos las criptomonedas que invirtieron en su momento en el conglomerado de Pavón Besalú y calculamos su valor actual, nos encontramos ante cerca de 4,6 millones de euros presuntamente estafados, cuya pertenencia va a ser dirimida ante un juez.

"Me impiden sacar todo lo que invertí"

En 2015, A. L., uno de los presuntos afectados, entró en contacto con Miguel Pavón Besalú. Según su testimonio, el empresario le mostró una de sus compañías (ATMs Bitcoin Exchange) como un fondo de inversión de bitcoins con dos principales vías de beneficios: por un lado, la inversión pura y dura en criptomonedas; por otro, el desarrollo de negocios paralelos vinculados con esta divisa virtual: entre ellos, la instalación de cajeros automáticos.

En octubre de ese año, el presunto afectado firmó contrato con el aparente fondo, en el que durante varios años ha invertido cerca de 3.000 litecoins, 1.200 ethereum y 45,82 bitcoins. Durante un tiempo, Pavón Besalú fue repartiendo los beneficios generados, pero, llegado un momento, dejó de hacerlo.

Estos denunciantes reclaman 4,6 millones de euros

DENUNCIANTECRIPTOMONEDASVALOR ACTUAL (10/01/2018)
A. L.3.000 litecoins, 1.200 ethereum y 45,82 bitcoins
2.441.441 €
T. R.94,23 bitcoins1.148.786 €
Juan*88,75 bitcoins​1.076.093 €
TOTAL:3.000 litecoins, 1.200 ethereum y 228,8 bitcoins4.666.320 €

"Llevo mucho tiempo sin recibir los beneficios firmados, cuando en el contrato pone claramente que serán liquidados semanalmente", asegura el posible afectado. "Pero lo peor no es eso, sino que no me devuelve mi inversión y, según el contrato, yo puedo obtenerla de vuelta en cualquier momento, siempre que avise con una semana de antelación", asegura a este periódico.

Tanto A. L. como T. R., otro presunto afectado, han remitido a este periódico sendas copias del contrato que firmaron con Pavón. En ellas, efectivamente, se corrobora dicha condición: "Las ganancias del fondo se liquidarán semanalmente. (...) Es posible liquidar la participación en cualquier momento con un previo aviso de una semana para poder dar tiempo a liquidar las posiciones que se mantengan".

Extracto del contrato entre Miguel Pavón Besalú y sus inversores.
Extracto del contrato entre Miguel Pavón Besalú y sus inversores.

Además, A. L. asegura en su denuncia que la información suministrada por Pavón Besalú "tiene la apariencia de referirse a un fondo de inversión sin que en ningún momento conste que se cumple con las obligaciones de dichos instrumentos fijados en la Ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva". En su propia web, Bitcoin Investors Trust se autodefine como un vehículo de 'equity crowdfunding' con "250 pequeños inversores minoristas y más de 50 cualificados".

"No puede actuar como un fondo, no está aceptado por la CNMV"

En concreto, "no consta ningún tipo de comunicación o alta en la CNMV (artículo 10 de la citada norma). Además, para poder operar en esas condiciones, artículo 11, se exige que para obtener la autorización para operar se constituya como sociedad anónima o como fondo, por ejemplo".

Pavón Besalú administra 13 empresas, algunas de ellas relacionadas con criptomonedas

Según su denuncia, por tanto, el querellado "utiliza palabras como 'fondos de inversión', 'holding', 'trust', etc. para provocar un engaño y la disposición de fondos a favor del señor Pavón" o a través de varias sociedades, "si bien todas ellas están controladas por la misma persona".

Si acudimos al Registro Mercantil, podemos ver que Miguel Pavón Besalú aparece como administrador único de 13 compañías. En tres de ellas (ATM's Bitcoin Exchange SL, Bitcoin Servicios Telefonía SL y Upmining SL), el 100% de las acciones pertenece a Bitcoin Investors Trust.

Mas de 11 millones en transacciones

En su denuncia, A. L. también ha identificado varias direcciones públicas que corresponden a depósitos y transacciones de monedas virtuales que, según el denunciante, pertenecerían a Pavón. En una de ellas, el querellado habría movido más de 981 bitcoins, que a día de hoy tendrían un valor de más de 11 millones de euros.

Por ello, el abogado David Maeztu, miembro del despacho 451legal y abogado de A. L., ha solicitado al juez "incautar los equipos informáticos empleados por el señor Pavón, intentar localizar las contraseñas que permiten autorizar las transacciones y consignarlas o bloquearlas". Todo ello para evitar "que se evada de la acción de la Justicia y no se pueda aprehender el resultado económico de los delitos de estafa y falsedad que se imputarán", ya que, "aun en el caso de que se produzca una condena y haya prisión, cuando se haya cumplido, el dinero en forma de bitcoins seguirá estando a su disposición".

Piden "incautar los equipos informáticos de Pavón" para evitar "que se evada de la Justicia"

De manera similar opina el despacho Ayuela Jiménez, en representación de T. R. y de Juan (un tercer querellante que prefiere que se modifique su nombre), quien, además del delito de estafa, también achaca a Miguel Pavón Besalú un supuesto delito de apropiación indebida o administración desleal, ya que el denunciado "simuló una situación de solvencia para ofrecer una alta rentabilidad por su actividad empresarial", pero "ni la empresa tenía la solvencia que pretendía aparentar, ni la actividad daba la rentabilidad que se ofrecía, motivo que pudo llevarle a no devolver las cantidades aportadas".

Por otro lado, el despacho también asegura que "el querellado decía que iba a sacar la empresa a cotizar al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), a la Bolsa de Barcelona... pero esos compromisos jamás se cumplieron".

"No puedo enseñar conceptos financieros al ignorante"

Este periódico ha hablado con Miguel Pavón Besalú para conocer su versión. "Te explico la verdad", nos cuenta: "En un primer momento la empresa no existía. La gente me prestaba dinero para compraventa de bitcoin y se pagaba un interés semanal. El problema es que entró mucho, mucho dinero, llegó a superar el millón de euros, y no era plan de continuar sin nada legal, por lo que se decidió hacer la SL y desarrollar un cajero que permitiera la compraventa de bitcoin".

Pavón asegura que ahora ha "convertido la SL en SA [un movimiento que a día de hoy no aparece reflejado en el Registro Mercantil] para tener acciones al portador, ya que las SL no lo permiten. De esta forma legal, en lugar de dar una acción damos un 'token' que los accionistas pueden vender. Esta fórmula nos la han aceptado en el Registro Mercantil, por lo que todo está resuelto para los que desean desinvertir".

Al principio la empresa no existía, pero me llegó a entrar más de un millón de euros y no era plan de continuar sin nada legal

En cuanto a la verdadera existencia o no de un fondo de inversión regulado, la opción "se estudió, pero la actual legislación española indica claramente que los fondos de inversión solo pueden invertir en activos financieros y bitcoin hoy no lo es. Los que protestan están enrocados en recuperar su dinero en negro y no estar retratados en una escritura notarial".

En su opinión, "no se puede culpar a una empresa de tu ignorancia financiera: antes de invertir hay que informarse bien. Tanto técnicamente como jurídicamente, la empresa ha hecho todo lo posible para que el que quiere desinvertir lo pueda hacer sin problemas. Lo que no puede hacer es enseñar conceptos financieros al ignorante. El que desea el dinero va al periódico sensacionalista y le dice que no cobra. ¿Qué hace el periódico? Me gustará leerlo", finaliza.

Habrá que ver cómo evoluciona este asunto y los litigios jurídicos que se avecinan. Por lo pronto, España ya puede 'presumir' de contar con su primer escándalo judicial en torno a los bitcoins y otras criptomonedas. Veremos si no es el último.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios