Hacienda: El plan antibitcoin de Montoro pincha: rastrear transacciones será casi imposible. Noticias de Tecnología
QUE No DEJE DE COTIZAR ni uno

El plan antibitcoin de Montoro pincha: rastrear transacciones será casi imposible

La propia naturaleza de las criptomonedas es un complicado laberinto tecnológico que hace que el control por parte de Hacienda parezca poco menos que una utopía

Foto: (Imagen: EC)
(Imagen: EC)

Cristóbal Montoro ha puesto sus ojos en el bitcoin y todo el séquito de criptomonedas que han surgido a su rebufo. Quiere pasar la cuenta de impuestos correspondientes a quienes las utilicen, saquen tajada y, especialmente, evitar que sean utilizadas para el blanqueo de capitales o la adquisición de bienes ilícitos en la internet profunda.

Sin embargo, estos planes, recogidos este lunes por el Boletín Oficial del Estado, tienen todas las posibilidades de quedar en poco más que un brindis al sol. La propia naturaleza de estas divisas digitales dificulta, y mucho, cualquier tipo de control, y las posibilidades tecnológicas de las que dispone la la Agencia Tributaria hacen que sea “prácticamente imposible” fiscalizar las operaciones que se ejecuten con ellas, según coinciden los expertos consultados por Teknautas. “La única vía que tiene Montoro para controlar las criptomonedas, a día de hoy, es apagar internet. Y eso, claro, no va a ocurrir”, asegura contundente Santiago Márquez Solís, CTO en la empresa especializada en Blockchain Clluc.

“En realidad, lo de este lunes no aporta nada nuevo”, explica el experto Pablo Fernández Burgueño. “Lo único que hace es poner de relieve lo que ya viene haciendo Hacienda desde 2013, momento en que se empezaron a enviar requerimientos a empresas que públicamente aceptaban el uso de bitcoin como pago a sus servicios o bienes”, añade el cofundador del bufete Abanlex y la firma de ciberseguridad Escila.

Objetivo: las casas de cambio

Foto: EC.
Foto: EC.

“El mayor control que van a alcanzar es vigilando las cuentas corrientes de ciertos individuos y ver los pagos que se dirigen o se reciben desde cuentas vinculadas a casas de cambio”, argumenta Fernández Burgueño. “Eso siempre que sus usuarios estén bien identificados y la entidad en cuestión facilite el acceso a la información”, remacha. "Es de esperar que aumenten los requerimientos a las compañías y a particulares a este respecto".

Actualmente, gran parte de las casas de cambio, como Coinbase (las plataformas que permiten cambiar dinero legal por estas monedas digitales y viceversa), exigen a los usuarios que se registren con el pasaporte o el DNI. “No están obligadas por ley. Lo han hecho por adelantarse y evitar futuros quebraderos de cabeza. Se espera que en el reglamento que está trabajando la Unión Europea contra el blanqueo de capitales, que previsiblemente se publicará en 2018, estén incluidas estas compañías. Pero no sabemos con certeza cuándo llegará", explica.

La única manera que tiene Hacienda de controlar las criptomonedas es apagar internet

“Un juez podría llegar a exigir en este caso que una casa de cambio proporcione la información. Pero bastaría con que esa plataforma se sitúe en un país, por decir alguno, como Kazajistán, para quedar fuera del control de las leyes comunitarias o por lo menos complicar el acceso”, remacha Márquez Solís.

“Hay algunas monedas como bitcoin o ethereum que son semianónimas y permiten hacer cierta trazabilidad de las operaciones. Sin embargo, vincularlas con una persona en concreto es complicadísimo”, argumenta. Vayamos a lo básico. La columna vertebral de bitcoin son las cadenas de bloques, una tecnología conocida como Blockchain. Los diferentes bloques van recogiendo las diferentes transacciones permitiendo la trazabilidad, viendo el histórico de operaciones de cada bitcoin, algo que es público.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Sin embargo, no hay nada que permita relacionar una dirección de un monedero con una persona concreta, a excepción de que haya intervenido en algún momento una casa de cambio concreta y esta tenga los datos correctos. Aun así, solo se identificaría a un individuo de los cientos o miles que han podido estar involucrados en la cadena. “No hay nada que me identifique. Es como si pudieras ver todas las transferencias de todos los bancos pero no supieras de quién es cada código IBAN”, resume Jorge Ordovás, cofundador de NevTrace, una suerte de laboratorio Blockchain español.

Necesitarías encontrar información fuera de Blockchain que relacione la dirección de bitcoin [lo más parecido al IBAN] con la identidad de su propietario”, explica acerca del uso de "nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes", tal y como anuncia Hacienda en el BOE.

Necesitarías encontrar información fuera de Blockchain que relacione la dirección de bitcoin con la identidad de su propietario

Estos datos, por ejemplo, se podrían encontrar en un foro en que alguien indique la dirección en la que pagarle por un servicio. “Así hemos conseguido estrechar el cerco sobre personas y empresas potencialmente ligadas a los pagos de rescate en casos de secuestro de equipos con ataques de 'ransomware”, remacha.

Sin embargo, esa información “no está siempre disponible”. “El que quiera defraudar tiene que cometer el fallo, si no lo hace es imposible identificarlo por esta vía”, cuenta. Eso sí, una vez tropieza, es imposible borrar su rastro de la cadena de Blockchain. “Y eso en el caso de bitcoin, que hay otras como monero que han sido diseñadas para operar con un anonimato total y su tecnología está construida para evitar acceder a este historial”, afirma.

Plataformas completamente anónimas

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Ordovás también resta eficacia a la futura obligatoriedad de las casas de cambio de identificar a todos los que entren en sus dominios y hagan uso de sus servicios. “Hay alternativas. Existen aplicaciones como Shapeshift que me permiten cambiar unas criptomonedas por otras y no exigen identificación personal”, remacha. Su funcionamiento es tan sencillo como el de utilizar un conversor de internet. “Cargo las bitcoins que quiero cambiar, escojo la que quiero recibir y listo”.

Meter mano a las plataformas anónimas no es fácil: "Pasa lo mismo que con las descargas ilegales"

“Aquí se produce un cambio en el patrimonio. Se supone que es obligación de los usuarios informar, pero como no se los identifica, pues no se les puede señalar. Y entre que la gente desconoce la norma y que los que la conocen se la pueden saltar, pues esto queda como algo inservible”, añade Fernández Burgueño.

Y meter mano a estas plataformas que ofrecen una vía para usuarios incógnitos tampoco es sencillo. “Ocurre lo mismo que con las descargas ilegales y el P2P. Ponen en contacto a dos usuarios. Si ellos hacen algo ilegal, no es responsabilidad suya”, analiza. “Ante la Justicia, podrían alegar lo mismo que hace Uber o cualquier negocio así: decir que son un mero intermediario”, remacha Santiago Márquez a este respecto.

Ocurre tres cuartas partes de lo mismo con los 'mineros'. “Ellos pueden coger las 'criptos' que han minado, intercambiarlas por otras sin dejar absolutamente ningún rastro”, concluye. "En definitiva, se pueden llegar a localizar algunos casos concretos con muchísimo trabajo y recursos, pero no se puede establecer un control total".

No, no hay un nuevo impuesto a las 'criptos'

No. Los planes de Montoro no pasan por un nuevo impuesto a las 'criptos'. Nada más lejos de la realidad. Un error extendido es pensar que al ser divisas digitales están exenta de pasar por la ventanilla de tributos. Tanto la Hacienda como la Justicia europeas han emitido diferentes resoluciones que han sentado cierta 'jurisprudencia' para considerar las operaciones con bitcoin, ethereum o cualquiera de estas monedas como transacciones financieras y, por tanto, sujetas a impuestos.

En el caso de que se utilicen para comprar en un comercio físico o en una tienda 'online' (aunque a lo que cotiza ahora el bitcoin es complicado imaginárselo), el vendedor deberá pasar por caja de la misma manera que si cobrase en dólares o en euros. Si te dedicas al 'trading' con criptomonedas, será considerado como ganancias y pérdidas del patrimonio en la renta. La tasa impositiva va desde el 19% de aquellos que ganan menos de 6.000 hasta el 23% de aquellos beneficios superiores a 50.000 euros. Si la cifra se sitúa entre estos dos puntos, el porcentaje será del 21%.

Y lo de 'yo me lo guiso, yo me lo como' aquí no sirve. Aunque no hay un epígrafe concreto de 'mineros de criptomonedas', estos deben de darse de alta en el impuesto de actividades económicas (epígrafe 831.9 de la sección 1). Si superan el salario mínimo, deberán darse de alta también en la Seguridad Social y abonar las cuotas de trabajador autónomo. Pero ¿dónde lo tributan? No tienen que declarar el IVA, sino incluirlo en el IRPF siempre que lo conviertan a dinero de curso legal. Cuando esto ocurra, también podrían desgravarse ciertos gastos como la compra de equipos o tarjetas gráficas o parte de la factura del consumo eléctrico.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios