Redes Sociales: Te doy 10.000 € si te casas conmigo: internet es el paraíso de los matrimonios por papeles. Noticias de Tecnología
así sirven los foros para 'comprar' la nacionalidad

Te doy 10.000 € si te casas conmigo: internet es el paraíso de los matrimonios por papeles

Siempre fue un negocio oscuro, pero internet ha allanado el camino: hablamos con personas que han recurrido a foros o redes sociales para comprar un matrimonio en España a cambio de papeles

Foto:

Sábado, 3 de febrero, 18:42. Uno de los muchísimos grupos de WhatsApp que inundan el mundo recibe una nota de audio. En ella, una mujer cubana lanza un anuncio a sus particulares oyentes: "Un amigo cubano, que vive en España y tiene 20 años, busca esposa o esposo para conseguir los papeles. Si no hay atracción, podemos pagarle dinero a quien esté interesada".

El anuncio puede llegar a ser tan masivo como peligroso (por las consecuencias legales), pero demuestra una realidad ineludible: cualquier práctica, independientemente de su legalidad, acaba propagándose por los mejores medios de difusión que existan. Y en este caso es WhatsApp, pero hace tiempo que los matrimonios de conveniencia (a cambio de papeles en España) han encontrado su mejor aliado en internet.

10.000 € por 18 meses de matrimonio

Algo similar le pasó en su momento a Laura (nombre modificado), una venezolana de 46 años que, en 2006, también recurrió a internet para llevar a cabo un matrimonio por papeles a cambio de dinero: "En mi país no había nada que hacer, no tenía casi para comer, así que entré a un foro en el que había gente que hacía lo mismo que yo y me busqué un marido".

Su nuevo marido era todo un 'profesional': "Era él el que se ofrecía en aquel foro a venezolanas, ya que tenía familia política en mi país, así que sería más fácil no levantar sospechas. Pedía 10.000 euros, mucho más que otra gente, pero a cambio ofrecía alojamiento durante un año y una estrategia para que no nos pillaran". Lo que su futuro esposo le ofreció fue entrar en una web de contactos, empezar a hablar y, a continuación, intercambiar 'e-mails' que 'demostrasen' la evolución de la relación. "Cinco meses después llegué a Madrid y nos casamos. En el Registro Civil nos examinaron a los dos, pero pasamos la prueba", asegura.

Nos mandábamos 'e-mails' aposta para 'demostrar' la relación; cinco meses después, cogí un vuelo a Madrid y nos casamos

Laura insiste en dejarnos una cosa clara: "Las personas que recurrimos a estos matrimonios no somos aprovechadas ni delincuentes. ¿Tú crees que a mí me gusta dejar a toda mi familia, volar a Madrid y pagar por casarme con una persona que no conozco y que no sé cómo se va a portar conmigo? Yo estaba desesperada; la alternativa a esto era quedarme en Venezuela sin ningún futuro".

A día de hoy, Laura y su exmarido, que se divorciaron 18 meses después de la boda, no saben nada el uno del otro: "El pacto al que llegamos se acabó. No nos llevábamos mal, pero desde que me fui no hemos vuelto a hablar".

Las habituales mafias de matrimonios por papeles están encontrando un sustituto: internet.
Las habituales mafias de matrimonios por papeles están encontrando un sustituto: internet.

Internet, el hábitat perfecto

Tradicionalmente, gran parte de la búsqueda de cónyuges para realizar matrimonios de conveniencia procedía de mafias organizadas con dicho objetivo. Y esta práctica ni mucho menos ha desaparecido, pero en los últimos años —y el mejor ejemplo es el caso anterior de Laura— está siendo progresivamente sustituida por otra al alcance de mucha más gente.

Se trata de la búsqueda de parejas de conveniencia a través de foros de internet o redes sociales. Con este método, tanto las personas extranjeras interesadas en obtener la nacionalidad como los españoles que quieren ganar dinero se han topado con plataformas 'online' en las que este tipo de pactos, sin aparente necesidad de grandes intermediarios, se tornan mucho más sencillos.

En los años previos a la crisis, esta practica 'online' era más puntual, pero —precisamente por ello— también menos perseguida. No había que dar muchas vueltas: en los grandes portales de anuncios en internet era fácil encontrar publicaciones en que ciudadanos tanto españoles como extranjeros buscaban a su particular media naranja a cambio de un intercambio económico. Incluso los foros de Hispavista fueron señalados de manera pública por supuestamente dar cabida a este tipo de anuncios.

A día de hoy la cosa es más disimulada, pero no por ello ha dejado de existir. El hábitat más común son páginas de anuncios o ciertos portales de búsqueda de pareja, pero con una particularidad: la de las personas españolas que piden expresamente conocer a alguien de otro país (o viceversa) con un objetivo claro: el matrimonio. "En algunas webs se habla directamente de dinero; en otras no, pero lo normal es que la otra persona ya sepa de qué va todo esto", nos cuenta Laura. "Si quedan dudas, todo se soluciona cuando hablan en privado y ya se ponen a negociar la cantidad económica".

¿Qué españoles se ofrecen a casarse?

Hablamos mucho de los extranjeros que buscan a un español al que pagar un dinero para casarse, pero ¿qué hay de los españoles que entran en ese trato? "El que se casó conmigo estaba claro que lo hacia por enriquecerse, no era una persona con apuros económicos", nos cuenta Laura, "pero también los hay que lo hacen por necesidad".

El abogado Manuel Nieto, especialista en temas de extranjería, apoya este punto: "Hay de todo. Antes podía haber más gente que lo hacía sin problemas de dinero, pero en los años de la crisis ha podido subir mucho el número de personas que en condiciones normales no harían esto, pero se han visto obligadas a ello porque llevaban muchos años en paro y necesitaban dinero".

Lo haces por necesidad: si eres extranjero, porque en tu país no ves futuro; y si eres español, porque necesitas dinero urgente

La desconexión de Laura con su exmarido es tal que este periódico, aun con su ayuda, ha sido incapaz de encontrarlo para ofrecerle participar en este reportaje. Sin embargo, la venezolana nos permite llegar hasta Paloma (nombre modificado), una almeriense de 38 años que en 2015 se casó con un portorriqueño por 5.000 euros: "Llevaba seis años en paro, no tenía ayudas y no ingresaba un solo euro con contrato de por medio. No me gusta incumplir la ley, pero con una hipoteca, un hijo, sin ingresos... es que ni lo dudé, vamos. Lo vi en un foro de internet y, en cuanto tuve la oportunidad, lo hice".

Para Paloma la ley está clara, pero el debate debería ir más allá: "Está claro que los que incumplimos la ley somos las dos personas que nos casamos, tanto el que paga como el que recibe el dinero, pero yo no conozco casos de gente que haga esto solo por enriquecerse ni por tener unos ingresos extra. Quien recurre a algo así es por necesidad: si eres extranjero, porque en tu país no ves futuro; y si eres español, porque necesitas dinero urgente. Nadie se pone a casarse por echar el rato, y más si estás incumpliendo la ley".

¿Cuántos matrimonios así hay en España?

Pero ¿cuántos matrimonios de conveniencia se producen en nuestro país con el único objetivo de conseguir la ciudadanía? Es difícil saberlo, ya que no hay datos oficiales. Lo más cercano es acudir a las estadísticas generales, que muestran que al inicio de la crisis bajaron los matrimonios de nacionalidad mixta en nuestro país, pero en 2016 volvieron a subir por primera vez en siete años.

Sin embargo, acudir a este índice nos llevaría a un evidente sesgo ideológico, ya que el hecho de que dos personas de distinta nacionalidad se casen en ningún caso implica que se trate de un matrimonio por papeles. Algunos expertos sitúan el fraude en torno a un 2% de los matrimonios de este tipo.

Las investigaciones de cada caso corresponden al Registro Civil español. "Antes, cada Registro decidía cuáles investigaba y cuáles no", nos cuenta el abogado Manuel Nieto", pero hace años el Consejo Europeo estableció los posibles criterios de sospecha de un matrimonio de conveniencia, así que ahora se basan en ellos. Cuando ven que un matrimonio cumple varios de estos requisitos, entrevistan a los cónyuges para comprobar la autenticidad de la relación".

No es cosa de poco. En el mejor de los casos, los cónyuges de un matrimonio de conveniencia se enfrentan a una infracción grave del Código Civil sancionada con multas de entre 601 y 10.000 euros. En el peor, la cosa va a más: en principio, el Código Penal no encuentra punible el matrimonio de conveniencia, pero si hay ánimo de lucro, falsedad documental o usurpación del estado civil, los cónyuges sí se enfrentarán a las consecuencias de los delitos que hayan cometido.

La decisión está en la mano de cada cual, pero hay un hecho evidente: si hace una década este tipo de prácticas estaba en aumento, la popularización y masificación de internet no ha hecho más que ayudar y facilitar la gestión. Ahora, si buscas un matrimonio de conveniencia, igual lo tienes a un clic de distancia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios