matrimonios de conveniencia

El coladero de la tarjeta de la UE: 6.000 euros por casarse con una gitana española

La Policía ha extinguido ya cerca de 300 tarjetas de residencia en lo que va de año solo en Madrid tras detectar que habían sido adquiridas gracias a uniones de pareja ficticias

Foto: Un grupo de mujeres se reúne para celebrar una boda en un poblado gitano de Madrid. (Reuters)
Un grupo de mujeres se reúne para celebrar una boda en un poblado gitano de Madrid. (Reuters)

La tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la Unión Europea es “un coladero” para que cientos de extracomunitarios viajen sin trabas por el continente. Así lo entienden fuentes policiales consultadas por El Confidencial, que aseguran que en lo que va de año solo en Madrid ya han extinguido casi 300 de estas tarjetas por haber sido obtenidas de modo fraudulento.

El concreto, la forma de obtenerlas es sencilla. Basta con casarse con alguien europeo para convertirse automáticamente en familiar de ese ciudadano y tener derecho, por lo tanto, a la mencionada tarjeta. En ese momento, el nuevo cónyuge puede pasear libremente por cualquier estado de la Unión.

Es decir, que alguien que se haya casado con un europeo en Francia tiene capacidad legal para cruzar a España y moverse como le venga en gana. Las circunstancias resultan ser ideales para que las mafias se aprovechen de la situación. Como de hecho está ocurriendo.

La denominada operación Faraón, que desarrolla desde hace meses la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Madrid, lleva 88 detenidos por amañar matrimonios o parejas de hecho con el fin de obtener fraudulentamente esta tarjeta.

Los detenidos ponían en contacto a españoles o españolas que necesitaban dinero con extracomunitarios que buscaban la tarjeta

Los investigadores han detectado que las mafias cobran 3.000 euros por arreglar parejas de hecho y 6.000 por apañar un matrimonio. A efectos de obtención de la tarjeta no hay diferencia, ya que tan familiar se considera una pareja de hecho como un matrimonio.

Los detenidos en el marco de la operación Faraón ponían en contacto a españoles o españolas que necesitaban dinero con extracomunitarios que buscaban hacerse con la tarjeta. Varios ciudadanos marroquíes se encargaban de apañar las uniones entre compatriotas suyos y egipcios con gitanas españolas generalmente.

Miembros colombianos de la organización, por otro lado, arreglaban las parejas que se conformaban entre ciudadanos provenientes de Sudamérica y las gitanas españolas. Las bodas tenían lugar en ayuntamientos como San Agustín de Guadalix y Ambite (en Madrid), Recas (en Toledo) o Yélamos de Arriba (en Guadalajara).

La Policía detuvo el pasado verano a uno de los cabecillas de la rama marroquí, aunque sigue detrás de otros responsables de la trama. Los investigadores han visto que esta práctica está muy extendida en toda la Unión Europea y, de hecho, han detectado el apaño de matrimonios y parejas de hecho en pequeños pueblos de Francia y Dinamarca.

Tras detectar que la unión es fraudulenta porque se demuestra que ha sido amañada, las fuerzas de seguridad retiran la tarjeta al delincuente, momento en el cual ya pueden tramitar su expulsión de territorio nacional. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios