CRIPTOMONEDAS CON GANAS DE TROLEAR ¿O NO?

Jesuscoin y bananacoin existen... y sí, hay gente invirtiendo en estas criptomonedas

Criptomonedas que nacen en plena fiebre del bitcoin con ganas de trolear y acaban convertidas en un negocio redondo. Bromas que ponen de manifiesto como la especulación ha tomado posiciones

Foto: Imagen promocional del jesuscoin. (jesuscoin)
Imagen promocional del jesuscoin. (jesuscoin)

Este artículo va de criptomonedas. Pero vamos a empezar hablando, así al azar, de bicicletas compartidas. Bicicletas compartidas chinas para ser más exactos. Esas de oBike que inundan cada rincón de Madrid (y no se cuántas ciudades más en todo el mundo) y que uno puede dejar tirada donde le venga en gana. Pues bien, la empresa que está detrás de este y otros servicios ha decidido que también necesita una divisa digital. En un alarde de originalidad le han llamado oCoin. Su finalidad, que los usuarios de sus plataformas puedan pagarles con ella.

Está basada en el protocolo de ethereum, la moneda virtual creada por Buterin, y está disponible, de momento, para que la compren los inversores institucionales. No se minan, se sudan. Y es que las puedes ganar con sus pedaladas.

Han sido bicis pero podíamos haber hablado de comida preparada o mensajería instantánea. Empresas tan dispares como la española Nostrum o la rusa Telegram también han creado sus propias divisas digitales. Como ellas cientos o miles en todo el mapa mundial.

'Jesuscoin', la moneda 'antipecados'

Logotipo de la jesuscoin. Foto: Jesuscoin
Logotipo de la jesuscoin. Foto: Jesuscoin

En semejante tiroteo, también hay balas erradas. Hablamos de fracasos estrepitosos de empresas jóvenes que se la juegan a esta carta y también timos o estafas. Pero también de monedas que nacen con ganas de trolear y acaban resultando un negocio redondo aprovechando el desconocimiento y el 'burbujeo' existente alrededor de este mundo.

A pesar del tono jocoso de la web, los creadores del jesuscoin colocaron 600 en circulación

Es el caso de la 'jesuscoin'. Fue desarrollada, tal y como aseguran sus creadores, como “la criptomoneda del hijo de Dios”. Sus promesas abarcan desde una “velocidad de transferencia” increíble en las “transacciones con Cristo”, “descentralizar a Jesús”, “recibir milagros” o “la expiación de los pecados”. Las previsiones oficiales de “un tal Pedro (pero no el discípulo)”, tal como se puede leer en la web, apuntan a que llegarán a una capitalización de 50.000 millones de dólares en el mercado.

Aunque esto apesta a broma, se llegaron a colocar 600 en circulación, al precio inicial de 12 ethers cada una. Se empezó a mover en redes sociales y foros y hubo quien se animó.

“No valen absolutamente nada. Nuestro punto de vista es que si vas a negociar con algo sin valor, por lo menos hazlo con Jesús, que era un tio molón”, aclaraban los padres de este invento en una entrevista reciente.

Ponzicoin, la estafa anunciada

Esta imagen estaba colgada en la web de ponzicoin. (Ponzicoin)
Esta imagen estaba colgada en la web de ponzicoin. (Ponzicoin)

Más de lo mismo ocurrió con el ponzicoin. Apareció peregrinamente en internet con un puñado de mensajes que prometían un nuevo y revolucionario funcionamiento. Solo necesitabas bucear un poco -navegar más allá de la portada- para enterarte de que aquello era otro 'criptotroleo'. “Esto es un esquema piramidal de manual", se podía leer en la propia web, donde te encontrabas con dibujos e ilustraciones que reforzaban este mensaje.

Es bastante probable que sea una de las últimas personas en comprar ponzicoins. El precio podría no duplicarse entonces y tu podrías perder hasta el 75% de la inversión”, se podía leer en la sección de preguntas y respuestas. Sin embargo, la gente empezó a comprarla e invertir en ella. Su creador, antes de que aquello se desmadrase, decidió y bajar la persiana.

La financiación de moda

Foto: Efe.
Foto: Efe.

De la misma manera que internet se emocionó con el 'crowdfunding' ahora le ha tocado a las ICO´s, una 'cripto-forma' de financiación espoleada por la 'fiebre' del bitcoin. Es, por así decirlo, un híbrido entre una emisión de acciones y financiación colectiva. La empresa de turno acuña su divisa virtual, hace una emisión y pista. Tiene que atenerse a una normativa difusa. Esto ayuda a hacer complicadísimo certificar cuántas criptodivisas hay en el mundo.

En Wikipedia se recogen cerca de 1.400 pero avisan que “se pueden crear en cualquier momento por cualquier persona”. Otras referencias especulan con más de 3.000. Pero todo es eso: mera intución sin respaldo empírico ninguno.

El ponzicoin o el jesuscoin fueron, por así decirlo, bromas que se fueron de las manos. Pero son ejemplos que ponen de manifiesto como la especulación ha tomado posiciones en este mercado.

Un meme de 1.000 millones

El meme del perro japonés ha inspirado una nueva cripto. Foto: EC
El meme del perro japonés ha inspirado una nueva cripto. Foto: EC

No es el único caso. ¿Conocen el meme del perro japonés Shiba Inu? Pues bien, a finales de 2013, nació dogecoin, una derivada de 'Litecoin' que también olía a 'fake' por todos lados. Sin embargo, empezó a cobrar interés y a principios de 2018, cinco años después, llegó a alcanzar una capitalización de mercado de 1.000 millones.

Putincoin, ponzicoin o bananacoin. Así es complicado saber qué es serio y que no

Además de que cuesta horrores hacer un censo completo, también cuesta delimitar la línea entre los proyectos serios de lo que no lo son. Putincoin, trumpcoin o las mencionadas jesuscoin o dogecoin. Uno de los casos más populares que últimamente ha suscitado más interés ha sido el bananacoin, que aunque suena a guasa, no lo es tanto. Efectivamente, inviertes en plátanos. Cada uno de estos 'token' equivalen a un kilo de plátanos. Si en el futuro sube el coste, tus bananacoins valen más.

Los padres del bananacoin

Bananacoin, la última moda cripto. Foto: EC
Bananacoin, la última moda cripto. Foto: EC

Esta idea ha sido cosa de Lady Finger, una plantación de Laos (Vietnam), que pretende ampliar las hectáreas que dedica a este negocio. Los responsables, dos emprededores rusos, aseguran que el precio de esta fruta ha crecido entre un 5 y un 10% cada curso desde 2010.

La industria de las frutas y las verduras también fue protagonista de uno de los mayores ridículos que se han hecho en torno a las criptomonedas y las ICO. Prodeum. Así se llamaba la divisa que prometía usar 'blockchain' para optimizar los procesos de distribución en este gremio. Cuando recaudó algo de dinero, tumbó la web y cuando uno intentaba acceder sólo leía una palabra: 'PENE'.

Advertencia de la CNMV y el Banco de España

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En este punto, como ha ocurrido toda la vida, pagan justos por pecadores. La indefinición legal en el que navegan estos proyectos, casos como jesuscoin, ponzicoin o prodeum y la relativa facilidad para montar uno de estos chiringuitos ha puesto en alerta a las autoridades. La CNMV y el Banco de España emitieron este jueves un comunicado en el que advertían que estas “inversiones” no están protegidas.

El documento, firmado por ambas entidades, sugería la necesidad de una mayor regulación y avisaba de que “son altamente especulativas” y que aquellos que decidían apostar por ellas son "especialmente vulnerables al fraude, a la manipulación de precios o a otras actividades ilícitas".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios