las redes vuelven a explotar

Caída de WhatsApp (otra vez): ¿por qué siempre se cae esta 'app' en todo el mundo?

Una vez más, el servicio de mensajería instantánea vuelve a estar caído en todo el planeta.

Foto:

WhatsApp, la aplicación de mensajería más usada del mundo, ha estado caída una hora durante la mañana de este viernes. No te preocupes si veías que tus mensajes no llegaban, o que no te dejaba conectar con tus contactos, no eras el único. Solo tienes que echar un vistazo a las redes para ver que el mundo se ha vuelto loco, de nuevo, por la caída.

Aunque aún no se sabe los motivos de este fallo ni cuánto durará, la web downdetector, apuntaba a un fallo generalizado en todo el continente con grandes focos en Países Bajos, Alemania o España desde las 8:50, hora española. Con el paso del tiempo parece que el problema se ha generalizado y ha acabado afectando a distintos puntos del planeta, incluyendo Latinoamérica o el sudeste asiático.

Habrá que esperar para ver hasta dónde llega el alcance del error, pero de momento todo apunta a que ha sido una caída importante del servicio que, por suerte, la compañía ha estado rápida en arreglar.

Las redes, como siempre que ocurren fallos de este tipo, han vuelto a ser el mejor termómetro para hacerse una idea de la importancia de la caída, y cientos de usuarios han criticado en Twitter el fallo de la aplicación.

Incluso la Guardia Civil ha comentado lo ocurrido y ha pedido calma a los usuarios a la espera de que por parte de la compañía se dé algún tipo de información o comunicado al respecto.

¿Por qué ocurren estos fallos?

Según recodaba en su artículo en Teknautas Diego Suárez, CTO de la firma española Transparent CDN, los fallos en este tipo de servicios son más normales de lo que uno pueda imaginar y se deben a todo tipo de problemas. "El estado de internet es mucho más precario de lo que piensa la mayoría", recordaba el especialista.

"Un crecimiento mucho más veloz de lo planificado en la tecnología tiene gran parte de la culpa, pero hay infinidad de factores que afectan a las empresas 'online'. De fallos técnicos a errores humanos, pasando por catástrofes naturales", comentaba Suárez. "La mayoría de las veces la cuestión no radica en evitar los omnipresentes errores, sino en ser ágil remediándolos y minimizando el impacto de éstos".

La aplicación de el bocadillo verde no es la única que sufre este tipo de problemas sino que todos los gigantes dela redinternet tienen que lidiar continuamente con fallos de este tipo. Aquí van algunos ejemplos de fallos clamorosos.

  • Amazon. En marzo de 2017 un error humano al teclear dio al traste con una buena parte de la capacidad de los servidores, lo que se tradujo en horas de caída, decenas de miles usuarios cabreados y cientos de potenciales matches de Tinder perdidos (y corazones rotos). Todo un drama digital.
  • Renfe. Cada 25 de mes la web se colapsa por la cantidad de gente que quiere hacerse con la promoción de billetes que ofrece la compañía. Esto provoca continuamente fallos, retrasos y, claro, el enfado de todos los usuarios.

Las soluciones, según comenta Suárez pasan por tener todo por duplicado, mejorar el equipo técnico, cuidar el caché y apostar por servicios como las CDNs. Aunque, como confiesa, no hay una solución definitiva a día de hoy. Así que paciencia y a esperar a que el problema se resuelva.

Facebook, Google, Twitter, WhatsApp.... Todos volverán a fallar inevitablemente puesto que el error, al menos por el momento, viene implícito a la tecnología. No pasa nada. Hemos sobrevivido miles de años sin internet. El mundo no terminará por dos horas sin chistes por Whatsapp. Guardemos el móvil y demos un paseo, alguien ya está trabajando contrarreloj para que podamos seguir dando 'likes' en Instagram. Errare humanum est.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios