entre 200 y 300 euros

Probamos el Xiaomi Mi5X, la mejor cámara dual a un precio asequible

Tras sacar el Mi6, la marca china decide explotar al máximo la familia Mi5 con el hermano X, que sorprende por su magnífica relación calidad-precio

Foto: El Xiaomi Mi5X. (Z. A.)
El Xiaomi Mi5X. (Z. A.)

Apple lanzará el mes que viene el iPhone 6X. No cuela, ¿verdad? Efectivamente, no lo va a hacer porque no tiene sentido. ¿A quién se le ocurriría presentar un móvil con la denominación de una generación anterior? Pues a Xiaomi. Meses después de haber comenzado a comercializar el Mi6, la marca china acaba de lanzar el Mi5X. Es ya el quinto miembro de la familia Mi5, que nació el año pasado y que promete seguir dando guerra unos meses más. Porque el Mi5X es un terminal especialmente interesante por su relación calidad-precio.

Eso sí, su diseño resulta más que conocido. En realidad, es un calco de todos los móviles que han ido adoptando las formas del iPhone 7 Plus. Si no fuese por el hecho de que el Mi5X tiene el sensor de huellas dactilares en la parte trasera, sería difícil distinguirlo del aparato de Apple, del OnePlus 5, o del OPPO R11, por poner algunos ejemplos. ¿Es eso, en sí, algo negativo? No, salvo que uno le exija algo de originalidad a su móvil.

La experiencia con el Xiaomi Mi5X. (Z. A.)
La experiencia con el Xiaomi Mi5X. (Z. A.)

Hay que reconocer que Xiaomi ha utilizado buenos materiales y que al cogerlo la sensación es la de un terminal 'premium' y no la de un 'smartphone' que se puede comprar en tiendas como GearBest por unos 240 euros. El cuerpo metálico es fino y ligero. Los acabados son notablemente buenos, y las curvas en las esquinas lo hacen cómodo de manejar. A la vista solo salta un elemento que podría haberse mejorado: los marcos superior e inferior del móvil resultan demasiado gruesos, sobre todo teniendo en cuenta que el lector de huellas está detrás.

La sensación es la de un terminal 'premium' y no la de un 'smartphone' que se puede comprar por unos 240 euros

En el interior, los elementos del Mi5X siguen el estándar de la gama media. El móvil corre con un chip Qualcomm Snapdragon 625, que funciona con ocho núcleos a una frecuencia máxima de 2 Ghz, acompañado de 4 GB de memoria RAM. Es más que suficiente para todo tipo de usuarios, aunque no tiene el glamur de las especificaciones de la gama más alta. El almacenamiento interno es de 64 GB pero, como sucede con la mayoría de los teléfonos chinos, quienes lo deseen pueden utilizar el segundo hueco de la parrilla 'dual SIM' para aumentar su capacidad con una tarjeta MicroSD.

La pantalla de 5,5 pulgadas tiene una resolución FHD y se comporta especialmente bien en condiciones de mucha luz. Que Xiaomi no haya optado por una QHD se agradece, sobre todo porque el Mi5X cuenta con una batería de 3.080 mAh que difícilmente duraría un día de uso con una resolución 2K. En este caso, día y medio está garantizado si no consumimos mucho contenido audiovisual y nos contenemos con los juegos. En cualquier caso, la carga rápida nos proporciona casi la mitad de la capacidad de la batería en 30 minutos. No es la más veloz del mercado, pero no está nada mal.

La cámara dual del Xiaomi MiX5. (Z. A.)
La cámara dual del Xiaomi MiX5. (Z. A.)

Aunque en su publicidad Xiaomi trata de hacer creer que el sonido del Mi5X está a la altura de quienes han adoptado chips Hi-Fi, lo cierto es no es nada del otro mundo. Pero el terminal incorpora un elemento que gustará a muchos: la radio FM. Y, con ella, el jack de auriculares, que está ya en peligro de extinción. Eso sí, el Mi5X tiene una carencia que a estas alturas ya parece imperdonable: el chip NFC, que apenas cuesta un par de euros y que resulta cada vez más útil, ya sea para hacer pagos 'online' o para tomar el metro con el móvil como tarjeta de transporte.

En cualquier caso, la marca de Pekín tiene claro cuál es el principal atractivo del –suponemos– último miembro de la familia Mi5: la cámara dual. Es lo que publicita por todas partes en China y hay que reconocer que se trata de la mejor cámara doble en este rango de precio. Puede incluso competir con la de aparatos bastante más caros, como el OPPO R11.

Entre sus mayores aciertos se encuentra el haber optado por incluir dos ópticas diferentes y no la misma con dos sensores, uno de color y otro monocromo. La principal diferencia está en que eso nos permite hacer un 'zoom' de dos aumentos sin pérdida de calidad, algo que sucede cuando el acercamiento se hace mediante 'software'. Además, logra que el 'modo retrato' sea mucho más preciso: el fondo se difumina de forma más natural que cuando el efecto lo hace solo un algoritmo.

"El 'software' de control de la cámara incluye modos como el del 'selfi grupal', que hace una ráfaga de fotos y luego escoge la cara más favorecida"

Entre las pegas destacan la falta de un estabilizador óptico –algo de lo que carecen también el OnePlus 5 ni el OPPO R11 pero que sí monta el Mi6–, y la luminosidad de las lentes, que se queda en f 2.2 para el gran angular y f 2.6 para el tele. La combinación de estos dos inconvenientes hace que, a pesar de tener buen pulso, las fotografías en condiciones de poca luz no sean muy satisfactorias. Se les echa en falta mayor definición.

Eso sí, a pleno día y en la mayoría de ocasiones, la cámara ofrece resultados magníficos. Una vez más, el 'modo retrato' de Xiaomi es el que mejor detecta los diferentes planos, y aunque la interfaz podría ser más completa –falta, por ejemplo, la posibilidad de guardar archivos RAW–, el 'software' de control de la cámara incluye modos curiosos como el del 'selfi grupal', que hace una ráfaga de fotos y luego escoge la cara más favorecida de cada uno de los protagonistas para crear un 'collage' final cuyo resultado en sorprendentemente bueno. Así, no hay peligro de que alguien salga con los ojos cerrados, por ejemplo.

Foto en HDR tomada con el móvil. (Z. A.)
Foto en HDR tomada con el móvil. (Z. A.)

Finalmente, en el apartado del sistema operativo no hay mucho que decir. Más que nada porque el Mi5X todavía incluye la capa Android MIUI 8, que hemos analizado con otros dispositivos –como el Mix o la pareja de los Mi5S–. Habrá que esperar unas semanas hasta que esté listo el MIUI 9, que primero llegará al Mi6. En cualquier caso, se trata de una de las capas de personalización más completas y que permiten una mayor personalización del teléfono, pero ha quedado un poco obsoleta y necesita actualizarse.

En definitiva, todo apunta a que el Mi5X es una rareza en el catálogo de Xiaomi, sobre todo por haber llegado después del Mi6. Solo un móvil antes –el Mi4S– lo hizo, e incluso en ese caso fue presentado a la vez que el Mi5, no después. No funcionó. Habrá que ver si tiene sentido desde la perspectiva empresarial, pero no hay duda de que para el usuario medio es una opción interesante. Sobre todo para el que dé prioridad a la cámara sobre el diseño o la potencia, aunque en ese último apartado poco más se puede pedir en este rango de precio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios