Es noticia
Menú
Probamos el Oppo R11: el 'iPhone' chino a mitad de precio más fiable que verás
  1. Tecnología
Desde 400 euros

Probamos el Oppo R11: el 'iPhone' chino a mitad de precio más fiable que verás

Los smartphones de la firma China Oppo venden más en su país de origen que la mismísima Apple. Su nuevo móvil estrella, el R11, aspira a seguir la misma línea. ¿Merece la pena?

Foto:

Después de haber logrado batir al iPhone en China con sus modelos R9 y R9s, Oppo ha renovado ahora su buque insignia con la intención de plantarle cara al próximo terminal de Apple. Y, a juzgar por los casi 26 millones de personas que siguieron en ‘streaming’ la gala de su lanzamiento, el R11 llega con muchas posibilidades de volver a coronarse rey en el mercado más jugoso del planeta. Y lo mejor: de plantar cara a los grandes fabricantes fuera del gigante asiático.

Quizás lo que más llama la atención es que lo vaya a tratar de hacer con un diseño que es calcado al del iPhone 7 Plus. Y, sí, es también idéntico al del OnePlus 5. Las similitudes con este último son más comprensibles porque ambas marcas pertenecen al conglomerado BBK, pero es imposible no sentir una punzada de decepción al comprobar que las líneas de los tres teléfonos son extremadamente parecidas. La cámara dual está en el mismo sitio y sobresale casi lo mismo, incluso la curva que dibujan las antenas es igual. Lo que diferencia al Oppo en eso último es que utiliza las bandas ultrafinas que ha diseñado, y que le dan un mínimo toque distintivo.

Eso sí, nada más agarrarlo, el Oppo R11 sorprende gratamente por dos cosas: por su ligereza -pesa 150 gramos, 3 menos que el OnePlus y 38 menos que el iPhone 7 Plus- y por lo fino que es -6,8 milímetros, 0,5 menos que el OnePlus y el iPhone 7 Plus-. A pesar de ello, mantiene el jack estándar de auriculares, algo que algunos todavía agradecemos.

placeholder (Z. A.)
(Z. A.)

Las calidades de los materiales utilizados también son merecedoras de aplauso. El cuerpo metálico le confiere al terminal un aspecto ‘premium’ gracias a su atractivo acabado sedoso. Es mate pero a la vez brilla según cómo le dé la luz. Y resulta muy limpio. Las huellas apenas se notan. Lo que sorprende un poco es que al color del móvil que hemos probado en Teknautas lo llamen dorado, porque parece gris o casi rosado dependiendo de la luz bajo la que esté. Pero en ningún caso se parece al amarillo que luce en la foto de la caja, lo cual, todo sea dicho, es un alivio.

Finalmente, la gran diferencia entre el R11 y los otros dos clones está en el precio. En España, el último terminal de Oppo se puede adquirir a través de canales como Aliexpress por unos 400 euros, lo cual supone una rebaja de cien euros sobre la versión más barata del OnePlus 5. Comparado con el móvil estrella de Apple, el Oppo solo cuesta la mitad.

Carencias (comprensibles)

Pero hay razones para esa diferencia de precio. Están en el interior. Al contrario de lo que sucede con sus más directos competidores, el R11 no está equipado con la tecnología más puntera ni va sobrado de potencia. Incorpora un procesador Qualcomm Snapdragon 660, con ocho núcleos que operan a una frecuencia máxima de 2,2 Ghz. No está mal pero son especificaciones propias de la gama media. Al chip lo acompañan 4 GB de memoria RAM, que eran adecuados para los buques insignia de hace un año pero que ahora saben a poco. Sobre todo cuando el OnePlus 5, que se fabrica en las mismas instalaciones, viene con 8 GB.

placeholder (Z. A.)
(Z. A.)

Por otro lado, la pantalla AMOLED de 5,5 pulgadas es de gran calidad, pero la resolución de la misma se queda en FHD. Es una buena medida para preservar los 3.000 mAh. de la batería -que corre más de lo esperado-, pero también se queda corta para quienes comienzan a disfrutar de la realidad virtual. Y lo mismo sucede con la falta del chip NFC. ¿Por qué, Oppo, por qué? Teniendo en cuenta que en ciudades como Shanghái o Pekín el móvil se puede utilizar gracias a este elemento como tarjeta de transporte, cuesta entender que no lo haya incluido.

Finalmente, también sorprende que el fabricante chino haya optado por un puerto MicroUSB y no por el USB-C que ya se ha popularizado entre casi todas las marcas. Eso sí, la carga rápida VOOC continúa siendo de las mejores. En nuestra prueba, el terminal cargó un 64% de la capacidad de la batería en 30 minutos y al 100% llegó en solo 79 minutos. Con un uso moderado, el R11 puede durar día y medio, pero el consumo de vídeo en redes sociales puede acortar esa duración a un día pelado.

El sensor de huellas dactilares es, de nuevo, el más rápido y preciso que hemos probado. Incluso con un leve toque es suficiente para desbloquearlo

Entre los aspectos más positivos del terminal está el uso de componentes de gran calidad en elementos que a veces se dejan de lado. Por ejemplo, el sensor de huellas dactilares es, de nuevo, el más rápido y preciso que hemos probado. Incluso con un leve toque es suficiente para desbloquearlo, y funciona aunque tengamos la yema mojada. Por otro lado, el R11 es capaz de recibir señal de Wifi en zonas donde un Xiaomi Mi6 no es capaz de conectarse. Y la transmisión por Bluetooth, utilizando un Huawei P10 como terminal de origen y de destino, es también mucho más veloz que en el último Xiaomi.

Cámara de altura

Donde el R11 también da la talla es en las cámaras. Al fin y al cabo, Oppo se denomina a sí misma ‘experta en fotografía’. En esta ocasión, la cámara dual sigue también la estrategia de la que monta el iPhone 7 Plus: un objetivo gran angular en una lente, y un ‘teleobjetivo’ en la otra. Esto permite hacer un zoom óptico de dos aumentos sin pérdida de calidad. Por si no nos habíamos dado cuenta todavía del parecido con el OnePlus 5, el R11 monta los mismos objetivos: el primero viene emparejado con un sensor de 16 megapíxeles y tiene una apertura f 1,7, mientras que el segundo capta imágenes de 20 megapíxeles y es un poco menos luminoso, f 2,6. Para colmo, como sucede con el OnePlus, el Oppo tampoco incluye un estabilizador óptico.

(Z. A.) (Z. A.)(Z. A.) (Z. A.)

A pesar de esa carencia, las imágenes que toma son muy buenas. Sobre todo durante el día, cuando la estabilización no es un problema. De noche, el grano no se nota demasiado porque el ‘software’ lo tapa de forma que la foto queda como blanda, sin mucha definición. Además, para tomar buenas imágenes con el zoom y poca luz hay que tener muy buen pulso. No obstante, hay que reconocer que pocos móviles ofrecen resultados tan buenos por el precio del R11. Y la cámara selfi de 20 megapíxeles, capaz de aplicar el filtro de ‘belleza’ incluso en el vídeo -fenomenal para retransmitir en vivo o hacer videoconferencias-, es la mejor.

Finalmente, el sistema operativo también deja buen sabor de boca. La capa de Android ColorOS 3.1 está basada en el último sistema de Google -7.1-, y le saca jugo. Es intuitiva y muy personalizable, aunque no llega al extremo del MIUI de Xiaomi, y ofrece un amplio abanico de opciones de seguridad que muchos de sus competidores no tienen. Las funciones gestuales también son interesantes y funcionan correctamente, así como la clonación de aplicaciones para poder gestionar dos cuentas del mismo servicio de forma simultánea, algo muy útil teniendo en cuenta que el terminal cuenta con SIM dual y que se pueden gestionar a la vez el número de teléfono personal y otro del trabajo. Una característica curiosa es la implantación de una ‘papelera’ como en los ordenadores. Allí van a parar los archivos que borramos durante 30 días. Así no hay peligro de equivocarse.

El Oppo R11 es una gran alternativa para quienes quieran el OnePlus 5 pero deseen ahorrarse cien euros

Oppo también ha decidido mostrar la mayoría de las funciones más habituales -encendido y apagado de elementos como GPS, WiFi o Bluetooth, regulación de la luminosidad de la pantalla, calculadora o linterna- en un menú desplegable que se activa desde la parte inferior de la pantalla, algo que resulta más cómodo que hacerlo desde la parte superior.

placeholder (Z. A.)
(Z. A.)

Un plus de la versión internacional es que incluye el idioma español de forma oficial, sin chapuzas en las traducciones. Eso sí, nosotros hemos probado la versión de Singapur, así que hemos tenido que lidiar con el engorroso cargador de tres pinchos británico.

¿Me lo compro?

Nadie duda de que el R11 sea un terminal muy atractivo que ofrece una excelente relación calidad-precio. Sin embargo, resulta difícil predecir si continuará cosechando el rotundo éxito del que han disfrutado sus predecesores. La principal pega que tiene es, precisamente, que se diferencia poco del R9 y del R9s. Un procesador más rápido y un mínimo de 6 GB de memoria RAM le habrían proporcionado más ventaja, pero es evidente que no va destinado a un público especialmente exigente con los parámetros técnicos. Es, por lo tanto, una gran alternativa para quienes quieran el OnePlus 5 pero deseen ahorrarse cien euros. Y, seguramente, la descomunal campaña de marketing que la marca ha desplegado por toda China le va a dar el impulso que necesita para volver a hacer sombra a Apple.

Después de haber logrado batir al iPhone en China con sus modelos R9 y R9s, Oppo ha renovado ahora su buque insignia con la intención de plantarle cara al próximo terminal de Apple. Y, a juzgar por los casi 26 millones de personas que siguieron en ‘streaming’ la gala de su lanzamiento, el R11 llega con muchas posibilidades de volver a coronarse rey en el mercado más jugoso del planeta. Y lo mejor: de plantar cara a los grandes fabricantes fuera del gigante asiático.

Oppo IPhone
El redactor recomienda