Es noticia
Menú
El OnePlus 5 ya está aquí: este es el mejor Android chino (aunque imite a Apple)
  1. Tecnología
el anti iphone contraataca a partir de 499 euros

El OnePlus 5 ya está aquí: este es el mejor Android chino (aunque imite a Apple)

La joven marca china crea de nuevo un 'smartphone' sin rival en 'hardware'. Pero copia el diseño del iPhone 7 Plus y del OPPO R11

Foto: Este es el nuevo OnePlus 5. (Zigor Aldama)
Este es el nuevo OnePlus 5. (Zigor Aldama)

Pocas marcas consiguen provocar tanta expectación con un lanzamiento como la china OnePlus. Apple es una de ellas. Y con el OnePlus 5 se hace evidente que hay algo más en lo que ambas se parecen, porque lo primero en lo que uno piensa cuando saca de la caja el último terminal de la empresa de Shenzhen es en el iPhone 7 Plus. La compañía china acaba de presentar su nuevo buque insignia para 2017 (del que ya se había filtrado absolutamente todo) y en Teknautas ya lo hemos probado a fondo. El OnePlus 5 llegará en dos variables: una con 6GB de RAM y 64GB de almacenamiento por 499 euros y otra de 8GB de RAM y 128GB de disco duro por 559 euros. ¿Merece la pena?

Lo primero que salta a la vista es que hay demasiadas coincidencias en el diseño del nuevo OnePlus 5 y del iPhone 7 Plus. Sin embargo, los que vivimos en China sabemos que existe un ‘smartphone’ que se parece todavía mucho más. De hecho, resulta difícil encontrar siete diferencias entre el OnePlus 5 y el recién estrenado OPPO R11, que pertenece a la misma compañía matriz.

Este excesivo parecido lastra la primera impresión de un aparato que, por otra parte, resulta esbelto, robusto a pesar de ser extremadamente fino, y espectacularmente bien fabricado. El metal mate —‘negro de medianoche’ en el caso del que hemos probado en Teknautas— es de un tacto muy agradable, casi sedoso, y las formas del cuerpo hacen que sea cómodo sujetarlo. No obstante, el magnífico pulido del aluminio y los 7,25 milímetros de grosor del cuerpo hacen que también resulte un poco resbaladizo.

A primera vista, y comparado con los anteriores buques insignia de OnePlus, además de algo más de audacia en la estética se echa de menos que la cámara no se haya instalado en el centro del aparato, algo que evitaría la aparición ocasional e indeseada de un dedo en la imagen. Por su parte, el panel frontal también da la sensación de ser muy genérico, y se parece a los últimos móviles que han lanzado Meizu, OPPO, Huawei, e incluso Xiaomi. Podría haber marcado algo más de diferencia reduciendo el marco superior, pero no lo ha hecho.

Finalmente, alguno se preguntará por qué OnePlus ha saltado del 3T al 5. ¿El 4 dónde está? La pronunciación de ese número en chino es muy similar a la de la palabra ‘muerte’, razón por la que ha decidido obviarlo.

Afortunadamente para OnePlus, la extraordinaria potencia y la gran calidad de los componentes utilizados en el 5 facilita que se olvide rápidamente todo lo anterior. Al fin y al cabo, el nuevo buque insignia es el teléfono más rápido y poderoso que hay actualmente en el mercado. Viene equipado con el último chip de Qualcomm, el Snapdragon 835 —con ocho núcleos que funcionan a una frecuencia máxima de 2,45 Ghz—, y con hasta 8GB de memoria RAM y 128GB de almacenamiento interno (una versión inferior incorpora 6GB de RAM y 64GB de capacidad).

Por si fuese poco, OnePlus también marca diferencias en otros componentes que suelen pasar más desapercibidos. Adopta, por ejemplo, una memoria RAM del tipo LPDDR4x —la más rápida—, tecnología UFS 2.1 en el almacenamiento —lo cual se nota sobre todo en la velocidad del terminal—, una GPU Adreno 540 —indicada para gráficos de juegos muy exigentes—, Bluetooth 5.0 —que duplica la velocidad de la generación anterior, y se nota—, y Wifi 2x2MIMO.

Comparado con el iPhone 7, el OnePlus 5 obtiene velocidades de transferencia de datos y de descarga de archivos muy superiores

Son elementos a los que se presta poca atención pero que terminan determinando la satisfacción en la experiencia del usuario. Comparado incluso con el iPhone 7, el OnePlus 5 obtiene velocidades de transferencia de datos y de descarga de archivos muy superiores. También utiliza, junto a los de OPPO y Huawei, el lector de huellas más rápido y eficaz que hemos probado; y los tres micrófonos con cancelación de ruido funcionan a las mil maravillas.

Otro de los elementos estrella del terminal es su sistema de carga rápida, Dash Charge. En la prueba que hemos realizado, el OnePlus 5 ha logrado en 30 minutos un 61% de carga en la batería de 3.300mAh. Con un cuarto de hora más ha alcanzado el 85%, y el 100% ha llegado a los 68 minutos. Gracias a la optimización de los componentes y del sistema operativo, la semana que lo hemos estado utilizando ha acabado cada día con un mínimo del 18% de batería y un máximo del 37% la jornada que menos le exigimos. No es descabellado pensar que se puede estirar su vida útil a los dos días completos utilizando las funciones de ahorro de batería.

Pero no existe el terminal perfecto. Aunque el OnePlus 5 se acerca bastante, tiene varias sombras. La más llamativa es la resolución de la pantalla de 5,5 pulgadas, tamaño fetiche de OnePlus. A pesar de que la competencia ha adoptado ya el QHD, la del 5 se queda en FHD, con una densidad de 401 ppp. La calidad del panel AMOLED es muy satisfactoria, pero se queda un poco corta para quienes quieran disfrutar de la realidad virtual, cada vez más extendida.

Sin estabilizador óptico

El segundo elemento que sorprende lo hace por su ausencia, sobre todo porque OnePlus lo adoptó ya en su segundo buque insignia. La falta de un estabilizador óptico en la cámara principal lo deja en clara desventaja frente a algunos de sus competidores más potentes. Desde la empresa justifican esta decisión argumentando que la gran luminosidad del objetivo principal —con una apertura máxima de f1.7— es suficiente para lograr imágenes de gran calidad incluso en condiciones de poca luz. Sin duda, es una lente magnífica, comparable a la que monta Samsung en el Galaxy S8. Y el sensor es todavía más generoso que el de la compañía surcoreana, ya que ofrece imágenes de hasta 20 megapíxeles.

Pero el estabilizador óptico hubiese sido un plus enorme. Sobre todo para quienes no tienen un pulso de hierro. Porque el OnePlus 5 viene con una cámara dual que utiliza la misma tecnología del iPhone 7 Plus. Eso quiere decir que uno de los objetivos es gran angular —capta un amplio ángulo de visión— y otro es estándar —lo que permite hacer un zoom de 2x sin perder calidad—.

No obstante, cuanto más ‘largo’ es el objetivo, más crítico es un pulso estable porque incluso un movimiento leve se puede traducir en fotos borrosas. Y la lente estándar del OnePlus no es, ni de lejos, tan luminosa como la gran angular. De hecho, una apertura f2.6 es poco si se quieren obtener buenos resultados de noche o en interiores oscuros.

Dicho esto, lo cierto es que los resultados del OnePlus 5 son muy buenos. Lo hemos comparado con el iPhone 7, el Huawei P10, y el Xiaomi Mi6. A pesar de que esos disponen de estabilizador, no logran superar al 5 en muchas ocasiones. El OnePlus logra un buen rango dinámico y no perfila en exceso las siluetas como hace el Huawei, que no cuenta con zoom óptico. Además, el logaritmo especial que ha desarrollado OnePlus se nota cuando se hace zoom digital hasta 8x, con resultados decentes. En condiciones de poca luz, no obstante, la lucha está muy reñida, y en muchos casos el 5 contrasta en exceso las tomas.

En la imagen bajo estas líneas se pueden comparar los resultados entre OnePlus e iPhone 7 Plus.

En la siguiente imagen se pueden comparar los resultados del OnePlus 5 frente al Huawei P10.

Por último, así luce el OnePlus 5 frente al Xiaomi Mi 6.

Afortunadamente, a la hora de hacer vídeo —con resolución de hasta 4K—, el usuario sí que puede utilizar el estabilizador electrónico, que logra movimientos más fluidos gracias a recortar levemente la imagen para eliminar las vibraciones. En el caso de la cámara anterior —la de los selfis— el OnePlus bate sin problemas a la competencia con un sensor de 16 megapíxeles que hará las delicias de los más narcisistas.

A pesar de que la interfaz que controla las cámaras es muy completa e incluye un modo profesional que permite controlar casi todas las variables de la toma —desde la velocidad, hasta la sensibilidad, pasando incluso por la temperatura de color—, el OnePlus 5 no es capaz de batir al Huawei P10, que sigue dando el mayor número de opciones al usuario.

El software para controlar la cámara no lograr superar al del Huawei P10, que ofrece un buen número de opciones al usuario

En cuestiones de ‘software’, el 5 incluye un sistema operativo basado en Android 7.1 que desarrolla novedades interesantes. No es que sea pionero en nada, y tampoco ofrece un grado de personalización tan elevado como el de Xiaomi con MIUI, pero Oxygen ha dado un paso de gigante y adopta lo mejor de diferentes capas del sistema de Google.

La suya es tan liviana como intuitiva. Están los iconos gestuales de siempre y alguno nuevo, como las capturas de pantalla extendidas con tres dedos o el dibujo de letras a las que se les puede dar la función que uno desee. El acceso a todas las aplicaciones se hace deslizando simplemente el dedo desde la parte inferior, y el ‘armario’ que a la izquierda de la pantalla de inicio guarda las aplicaciones y los contactos que se utilizan más frecuentemente agiliza el uso del terminal.

Además, OnePlus ha incluido un modo ‘no molestar’ desarrollado para el momento en el que el usuario está jugando, ha introducido tres intensidades de vibración —al final si el móvil está sobre la mesa puede hacer tanto ruido como si suena—, y 5 tipos de llamadas entrantes para que sea fácil discernir las importantes de las que no lo son tanto. OnePlus también ha incluido una ‘caja fuerte’ que sirve para proteger con contraseña o huella dactilar documentos o aplicaciones que queramos mantener seguras.

Finalmente, la joven empresa de electrónica ha mantenido su botón lateral deslizante para controlar las notificaciones, un elemento que desarrolló para el OnePlus 2 y que ha tenido muy buena aceptación desde entonces. No en vano, facilita mucho la gestión de qué y quienes pueden llamar nuestra atención en cada momento.

¿Me lo compro?

En definitiva, como es habitual ya en la marca china, el OnePlus 5 ofrece el mejor ‘hardware’ del momento a un precio muy competitivo. Además, en esta ocasión ha mejorado considerablemente la experiencia de usuario con la nueva versión de Oxygen que, según nos cuentan desde el cuartel general de la empresa, todavía irá adoptando nuevas sorpresas.

Eso sí, el teléfono ya no es la ganga de hace un par de años. A pesar de ello, merece la pena pagar los 60 euros de diferencia que hay entre la versión más completa y la básica —lo que no se entiende es por qué el aparato resulta mucho más barato en Estados Unidos—.

De esta forma, la única pega puede ser la excesiva similitud del diseño con el iPhone 7 Plus. Y las exageradas coincidencias con el del OPPO R11 hacen pensar que, teniendo en cuenta que esa compañía no vende oficialmente en los mercados más desarrollados, OnePlus se está convirtiendo en la marca de OPPO para Europa y Norteamérica. En cualquier caso, hay que reconocer que, quizá con la excepción del Xiaomi 6, el OnePlus 5 es el ‘smartphone’ con mejor relación calidad-precio del mercado ahora mismo.

Pocas marcas consiguen provocar tanta expectación con un lanzamiento como la china OnePlus. Apple es una de ellas. Y con el OnePlus 5 se hace evidente que hay algo más en lo que ambas se parecen, porque lo primero en lo que uno piensa cuando saca de la caja el último terminal de la empresa de Shenzhen es en el iPhone 7 Plus. La compañía china acaba de presentar su nuevo buque insignia para 2017 (del que ya se había filtrado absolutamente todo) y en Teknautas ya lo hemos probado a fondo. El OnePlus 5 llegará en dos variables: una con 6GB de RAM y 64GB de almacenamiento por 499 euros y otra de 8GB de RAM y 128GB de disco duro por 559 euros. ¿Merece la pena?

OnePlus
El redactor recomienda