nI LA TECNOLOGÍA ESTÁ PROBADA, NI HAY DINERO

Por qué el 'revolucionario' transporte Hyperloop es (de momento) puro 'hype'

Desde que Elon Musk reviviera la idea en 2013, varias empresas se han lanzado a crear Hyperloop, un transporte de cápsulas en tubos capaces de viajar a 1.200 km/h. De momento es pura teoría

Foto: (Imagen: HTT)
(Imagen: HTT)

¿La tecnología? ¡No es un problema! ¿El dinero? ¡Tampoco! ¿El terreno? ¡Ya lo tenemos! Con este optimismo describe Dirk Ahlborn, emprendedor alemán de 38 años afincado en Los Ángeles, su plan para crear Hyperloop, un nuevo medio de transporte que, según él, "será revolucionario". Ahlborn es consejero delegado de Hyperloop Transportation Technologies (HTT), una de las 'startups' que intenta hacer realidad la idea presentada por Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, en 2013. "Va a cambiar el mundo", dice Rob Lloyd, al frente de Hyperloop Technologies, otra de las empresas que persigue lo mismo. Pese al entusiasmo, la realidad es que una larga lista de obstáculos técnicos, económicos y regulatorios hace que Hyperloop sea, de momento, pura especulación.

"Piensa en uno de los trenes bala actuales y ponle un tubo gigantesco alrededor creando un interior de baja presión para que el tren vaya más rápido pero gastando poca energía. Es tan simple como eso". Así describe Dirk Ahlborn a 'Teknautas' el concepto detrás del Hyperloop. Pese a la supuesta simplicidad, Ahlborn y su compañía, Hyperloop Transportation Technologies, aún no ha podido demostrar que algo así vaya a funcionar. Como muy pronto, veremos un primer modelo de este sistema a finales de 2018 o comienzos de 2019. Eso si todo va bien. 

La idea del Hyperloop no es nueva. El concepto de un tubo de vacío o a muy baja presión en cuyo interior circulan cápsulas que transportan pasajeros ya lo propuso en 1970 el físico Robert Salter. Nunca se llegó a intentar. Elon Musk propuso una idea muy similar en el 2013, explicando (vagamente) en un informe (lo puedes leer aquí al completo) cuáles serían los requerimientos técnicos y financieros.

¿Qué cantidad y tipo de energía se necesitaría? ¿Cuál sería el coste de producirla? ¿Cuánto consumiría exactamente Hyperloop? Preguntas sin respuesta

Desde entonces, 'startups' como la que dirigen Ahlborn o Lloyd (dimitió de su puesto de presidente en Cisco con una cláusula de no irse a ningún competidor) se han lanzado a la carrera de construir Hyperloop y lograr el sueño de viajar por tierra a 1.200 km/h. Madrid- Barcelona o Los Ángeles- San Francisco en menos de media hora. Según ellos, no hay ningún reto tecnológico ni de seguridad, es perfectamente posible. Ingenieros y especialistas piensan lo contrario. 

Energía, rozamiento y vacío

Uno de los puntos clave que Hyperloop Transportation Technologies no ha aclarado todavía es la cantidad de energía que sería necesaria para propulsar las cápsulas dentro de los tubos a baja presión y si el coste de dicha energía haría el proyecto viable o no. "El sistema funcionará 100% a base de energía renovable. El cosumo será inferior a la cantidad producida, por lo que no solo será rentable, sino que incluso podríamos ofrecer billetes gratis o a un precio muy bajo", explica Ahlborn a 'Teknautas'.

Ilustración de cómo sería el Hyperloop de prueba de 8 km en Quay Valley de Hyperloop Transportation Technologies. (Imagen: HTT)
Ilustración de cómo sería el Hyperloop de prueba de 8 km en Quay Valley de Hyperloop Transportation Technologies. (Imagen: HTT)

¿De qué cantidad y tipo de energía estamos hablando? ¿Cuál sería el coste de producir esa energía? ¿Cuánto consumiría exactamente un sistema como Hyperloop? Preguntas sin respuesta. "Aún no hemos calculado todo eso, estamos en la fase de diseño, pero creemos que es perfectamente posible", dice Ahlborn.

Investigadores como John Hansman, profesor de aeronáutica en el MIT, ya expresaron en el pasado dudas sobre la viabilidad técnica de Hyperloop en el frente energético. Las cápsulas con viajeros circularían dentro de tubos a una presión muy baja, un 0,1% de presión atmosférica. Esto requiere mucha menos energía que intentar hacerlo en el vacío absoluto pero, según explicó Hansman al MIT Technology Review, "mantener las bajas presiones exigirá cantidades sustanciales de energía. Saber exactamente cuánta dependerá de cosas como el sellado del sistema". En España, el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronauticos de España (COIAE) prefiere incluso no pronunciarse sobre el proyecto. "No hay apenas información técnica detallada como para saber si tiene viabilidad o no", reconoce un portavoz a 'Teknautas'. 

(Imagen: HTT)
(Imagen: HTT)

Más allá de las dudas energéticas, tampoco hay información concreta sobre cómo Hyperloop lidiaría con el rozamiento del aire restante en la estructura (el enorme ventilador al frente de las cápuslas no disiparía todo el aire), cómo ese rozamiento afectaría al consumo energético y cómo se lograría sellar por completo los tubos. "La ingeniería consiste en convertir ideas en cosas concretas. El informe [original de Elon Musk, en el que se basa el trabajo posterior de las 'startups'] pasa por encima de los retos técnicos de transitar de un sistema de baja presión a otro de presión atmosférica normal como habría en las estaciones. ¿Cómo sería el sellado?", se pregunta el físico Stephen Granade. Nuevamente, no hay respuesta. Ni en el informe inicial de Musk, ni en las pruebas realizadas hasta ahora por las 'startups' hay detalles sobre cómo se abordará esta cuestión.

Diseño y seguridad

Hay dos frentes técnicos adicionales sobre los que tampoco hay ninguna certeza hasta ahora. Por un lado, cómo será el diseño del trazado y cuáles las curvas máximas que los tubos y las cápsulas podrían resistir a 1.200 km/h. Por otro, las medidas de seguridad en caso de emergencia (accidentes, incendios, terremotos...).

"20 países ya han mostrado interés por invertir en Hyperloop", dice Ahlborn. ¿Cuáles? "No puedo revelar nombres, estamos en la fase de negociación"

Según Granade, "un tubo de hyperlooop no sería capaz de curvarse de forma pronunciada. ¿Qué ocurre si tienes que atravesar montañas con grandes túneles? A 1.200 km/h mejor no girar de forma brusca...".

Ahlborn explica a 'Teknautas' que tanto el diseño como las medidas de seguridad no son nada diferentes a sistemas convencionales de transporte. "Irás mucho más seguro en Hyperloop que en un avión. El sistema se construye sobre pilones convencionales, por lo que se puede integrar la misma tecnología de seguridad que en la industria aeroespacial o en los edificios en caso de terremotos. También habrá salidas de emergencia con un sistema de despresurización en caso de que haya cualquier problema". Todo suena muy bien, salvo por el hecho de que ni Ahlborn, ni Musk ni nadie ha probado todo esto en realidad. 

¿Pruebas reales en 2019?

El futuro inmediato de Hyperloop descansa ahora en un piloto que tendrá lugar en Quay Valley, una nueva ciudad futurista que debería haberse hecho realidad hace tiempo en California pero cuyo comienzo se retrasó durante años por problemas legales. En teoría será una ciudad que se alimentará exclusivamente a base de energía solar, donde toda el agua se reciclará y que albergará complejos hoteleros y enormes centros comerciales. La construcción debería arrancar el año que viene. El medio de transporte que unirá algunas de sus instalaciones será Hyperloop.

Así sería el interior de una de las cápsulas de Hyperloop. (Imagen: HTT)
Así sería el interior de una de las cápsulas de Hyperloop. (Imagen: HTT)

"Construiremos un trazado de ocho kilómetros, será el primero al que podrán subirse personas. Estará todo listo a finales de 2018 o comienzos de 2019", asegura Ahlborn. La idea parece extramadamente ambiciosa teniendo en cuenta que Hyperloop Transportation Technologies aún no ha logrado construir un modelo a escala completa y que muchos de los módulos están por probar. "Hemos probado casi todos los componentes por separado. Algunos en cámaras de vacío, otros con simulaciones por ordenador... Estamos todavía en fase de diseño", dice Ahlborn. 

Cuando a este emprendedor se le pregunta por la prueba irrefutable de que estamos ante un proyecto viable y no una ilusión, responde al instante: "Tenemos el apoyo de compañías como Oerlikon, son especialistas en la fabricación de cámaras de vacío, han trabado por ejemplo en el Colisionador de Hadrones del CERN. ¿Crees que ellos se involucrarían en un proyecto que no tuviera futuro? Además, 20 países ya han mostrado su interés por invertir en Hyperloop". ¿Qué países? "No puedo revelar ningún nombre, estamos en fase de negociación". 

Empleados sin sueldo, 'startup' sin dinero

Otro de los puntos que lleva a sospechar de la viabilidad de Hyperloop tal y como lo plantean las primeras 'startups' es precisamente su condición de 'startup'. Estamos ante un brutal proyecto de infraestructura. Según Elon Musk, se necesitarían 6.000 millones de dólares para conectar Los Ángeles con San Francisco, una cifra que para muchos ingenieros es en realidad demasiado optimista. La compañía que lidera Ahlborn asegura que solo necesitará 150 millones de dólares para construir el piloto de Quay Valley de 8 kilómetros. 

Dirk Ahlborn, consejero delegado de Hyperloop Transportation Technologies. (Foto: HTT)
Dirk Ahlborn, consejero delegado de Hyperloop Transportation Technologies. (Foto: HTT)

"El dinero no es un problema. Ahora estamos levantando nuestra primera ronda de financiación, de 50 millones. No es cuestión de tratar de encontrar a alguien que te apoye, es cuestión de seleccionar al mejor socio", asegura Ahlborn, quien no especifica sin embargo cuánto dinero llevan conseguido hasta ahora de los 150 millones que neceistan. "De momento todo se ha hecho con autofinanciación", dice.

Ahlborn ha logrado convencer a más de 450 personas, principalmente ingenieros, para trabajar "gratis" en Hyperloop Transportation Technologies un mínimo de 10 horas a la semana y un máximo de lo que quieran. "Reciben 'stock options', opciones a tener acciones de la empresa si todo marcha bien", dice Ahlborn. Irónicamente, en lugar de basarse en algo tan tangible como la ingeniería, la infraestructura y el dinero, el futuro de Hyperloop Transportation Technologies de momento parece basarse en la fe en que todo irá bien. Y en la capacidad de Ahlborn para convencer a los inversores de que será así. Ya se sabe: sin certezas nadie presta dinero. Y sin dinero no hay Hyperloop. Próxima parada, ¿2018?

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios