los primeros pasajeros subirán en 2018

¿Ciencia ficción? La construcción de Hyperloop comenzará en 2016

El sistema de transporte ideado por Elon Musk está un paso más cerca de convertirse en realidad, una vez que la empresa Hyperloop Transportation Technologies consiga 88 millones de euros

Foto: ¿Ciencia ficción? La construcción de Hyperloop comenzará en 2016

La primera vía de Hyperloop, el futurista sistema de transporte ideado por Elon Musk, comenzará a ser construida en 2016, lo que supone un importante paso para que el proyecto se vuelva realidad. Así lo ha anunciado la empresa Hyperloop Transportation Technologies, que asegura que esta primera pista recorrerá ocho kilómetros alrededor de California, y que (de momento) no alcanzará los 1.000 km/h que el vehículo podría alcanzar según el CEO de Tesla Motors, sino que sólo viajará a unos 320 km/h. Además, y según adelantan a Teknautas, los primeros pasajeros subirían en 2018.

Los 88 millones de euros necesarios para su construcción (aproximadamente un tercio de lo que costó el tranvía de Parla) serán recaudados por Hyperloop Transportation Technologies a través de una oferta pública de venta en el tercer trimestre de este año, donde el público podrá adquirir acciones. Hasta ahora, la compañía había conseguido fondos gracias al crowdfunding, pero este sería incapaz de recolectar tanto dinero. A pesar de esto, los 88 millones son una cantidad muy inferior a los más de 6.000 millones de euros que costará el modelo definitivo, aunque sin duda será un primer paso.

Sus ocho kilómetros de recorrido ni siquiera se acercan a los casi 650 km que tendría el diseño final, capaz de transportar pasajeros desde el norte al sur de California en media hora, pero el director ejecutivo de la empresa, Dirk Ahlborn, ha aclarado a Wired que "no es una pista de prueba".

El diseño que mostró Musk en 2013 promete velocidades que superen los 1.000 km/h, una meta que este primer Hyperloop no podrá alcanzar, debido a que la pista será demasiado corta: requeriría al menos 150 km para poder correr tanto. Sin embargo, Ahlborn asegura que no es la velocidad lo que quieren probar de momento, sino que el objetivo sería "demostrar que el sistema funciona a escala real para inmediatamente generar beneficios para nuestros accionistas a través de los viajes".

Por esto, el primer prototipo se centrará en poner a punto componentes como la estación, el sistema de embarque o el diseño de la propia cápsula. El reto es demostrar que Hyperloop no es ciencia ficción, que es una realidad factible en la que vale la pena invertir y trabajar. Y, a partir de ahí avanzar hasta lograr un producto como el presentado por Musk en 2012.

Hyperloop es, probablemente, la idea más futurista del CEO de Tesla Motors, Elon Musk, algo que ya es mucho decir para él. Se trata de un sistema de transporte de alta velocidad en el que cápsulas viajan sobre un colchón de aire en el interior de un tubo a velocidades de más de 1.000 km/h.  Además de ser rápido, es sostenible medioambientalmente y de diseño abierto.

Un proyecto tan ambicioso no podía carecer de controversia, y hasta ahora no han faltado los escépticos. Algunos, como el profesor de aeronáutica y astronáutica del MIT John Hansman, consideran que Hyperloop es técnicamente posible, pero que sería demasiado caro mantener la eficiencia energética del viaje. Mantener sellados los tubos al vacío es todo un reto, así como impulsar las cápsulas a tanta velocidad. Esto sin olvidar lo poco agradable que podría resultar la experiencia para los pasajeros.

La ciudad verde de Quay Valley

Quay Valley es una ciudad que se levantará de la nada en 30 kilómetros cuadrados de terreno entre San Francisco y Los Ángeles. Será una población sostenible de unos 150.000 habitantes, que se alimentará enteramente de energía solar. Y se trata también del sitio que albergará el primer circuito de Hyperloop. Vale que el propio Elon Musk ya ha comenzado a levantar una pista en Texas, pero es un circuito de prueba con una escala reducida que se limitará a estudiar los retos físicos del vehículo.

Los 88 millones de euros necesarios para su construcción serán recaudados por Hyperloop Transportation Technologies a través de una oferta pública de venta en el tercer trimestre de este año

“Con Quay Valley queremos crear una comunidad basada en la sostenibilidad económica, social y medioambiental, y para ello es necesario reducir la dependencia de los coches”, asegura el principal desarrollador tras esta ciudad californiana, Quay Hays. “Por este motivo, Hyperloop es el transporte ideal para una comunidad como la nuestra”.

En cuanto a la empresa encargada de obrar la gesta, Hyperloop Transportation Technologies es más bien una comunidad de unos 200 ingenieros de EEUU que por el día trabajan en sitios como la NASA o Boeing, y por la noche pasan su tiempo libre intentando solucionar los problemas a los que se enfrenta el vehículo de Musk. Junto a ellos trabaja un grupo de 25 estudiantes de arquitectura y diseño de la Universidad de California en Los Ángeles. Este variopinto proyecto fundado por Ahlborn se gestó en torno a JumpStartFund, una compañía del mismo innovador que combina elementos de crowdfunding y crowdsourcing

Viajar a semejantes velocidades atravesando un tubo parece cosa de ciencia ficción, y en realidad lo es. El sistema ha sido comparado con los cilindros que se muestran en la serie de Matt Groening Futurama, pero también con tecnologías futuristas aparecidas en obras tan antiguas como Un expreso del futuro (1895), del hijo de Julio Verne, Michel Verne. Una vez se coloque la primera piedra en Quay Valley, el sueño de Elon Musk estará un paso más cerca de convertirse en realidad.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios