Schornberg (Henkel): "Si los negocios no integran la sostenibilidad en su modelo, no tendrán futuro"
  1. Sociedad
directivos por la economía circular

Schornberg (Henkel): "Si los negocios no integran la sostenibilidad en su modelo, no tendrán futuro"

Hablamos con Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica, sobre el papel que juegan las grandes empresas en una recuperación económica, social y verde

placeholder Foto:  Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica.
Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica.

Han pasado ya 60 años desde que Henkel aterrizara en nuestro país. Más de medio siglo después, las familias continúan cuidando de sus hogares e higiene personal con marcas como Wipp, Estrella, Schwarzkopf, La Toja, Loctite o Pritt. Seis décadas en los que esta industria ha ido evolucionando y acompañando a los ciudadanos gracias a la aplicación de las nuevas tencologías que han ido apareciendo a lo largo del tiempo; una carrera que no tiene visos de terminar. Además, ahora se enfrenta a una de las mayores crisis del milenio, la climática, donde cada compañía debe ser responsable de los recursos que produce y consume para mejorar la calidad del planeta.

Hablamos con Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica, en el ciclo de encuentros ‘Directivos por la economía circular’, sobre los desafíos que plantea la pandemia en materia de sostenibilidad y el papel que juegan las grandes empresas en una recuperación económica, social y verde.

PREGUNTA. Antes de que se desatara la pandemia, el Informe Cotec sobre la situación de la economía circular en España denunciaba que la transición hacia este modelo productivo se había estancado y no avanzaba al ritmo necesario, debido en parte a la situación económica de entonces. ¿Cree que un escenario de recesión como el que nos deja esta crisis del covid-19 favorece un avance hacia una economía circular?

RESPUESTA. La pandemia se ha extendido rápidamente por todo el mundo y ha generado una crisis en casi todos los países. Además, las sociedades han tomado conciencia del nivel de vulnerabilidad de sus sistemas sociales y económicos, así como de la importancia de la seguridad, la salud y del medioambiente. En este sentido, por cómo se ha generado la crisis del covid-19, conceptos como sostenibilidad y economía circular sí han crecido en el nivel de prioridades a focalizar por parte de los Gobiernos, instituciones y empresas.

P. Un estudio realizado el pasado año por Gratix afirma que el 68% de los españoles considera que toda la ciudadanía debe tomar partido de forma urgente y poner de su parte para asegurar la supervivencia del planeta, ¿qué hábitos ha incorporado usted en su día a día para transitar hacia la economía circular?

R. Así es, todos debemos tomar partido y todos podemos comenzar a potenciar el progreso hacia una economía circular simplemente adoptando pequeños gestos en nuestras vidas. Gestos que, practicados a diario y multiplicados por los millones de habitantes del planeta, marcarían una gran diferencia. Personalmente, he aplicado los principios básicos de la economía circular en mi día a día; principios con los que, seguro que todos estamos familiarizados como reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar y reciclar, pero también consumir de forma responsable. Trato de reducir sobre todo la cantidad de productos o artículos de un solo uso, como pueden ser las bolsas de plástico, y reducir el desperdicio alimentario. También intento reutilizar y reparar objetos cuando es posible para darles una segunda vida y elegir electrodomésticos de clasificación A.

P. Hablando de hábitos, el reciclaje es ya la práctica más extendida entre los ciudadanos preocupados por cuidar del planeta, ¿cómo lo valora? ¿Cree que esta práctica podría servir de impulso a la adopción de otros pilares de la economía circular, como son reducir y reutilizar?

R. Estoy completamente de acuerdo. Reciclar es una práctica vital para el planeta y entre todos tenemos que trabajar para incrementar todavía más los datos de reciclaje en España. Creo que vamos por muy buen camino, ya que la sociedad está cada vez más concienciada. Las empresas, así como las marcas, ponemos mayores facilidades para que reciclar sea una tarea sencilla. Además, cada vez más los consumidores confían en las propuestas de productos sostenibles y naturales. Es cierto que en España se recicla y mucho, pero creo que podemos seguir avanzando. En este sentido, el diseño de envases cada vez más sostenibles y la fabricación de envases con plástico reciclado juegan un papel fundamental.

placeholder Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica.
Rodolfo Schornberg, presidente de Henkel Ibérica.

P. Como empresa que pertenece a Ecoembes, ¿cómo ha sido de relevante esta entidad sin ánimo de lucro en la historia del reciclaje en España?

R. Henkel Ibérica fue una de las primeras empresas en adherirse a Ecoembes. Esto quiere decir que llevamos más de 20 años colaborando conjuntamente, incluyendo el símbolo del Punto Verde en los envases, fomentando una economía circular y liderando el diseño de 'packaging' sostenible. Durante estas dos décadas, el reciclaje ha evolucionado positivamente en nuestro país y Ecoembes ha sido un agente importante al realizar un papel gestor ejemplar, además de acercar la concienciación ambiental y el reciclaje a la sociedad, tanto a ciudadanos como empresas, y sensibilizar sobre la importancia de esta práctica. Y lo ha logrado por su constante innovación, a sus campañas, a ofrecer herramientas para facilitar el reciclaje y a la puesta en marcha de iniciativas para evitar que los residuos terminen en el medioambiente. Dos ejemplos que destacaría son: las campañas de recogida de residuos en la naturaleza que organiza junto con SEO BirdLife y la implementación piloto de nuevas fórmulas como el sistema de devolución y recompensa de Reciclos. Este permite que el modelo de reciclaje de envases del contenedor amarillo evolucione gracias a la tecnología móvil y a incentivos verdes para premiar el comportamiento medioambiental responsable, que está funcionando muy bien en varias ciudades.

"Utilizamos técnicas de diseño que nos permiten eliminar características que no son esenciales para cómo los consumidores utilizan el producto"

P. Convertirse en una empresa 100% positiva para el clima en los próximos 20 años es uno de sus principales objetivos, ¿a través de qué iniciativas pretenden conseguirlo?

R. Para lograr el compromiso establecido en el Acuerdo de París sobre Cambio Climático es necesario recortar las emisiones de CO2 ente el 80% y el 90% para 2050. En Henkel nos hemos propuesto el ambicioso objetivo de ser una empresa 100% positiva para el clima para 2040, es decir, 10 años antes de lo establecido en dicho acuerdo. Para ello invertimos el 3% de nuestras ventas globales en I+D y empleamos a más de 2.500 profesionales para seguir desarrollando productos y soluciones innovadoras. Las innovaciones son sostenibles, ya que desde hace años trabajamos bajo la premisa de que cada nuevo producto que se lanza al mercado debe contribuir a la sostenibilidad para aportar mayor valor a nuestros clientes y consumidores, mientras reducimos la huella medioambiental de las operaciones que generamos.

El desarrollo de este tipo de innovaciones permite a la compañía contribuir a reducir las emisiones de CO2 y limitar el calentamiento global. De este modo, nos centramos en reducir la huella de CO2 de nuestra producción en un 75% para 2030; y nuestros esfuerzos incluyen cubrir el 100% de nuestra demanda de electricidad con energía renovable. También queremos sustituir los combustibles fósiles restantes con alternativas neutras como el biogás o el gas generado por conversión de CO2. Y, además, suministraremos a terceros cualquier energía excedente neutra en carbono que no necesitemos para nuestra producción. De esta manera, nos convertiremos en una empresa positiva para el clima, al evitar emisiones en nuestras actividades y al hacer posible que otras organizaciones se beneficien de la energía renovable.

P. El año pasado Henkel lanzó en Europa más de 700 millones de botellas de plástico 100% reciclado de sus productos de limpieza ¿de qué manera Henkel contribuye a la circularidad de los envases y un ‘packaging’ más sostenible en el resto de sus áreas?

R. Nuestro objetivo es diseñar envases con los materiales más sostenibles disponibles y utilizando la menor cantidad de materiales posibles: todo ello sin comprometer el rendimiento y garantizando la seguridad del producto y la protección durante su transporte. Para conseguirlo, utilizamos las técnicas de diseño de envases más avanzadas, que nos permiten, por ejemplo, diseñar los envases para que sean completamente reciclables, hacer envases más ligeros o eliminar características que no son absolutamente esenciales para la forma en que los consumidores utilizan el producto. Esto también nos ayuda a reducir el peso total del embalaje, minimizando la huella de carbono creada durante el transporte porque se necesita menos combustible al transportar cargas más ligeras. Así, trabajamos para que en 2025 el 100% de nuestros envases sean reciclables o reutilizables. A finales de 2020, lo habíamos logrado para casi el 90% de nuestros envases. Además muchas de nuestras marcas ya ofrecen productos con envases hechos de material reciclado. Estos son solo algunos ejemplos, pero somos conscientes de la necesidad de continuar progresando en esta línea. Por eso, tenemos como objetivo aumentar la proporción de plástico reciclado a más del 30% para todos los productos de bienes de consumo para 2025.

"Sabemos que aproximadamente dos tercios de la huella de CO2 de nuestros productos se genera durante su uso"

P. Sus productos son usados diariamente por millones de hogares, ¿cree que es necesario que compañías como Henkel eduquen a los ciudadanos para que hagan un uso responsable de los bienes que consumen?

R. A mi entender las empresas ya no tienen solo un papel económico como generador de actividad o empleo, sino también social. Concienciar a la ciudadanía es parte de esta tarea que tenemos que hacer todos juntos para conseguir un planeta más justo y sostenible para las futuras generaciones. Sabemos que aproximadamente dos tercios de la huella de CO2 de nuestros productos se genera durante su uso. Esto crea un alto potencial para reducir las emisiones, porque nuestras marcas y tecnologías se utilizan millones de veces cada día en hogares y en procesos industriales de todo el mundo. Pretendemos ayudar a que nuestros clientes y consumidores ahorren 100 millones de toneladas métricas de CO2 para 2025, suministrando productos innovadores que hagan posible la reducción del consumo de energía y agua. Gestos tan sencillos como poner la lavadora llena, seleccionar programas cortos y a bajas temperaturas nos ayudan a ahorrar energía y agua. En 2020 ya alcanzamos el hito de ahorrar 55 millones de toneladas de CO2.

P. Henkel Ibérica celebra este año su 60 aniversario en España, ¿qué destacaría como aportación a la sociedad durante estas seis décadas?

R. Nos sentimos muy orgullosos de aportar valor a la sociedad desarrollando innovaciones de éxito y generando miles de puestos de trabajo durante todos estos años. Pritt, Loctite, Wipp Express, Estrella, Somat, Bref, La Toja o Schwarzkopf son algunas de las marcas nacionales o internacionales que han roto moldes a lo largo de estos años apostando por hacer la vida diaria de las personas más fácil, agradable y mejor. Por ejemplo, Neutrex entró en el mercado español en 1972 como la primera lejía blanca especial para la ropa. Asimismo, Schwarzkopf fue la marca que creó el primer champú y la primera laca del mundo y Loctite o Super Glue se han convertido en palabras genéricas para referirse a esta categoría.

La apuesta de Henkel por el mercado ibérico también se ha materializado en la fábrica de Henkel en Montornés del Vallés, inauguarada en 1964, concretamente en el polígono industrial de Riera Marsà, el primero en España con servicio de viviendas, tiendas y una depuradora compartida con otras empresas. La fábrica comenzó con la producción de detergentes y actualmente fabrica más de 200.000 toneladas al año de detergentes, detergente líquido y adhesivos, emplea a más de 500 personas y exporta a más de 60 países. Además, en los últimos años, ha recibido importantes inversiones para ampliar sus instalaciones: 70 millones de euros que han permitido poner en marcha una nueva línea de envasado de detergentes, una nueva planta de producción de adhesivos para la industria aeroespacial y el nuevo almacén automático de Laundry & Home Care para el Sur de Europa. En materia de sostenibilidad, hemos alcanzado hitos como la obtención del sello de sostenibilidad DGNB Gold en la planta de adhesivos para la industria aeroespacial en 2020, primero otorgado en la Península Ibérica.

"Con la digitalización podemos obtener información precisa sobre la disponibilidad, la ubicación y el estado de los materiales"

P. Este año se ha puesto de manifiesto que la digitalización no es una mera tendencia, sino un instrumento de cambio. ¿Cómo cree que la transformación digital ayuda en la transición ecológica?

R. Con la digitalización podemos obtener información precisa sobre la disponibilidad, la ubicación y el estado de los materiales; ayudarnos a identificarlos y localizarlos en cualquiera de sus etapas para saber de dónde provienen; y además nos puede ayudar a conocer cómo aprovecharlos mejor. La digitalización es un factor crucial para controlar el impacto ambiental en la fabricación. Con la transformación digital y la implementación de tecnologías de vanguardia, hemos logrado procesos de fabricación más eficientes, minimizar los residuos que generamos e incluso evitar producir más de lo necesario. Llevamos muchos años trabajando en esta línea y ha sido nuestra apuesta por la digitalización y la sostenibilidad de modo conjunto lo que ha ayudado a que nuestro centro de producción de Montornés haya sido reconocido recientemente como la primera fábrica modelo de la Península Ibérica por el World Economic Forum.

P. Hace 30 años apenas sabíamos qué significaba la palabra sostenibilidad y ustedes ya lo contemplaban en su hoja de ruta, ¿cómo ha evolucionado este concepto en tres décadas y a qué retos se enfrentan en el futuro?

R. Así es. Recientemente hemos publicado nuestro trigésimo Informe de Sostenibilidad, un documento que presentamos anualmente desde 1992 y que recoge nuestro progreso en materia de sostenibilidad. Con esta 30ª edición, podemos decir con orgullo que somos una de las pocas empresas, no solo de nuestro sector, también del entorno del DAX alemán, que es capaz de echar la vista tres décadas atrás en el compromiso con la transparencia y la sostenibilidad. Es uno de nuestros cinco valores corporativos y está totalmente arraigada en el ADN de la compañía. Procuramos siempre mantener el equilibrio entre el éxito económico, la protección del medioambiente y la responsabilidad social. Ya Konrad Henkel, nieto del fundador de la compañía, comentaba en la década de los 70 que "las empresas que solo piensan en términos de beneficios pronto tendrán mucho que perder".

Es cierto que durante estos 30 años, tanto el sector empresarial como la sociedad han avanzado mucho en materia de sostenibilidad. Los consumidores están muy concienciados con el medioambiente y ahora más que nunca piden compromiso y transparencia a las marcas, incluso llegando a decantarse por unas u otras en función de si su modelo de negocio es sostenible o no. Por eso, es muy importante que las compañías integren la sostenibilidad en su modelo de negocio y forme parte de su estrategia para afrontar los principales retos a los que se enfrenta el planeta. De lo contrario, sus negocios no tendrán asegurada la continuidad en el futuro. En Henkel nuestro compromiso se ha materializado a lo largo de los años con la inclusión de la sostenibilidad en nuestro modelo de negocio. Y continuamos manteniéndolo hoy en día, apostando por el desarrollo de innovaciones sostenibles, es decir, cada nuevo producto o tecnología que lanzamos al mercado tiene que impactar en alguna de las áreas focales establecidas en nuestra estrategia verde: perseguimos ser tres veces más eficientes mientras aumentamos nuestro valor y reducimos la huella medioambiental que producimos.

Directivos por la economía circular Economía circular