Paulo Soares (Campofrío): "En la economía circular, hay una oportunidad rentable"
  1. Sociedad
directivos por la economía circular

Paulo Soares (Campofrío): "En la economía circular, hay una oportunidad rentable"

Hablamos con Paulo Soares, director general de Sur de Europa de Sigma y CEO de Campofrío, sobre cómo la sostenibilidad es una herramienta para avanzar hacia modelos más justos

placeholder Foto: Paulo Soares, director general de Sur de Europa de Sigma y CEO de Campofrío.
Paulo Soares, director general de Sur de Europa de Sigma y CEO de Campofrío.

Campofrío, perteneciente al grupo global de alimentación Sigma, es una de las empresas de elaborados cárnicos más importantes de nuestro país. Sus productos continúan ocupando un lugar destacado en las neveras y despensas de los españoles, según el informe Brand Footprint 2020, realizado por Kantar. Y sus anuncios navideños han pasado a ser tan esperados como el sorteo de la Lotería.

Hablamos con Paulo Soares, director general de Sur de Europa de Sigma y CEO de Campofrío, en el ciclo de encuentros ‘Directivos por la economía circular’, sobre los cambios que ha experimentado el sector y cómo la sostenibilidad es una herramienta para avanzar hacia modelos más justos y respetuosos.

PREGUNTA. La lucha contra el cambio climático empieza por uno mismo para luego extrapolarlo al resto de los ámbitos. ¿Qué acciones lleva usted a cabo en su ámbito personal?

RESPUESTA. En mi familia lo tenemos muy internalizado: hemos hecho todo lo posible por enseñar a nuestros hijos desde pequeños a separar y clasificar los residuos correctamente, reciclar los envases o reducir el consumo de agua y electricidad al mínimo necesario.

P. Ustedes fueron uno de los servicios imprescindibles durante el confinamiento. ¿Qué medidas adoptaron para evitar el desabastecimiento?

R. Desde los inicios de la crisis, la prioridad de Campofrío estuvo en asegurar la salud de nuestros empleados y para ello teníamos que garantizar que nuestros centros de trabajo reforzaran las medidas de seguridad e higiene, conforme a los protocolos marcados por Sanidad. Unas medidas que, debido al sector en el que operamos, eran ya de por sí muy estrictas.

A continuación, y como empresa líder del sector, debíamos asegurar en todo momento el suministro y la disponibilidad de nuestros productos en todos los puntos de venta. Para ello, fuimos adaptando todos nuestros recursos y formas de trabajar a las variaciones de la demanda. En este marco, la agilidad y la flexibilidad de nuestros equipos para atender las cambiantes necesidades de nuestros clientes y consumidores se volvieron distintivos de nuestra forma de trabajar. La reorganización de los turnos de trabajo, la implementación de medidas de mejora de eficiencia en nuestras líneas, y el refuerzo de nuestro sistema de distribución han sido clave para garantizar el abastecimiento permanente de nuestros productos.

placeholder La fábrica de La Bureba en Burgos se ha convertido en la primera empresa cárnica en obtener el sello 'Residuo Cero'. (Cortesía)
La fábrica de La Bureba en Burgos se ha convertido en la primera empresa cárnica en obtener el sello 'Residuo Cero'. (Cortesía)

P. Empresas como Campofrío, que colaboran activamente con entidades como Ecoembes, tienen una implicación directa en una producción y consumo responsables. ¿Cómo impulsan la sostenibilidad de sus envases?

R. Entre las acciones que hemos implementado destaca, por un parte, la reducción de la cantidad de material de envase, logrando hasta el momento un 20% en término medio, sin comprometer en modo alguno la preservación y seguridad del producto. Por otro lado, la incorporación de material reciclado plástico, hasta donde técnicamente es posible. En la actualidad, el contenido de material reciclado de nuestros envases se sitúa en torno al 60% en loncheados y hasta el 85% en pizzas.

En esta línea, nos hemos convertido en la primera empresa del segmento de pizzas refrigeradas en conseguir la certificación de Ecosense, que garantiza que las bandejas alimentarias de PET, donde se envasan las pizzas en nuestra fábrica de Ólvega (Soria), incorporan material reciclado procedente de las mermas de fabricación o utilización de la propia lámina y/o bandeja. Asimismo, mantenemos una búsqueda continua de soluciones reciclables y alternativas al plástico plenamente viables y sostenibles, de la mano de proveedores globales expertos y estamos impulsando el concepto de mostrador sostenible, con el objetivo de promover la elección de charcutería al corte por parte de los consumidores. una alternativa de consumo que permite la reducción del uso del plástico en un 97,7%.

P. Los españoles cada día estamos más seguros de que la preservación del medioambiente a través del reciclaje es una labor de todos, habiéndose convertido en un hábito adquirido. Así lo demuestran los últimos datos sobre reciclaje, pero, ¿cómo valoran este aumento de las cifras en España? ¿Qué aspectos cree que debemos seguir reforzando los ciudadanos?

R. Aunque la concienciación medioambiental de los españoles es cada vez mayor y mejora cada año, aún nos queda mucho camino por recorrer. En este aspecto, junto al desarrollo de nuevos procedimientos y normativas que contribuyan a hacer más fácil la adopción de estos hábitos, sigue siendo fundamental educar a la sociedad en aspectos como: el consumo responsable, que permite reducir el desperdicio alimentario; o la adecuada clasificación y gestión de residuos de envases en el hogar, que facilita la reutilización y aprovechamiento de los bienes que adquirimos.

"Se torna necesario llevar a cabo una revisión de todos los procesos relacionados con el ciclo de vida del producto"

P. Y en lo que se refiere a las empresas, especialmente al sector del gran consumo, ¿qué palancas deberían impulsar para avanzar hacia la economía circular?

R. En primer lugar, debemos asumir que el modelo de producción lineal ya es obsoleto y que en la economía circular hay una oportunidad rentable para las empresas de cualquier sector. Si bien es cierto que hay muchas acciones que, de forma aislada, nos permiten avanzar en esta dirección, se torna necesario llevar a cabo una revisión de todos los procesos relacionados con el ciclo de vida del producto, desde su diseño hasta su reciclaje o revalorización, para garantizar una transición exitosa.

Para ello, y partiendo de un necesario proceso de transformación digital, será fundamental implementar cambios en las operaciones para ganar eficiencia y reducir el consumo energético; diseñar nuevos sistemas para la valorización de residuos y reciclado de envases; aplicar mejoras en la planificación de demanda para evitar excedentes; desarrollar soluciones de 'packaging' más sostenibles; reducir las emisiones de CO2 en el proceso de fabricación y en la actividad logística; optimizar la planificación de la demanda para evitar excedentes y obsolescencias; y crear campañas de concienciación ciudadana para explicar la gestión adecuada de los residuos y envases procedentes de nuestros productos.

P. Su fábrica burgalesa de La Bureba ha conseguido obtener recientemente el sello ‘Residuo Cero’, ¿cómo han conseguido esa certificación? ¿Qué acciones han llevado a cabo?

R. Nuestra fábrica de La Bureba en Burgos se ha convertido en la primera empresa cárnica en obtener esta certificación de Aenor, que acredita que el complejo valoriza y recicla más del 90% de sus residuos, evitando que estos tengan como destino final su eliminación en vertedero. Para adaptar el funcionamiento de la planta a un sistema medioambientalmente sostenible hemos introducido una serie de medidas entre las que destacan la implantación de la segregación en origen de todas las fracciones de residuos para aumentar al máximo su valorización. Para ello, se han incorporado nuevos equipos en el punto limpio final destinados a las nuevas fracciones de residuos y, en el interior de la planta, se han creado nuevos puntos intermedios. Asimismo, el personal de la fábrica recibió la formación correspondiente sobre esta nueva certificación y los cambios que se han introducido en la planta.

"Las marcas tenemos el reto de escuchar atentamente a nuestros consumidores para conectar con ellos de una forma eficaz"

P. Con la llegada de la pandemia, el consumo de plástico ha aumentado. ¿Qué estrategias están impulsando desde Campofrío para dar respuesta a un consumidor cada vez más preocupado por el uso de este material?

R. A día de hoy, el plástico continúa siendo el material más efectivo para servir de barrera a microorganismos y oxígeno, garantizando la conservación de los alimentos envasados, y la seguridad y salud de los consumidores. Más aún durante el coronavirus. El consumo de productos envasados ha aumentado considerablemente por la sensación de seguridad que generaban en el consumidor, revirtiéndose la tendencia de los últimos años.

No obstante, creemos firmemente que el desarrollo e implementación de soluciones de 'packaging' sostenible son claves para la transición hacia un modelo de economía circular y, por ello, desde la compañía estamos trabajando en diversos proyectos, en colaboración con proveedores y centros de investigación, para desarrollar soluciones más sostenibles que, a la vez, ofrezcan máximas garantías de seguridad y calidad de nuestros productos. Entre estos proyectos se encuentran la reducción de la cantidad de plástico en los envases, la incorporación de material reciclado en nuestro 'packaging', la búsqueda de materiales alternativos al plástico, y la promoción del mostrador sostenible (elección de charcutería al corte).

P. También se han convertido en una de las marcas de alimentación más virales durante esos meses críticos, según el estudio ‘Digitalización del sector gastronómico’, elaborado por Aplus Gastromarketing y Welovroi. ¿Cómo ayudan las redes sociales a crear conciencia entre la población?

R. Las redes sociales son fiel reflejo de la sociedad y una excelente herramienta para conocer sus percepciones y, por supuesto, para difundir iniciativas... Siempre que se consiga llegar a la razón y el corazón de quien está detrás de cada perfil. Por tanto, las marcas tenemos el reto de escuchar atentamente a nuestros consumidores para conectar con ellos de una forma eficaz. Solo de esta manera conseguiremos que se asimilen esos mensajes que ayudan a crear conciencia.

"El consumidor actual busca sabor, placer e indulgencia: desea alimentarse de forma equilibrada sin renunciar a disfrutar"

P. ¿Cree que el coronavirus ha cambiado al consumidor? ¿De qué manera?

R. La cuarentena ha dado paso a nuevas necesidades que están modificando los comportamientos de compra y de consumo. El consumidor actual busca sabor, placer e indulgencia: desea alimentarse de forma equilibrada sin renunciar a disfrutar. Asimismo, observamos un aumento de la búsqueda de una alimentación saludable y segura que nos ayude a protegernos de las enfermedades. Por ello, los consumidores buscan marcas en las que confiar, que les ofrezcan la máxima calidad y seguridad y que, además, demuestren una actuación responsable.

En materia de sostenibilidad, asistimos al auge del ‘consumidor consciente’, mucho más comprometido con su entorno y con la reactivación de los negocios y productos locales, por lo que esperamos un cambio hacia la compra de productos de cercanía. Finalmente, al incrementarse el consumo en el hogar, ha crecido la demanda de formatos prácticos para cocinar.

"La pandemia ha evidenciado la importancia de alcanzar un modelo de negocio sostenible y las empresas son la palanca del cambio"

P. Últimamente se ha puesto el foco a la industria cárnica en temas de sostenibilidad, ¿qué planes tienen a largo plazo para que esta industria sea más sostenible?

R. Para Campofrío, la sostenibilidad es una de nuestras prioridades de negocio y la abordamos desde diversos ejes. Apostamos por fomentar una alimentación equilibrada a través del desarrollo de nuevos productos bajos en grasa o reducidos en sal y azúcares, como la gama Cuida-T+; o reformulando algunas de nuestras referencias sin que estas pierdan sus propiedades organolépticas. Por otra parte, hemos trabajado para desarrollar nuevas categorías de productos que se adapten a nuevos tipos de consumidores. En esta línea, hemos incursionado en el mundo de las proteínas alternativas a la carne con nuestra línea de productos 'plant based' Campofrío Vegalia.

Nuestra apuesta por el modelo de economía circular seguirá liderando nuestras operaciones. En este aspecto, ya hemos obtenido grandes logros, como la certificación Residuo Cero de Aenor, obtenida por La Bureba, el buque insignia de la compañía en Burgos, y la certificación Ecosense, conseguida por la fábrica de Ólvega (Soria). Y en términos de bienestar animal, la planta de sacrificio y procesado de Campofrío Frescos, ubicada en Burgos, obtuvo recientemente la calificación de excelente en la auditoría de bienestar animal que, basada en el protocolo de referencia europeo Welfare Quality®, realiza la certificadora Aenor para evaluar aspectos como la alimentación, el alojamiento, la salud y el comportamiento adecuado dentro de las instalaciones.

P. Su estrategia está muy ligada a los 17 ODS de la Naciones Unidas. ¿Afectará la pandemia a la consecución de esos objetivos?

R. La pandemia ha evidenciado aún más la importancia de alcanzar un modelo de negocio sostenible y las empresas son la palanca del cambio que deben liderar esta trasformación. Por ello, nuestro compromiso con la sostenibilidad se encuentra más vigente que nunca y mantenemos nuestro firme objetivo de seguir contribuyendo a la solución de los problemas sociales, económicos y ambientales de nuestro planeta, aplicando prácticas de sostenibilidad en toda la cadena de valor, desde la granja hasta la mesa.

Cambio climático Economía circular Directivos por la economía circular