Calendario: Horóscopo chino 2018: cinco cosas que hay que saber del Año Chino del Perro
NUEVO AÑO CHINO

Horóscopo chino 2018: cinco cosas que hay que saber del Año Chino del Perro

El 16 de febrero de 2018 es el inicio del Año Nuevo Chino, que pone fin al año del Gallo. Os contamos algunas curiosidades sobre esta nueva etapa

Foto: El 2018 es el Año del Perro | Reuters
El 2018 es el Año del Perro | Reuters

Con el día de la luna nueva más cercano a la equidistancia entre los solsticios de invierno y primavera arranca cada año el Año Nuevo Chino, que poco o nada tiene que ver con el tradicional calendario por el que nos regimos en la mayoría de países occidentales. Para los asiáticos —el Año Nuevo Chino no se celebra únicamente en China— el inicio del año no es el 1 de enero, ni tampoco cae en el mismo día que el año anterior. En 2017, el Año Nuevo Chino llegó el 28 de enero; este año, es el 16 de febrero el día que nos despedimos de lo que ha sido el Año del Gallo para dar paso a una nueva etapa: el Año del Perro (狗—gǒu) de Tierra.

El calendario chino es, a diferencia del occidental, lunisolar, y se establece a partir de los movimientos tanto de la luna como del sol. Cada uno de los años del ciclo de doce años recibe el nombre de un animal diferente: la rata, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo. Estos animales interactúan con cinco elementos –tierra, aire, fuego, madera y metal– que conforman el carácter del nuevo año.

Para celebrar la entrada de la nueva etapa se celebra la Fiesta de la Primavera, que no es una festividad de un solo día, sino que se extiende hasta el 2 de marzo, el día del Festival da las Linternas o los Faroles, que marca el fin de las celebraciones del nuevo año. En virtud de la astrología china, además del 2018 han sido Año de Perro también los años 2006, 1994, 1982, 1970, 1958, 1946 o 1934: se repiten, como todos, cada 12 años, que es lo que dura el ciclo. El Año del Perro es el año en que todas las personas que hayan nacido bajo la influencia de este animal tendrán que protegerse de la mala fortuna.

  • El perro, el undécimo animal del calendario chino

El perro es el undécimo animal del calendario chino, justo el anterior al cerdo, el que cierra el ciclo. Según la mitología asiática, el emperador de Jade organizó una carrera con doce animales que necesitaba como guardias de palacio: el horóscopo se ha organizado según fueron llegando a la meta. En China todavía es común llamar a los perros Wang Cái, que significa "riqueza próspera".

  • ¿Yin o yang?

Cada animal está asociado a una de las dos partes que conforman el símbolo del taoísmo. Todos los perros, independientemente de a qué elemento estén asociados, pertenecen al yang.

Celebración del Año Nuevo Chino 2018 en Mianyang | Reuters
Celebración del Año Nuevo Chino 2018 en Mianyang | Reuters

  • ¿Qué caracteriza al Perro de Tierra?

Las personas nacidas bajo la influencia del Perro de tierra son tercas por naturaleza y no se dan por vencidas. La astrología china dice que estas personas no están excesivamente conectadas con el resto del mundo y la sociedad, pero aunque son testarudos, respetan las decisiones y perspectivas de los demás. Creen en la meritocracia y defienden la necesidad de trabajar duro para lograr lo que buscan. Sin embargo, lo que más caracteriza al perro es su lealtad: jamás abandonan a sus amigos o familiares.

  • Su suerte

Dice la mitología que los colores de la suerte para los nacidos en Año del Perro son el verde, el rojo y el morado; y el 3, el 4 y el 9 sus números más afortunados. La piedra que más atraería la buena fortuna sería la esmeralda.

  • Compatibilidad con otros animales del horóscopo

Al igual que ocurre con el resto de animales, todos los que conforman el horóscopo chino tienen otros signos con los que compatibilizan mejor. En el caso del Perro, el animal más compatible es el conejo: el perro se siente atraído por su bondad. Pero por su carácter pesimista, también se equilibran con el tigre, dada su tranquilidad de espíritu, y porque el tigre necesita la lealtad que puede proporcionar el perro. Con los caballos se entienden y respetan. En el otro lado de la balanza se encuentra el dragón, con el que no adquiere confianza y con el que puede discutir a menudo.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios