Es noticia
Menú
Más allá de Le Pen: la "inquietante" tendencia contra la OTAN genera nerviosismo
  1. Mundo
  2. Europa
ELECCIONES FRANCESAS

Más allá de Le Pen: la "inquietante" tendencia contra la OTAN genera nerviosismo

La base de votantes que apoyan posturas contrarias a la OTAN generan nerviosismo en Bruselas y Washington. "Es inquietante", admite el jefe de la diplomacia europea

Foto: Foto: EFE/Maurizio Gambarini.
Foto: EFE/Maurizio Gambarini.

A Francia le sigue gustando tanto la 'grandeur' como le gustaba hace tiempo, cuando Europa era todavía el centro del mundo. A París le gusta que la miren, que la sigan de cerca. Tener la sensación de que un mundo que ya no existe sigue gravitando alrededor de sus palacios y sus avenidas. Este domingo, Francia saciará esa necesidad. Todo el mundo observará la segunda ronda de las elecciones presidenciales francesas. Pero en los observadores no habrá ni esperanza ni expectativas de ser deslumbrados por esa 'grandeur' gala: solamente habrá una respiración contenida, una tensión reprimida. Las elecciones francesas se han convertido en una cuestión de seguridad.

La segunda vuelta será una reedición de la vivida ya en 2017. Entonces, Emmanuel Macron barrió a la candidata ultraderechista Marine Le Pen. Un 66% de los votos frente a un pobre 34%. Pero esta vez las encuestas dibujan un escenario diferente: todos siguen apostando por la victoria de Macron, pero también todos dan por hecho que el resultado será más ajustado. Y en Bruselas, cuando las encuestas arrojan esa imagen, es imposible no pensar en el Brexit. Así que los nervios están ahí.

Las ideas de Le Pen no inquietan únicamente en la Comisión Europea. Sus propuestas tensarían mucho las costuras de la Unión Europea, pero es que también incluyen sacar a Francia del mando unificado de la OTAN, generando bastante nerviosismo en Washington en un momento en el que la Alianza Atlántica se ha reactivado tras años de letargo. Eso sin tener en cuenta las relaciones estrechas que la candidata derechista ha exhibido con orgullo durante años con el régimen de Vladímir Putin, algo que, sin embargo, no le ha lastrado en los comicios.

placeholder Marine Le Pen durante un discurso electoral. (Reuters)
Marine Le Pen durante un discurso electoral. (Reuters)

Pero en Bruselas ya se mira más allá de esta segunda vuelta. Confían en que el presidente de la República maneje bien la situación y amplíe el resultado al que señalan las encuestas, como ya hizo de hecho en 2017. Se mira a la era pos-Macron, a las corrientes de fondo que se están viendo en los perfiles de los votantes.

"Si sumas el voto, que han tenido los extremos, más del 50 por ciento de los franceses están pidiendo salir del mando unificado de la OTAN. Eso son palabras mayores", señala Josep Borrell, alto representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, durante una entrevista con El Confidencial. Aunque subraya que no desea entrar en "asuntos internos" de un Estado miembro, admite que las elecciones francesas tienen muchas implicaciones internacionales.

"La mitad de la población se expresa políticamente, o directamente a favor de salir de la Alianza, como dice Jean-Luc Mélenchon [líder izquierdista de la Francia Insumisa], o del mando unificado, como dice Le Pen, aunque eso en la práctica equivale a lo mismo. La población [francesa] demuestra estar en unas coordenadas de comprensión del mundo que son inquietantes", señala el jefe de la diplomacia europea, que está comandando la respuesta de la Unión Europea a Rusia por la invasión de Ucrania y cuyo trabajo ya empieza a chocar con las posturas de Estados miembros como Hungría, con relaciones muy estrechas con Moscú, que pueden bloquear sanciones para las que es necesaria la unanimidad. El escenario de una Francia en manos de una líder prorrusa preocupa tanto a nivel de la Unión como a nivel de la OTAN.

Foto: Josep Borrell, alto representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad. (Reuters)

El cambio de discurso europeo de Le Pen, que ya no propone la salida de la Unión ni tampoco la salida del euro, ha contribuido a que la candidata ultraderechista haya recibido menos atención en Bruselas, pero analistas, expertos y distintas fuentes coinciden en señalar que cinco años de una Francia lepenista dejarían muchos daños estructurales en la UE, e incluso algunos explican que podría igualmente acabar desembocando en una salida.

"Le Pen ya no está proponiendo salir del euro, como en las últimas elecciones. Ahora ya no lo dice, pero pone unas determinadas ideas que, si son llevadas a la práctica, romperán los equilibrios institucionales en Europa. Esa elección no afecta solo a los franceses. Nos toca a todos", señala Borrell durante la entrevista, pidiendo mirar más allá de Le Pen. "La izquierda francesa se ha visto sometida a grandes controversias sobre si había que ayudar en Ucrania militarmente. A mí, francamente, los que dicen que no hay que ayudar a Ucrania militarmente me tienen que explicar cómo ven las consecuencias de debilitar a Kiev", explica.

A Francia le sigue gustando tanto la 'grandeur' como le gustaba hace tiempo, cuando Europa era todavía el centro del mundo. A París le gusta que la miren, que la sigan de cerca. Tener la sensación de que un mundo que ya no existe sigue gravitando alrededor de sus palacios y sus avenidas. Este domingo, Francia saciará esa necesidad. Todo el mundo observará la segunda ronda de las elecciones presidenciales francesas. Pero en los observadores no habrá ni esperanza ni expectativas de ser deslumbrados por esa 'grandeur' gala: solamente habrá una respiración contenida, una tensión reprimida. Las elecciones francesas se han convertido en una cuestión de seguridad.

Conflicto de Ucrania OTAN Elecciones Francia
El redactor recomienda