¿Quién teme a la delta? Los británicos se preparan para venir en tromba a España
  1. Mundo
  2. Europa
Sin miedo a la variante

¿Quién teme a la delta? Los británicos se preparan para venir en tromba a España

Reino Unido es el país más afectado de Europa por la variante india. Por lo tanto, a los británicos no es algo que les eche para atrás. Con todos los beneficios y riesgos que eso conlleva

placeholder Foto: Viajeros en la terminal 5 del aeropuerto de Heathrow. (Reuters)
Viajeros en la terminal 5 del aeropuerto de Heathrow. (Reuters)

Pongámonos en situación: jueves 11.30 de la mañana hora local. El titular de Transportes, Grant Shapps, comienza su esperada comparecencia en la Cámara de los Comunes. Los rotativos llevaban días dando por hecho cuál sería el anuncio. Pero faltaba la confirmación oficial. Y ahí estaba. El ministro anunciaba que, a partir del 19 de julio, los residentes en el Reino Unido con la pauta completa de vacunación que regresen desde países de la lista naranja —entre los que se encuentra España— no tendrán que hacer ya cuarentena. Se hizo la luz, literalmente, porque nadie recuerda un mayo, junio y julio consecutivo tan lluviosos. Seguramente los registros digan lo contrario. Pero, tras los largos confinamientos, la perspectiva es otra.

Para las 12.30 de la mañana, las reservas en Skyscanner (buscador de vuelos) se habían incrementado un 53% respecto al día anterior. Para las 13.30 horas, las reservas en la página web de British Airways habían crecido un 96%. Y, para final de la tarde, las de easyJet eran ya más de un 400%. España, de lejos, entre los destinos más solicitados. “La gente está desesperada por salir, hay un apetito increíble este verano por vacaciones fuera”, explica David Child, de la agencia de viajes Thomas Cook.

El aeropuerto londinense de Heathrow —en tiempos precovid uno de los más transitados de Europa— ha vuelto a utilizar ya sus dos pistas de aterrizaje y reabrirá su Terminal 3 el próximo día 15, cuando se prevé la reanudación de más servicios aéreos.

Foto: Turistas caminan por Palma de Mallorca. (Reuters)

¿Peligra la temporada turística? Desde luego no será por los británicos. Mientras en España se habla del miedo a una avalancha de cancelaciones por la desconfianza de los países europeos ante la expansión de la variante delta, a los 'british' —que siempre han supuesto la mayor clientela— les ha faltado tiempo para meter chanclas y calcetines blancos en la maleta. Aguardan el 19 de julio para salir con las mismas ganas que los toros de San Fermín antes del encierro.

Y eso que ya se está hablando de colas de hasta más de seis horas en los aeropuertos para comprobar que se cumplen todos los requisitos. Porque se quita la cuarentena, pero no los test. Sigue siendo obligatorias dos PCR o prueba de antígenos: la primera realizada entre 72 y 24 horas previas al vuelo de vuelta y la segunda dos días después de la llegada. Pero el pasajero tiene que demostrar que ha reservado y pagado previamente ese segundo test para poder pasar el control de pasaportes. Esto supone un coste extra (alrededor de 250 euros por persona), pero ni siquiera esto ha impedido a muchos hacer las maletas.

Siguen siendo obligatorias dos PCR o antígenos: una entre 72 y 24 horas previas al vuelo de vuelta y la segunda dos días después de la llegada

Los menores de 18 años tampoco tendrán que aislarse. En cuanto a los niños de entre cinco y 10 años solo deberán hacer la prueba de covid-19 del retorno y los más pequeños siguen exentos de estas normas. La exención de cuarentena a los vacunados con pauta completa (es decir, que hayan pasado 14 días desde su segunda dosis), de momento, solo se aplica a Inglaterra e Irlanda del Norte. Las autoridades de Escocia y Gales todavía se tienen que pronunciar al respecto.

Los medios británicos también se están haciendo eco del incremento de la variante delta en España. El propio 'Financial Times' lo llevaba a su portada, incrementando los miedos del turismo español, un sector que, en tiempos prepandemia, representaba el 12% de la economía nacional. Pero es precisamente Reino Unido el país más afectado de Europa por esta variante. Por lo tanto, a los británicos no es algo que les eche para atrás. Con todos los beneficios y riesgos que eso conlleva.

En Reino Unido, el ratio de contagios por cada 100.000 habitantes es de 302; comparado con los 201 de España. En Francia, es del 32,42 y en Alemania, del 5,8. Por lo tanto, las preocupaciones mostradas en los últimos días por la canciller alemana Angela Merkel, que llegó a pedir a todos los países de la UE que impusieran cuarentena a los británicos, son entendibles.

Foto: Boris Johnson, primer ministro británico. (EFE)

El jueves, Reino Unido registró 32.551 casos (un incremento del 24,99% respecto a la semana anterior), 35 muertes (un 46,61% más) y 2.209 hospitalizaciones (un 51.54% más).

Más de un centenar de científicos y doctores han firmado esta semana una carta, publicada en la revista especializada 'The Lancet', pidiendo a Downing Street que abandone sus planes para reabrir la sociedad el próximo 19 de julio en plena nueva ola de contagios. El propio Gobierno ha reconocido que los casos podrían llegar en las próximas semanas a los 100.000 diarios. Sin embargo, defiende que el exitoso programa de vacunación —donde el 87% de la población adulta ha recibido ya la primera dosis y el 65% cuenta con la pauta completa— está funcionando. No se ha roto el vínculo entre casos, hospitalizaciones y muertes, pero sí se ha debilitado lo suficiente como para animar al Ejecutivo a dar el paso definitivo. En el peor pico de la pandemia, más de uno de cada 10 casos registrados terminaban en el hospital. Hoy, es menos de 1 de cada 50.

Por su parte, en España, la campaña de vacunación continúa avanzando a un ritmo vertiginoso: el 57,5% de la población adulta ha recibido ya la primera dosis y el 43,3% cuenta con la pauta completa.

Tal y como ha avanzado el ministro de Transportes británico, los detalles de un plan para permitir que las personas vacunadas del extranjero puedan entrar en el Reino Unido sin tener que realizar cuarentena podrían anunciarse “en las próximas semanas”, ya que están “trabajando activamente” con el resto de países para alcanzar un acuerdo de homologación de pasaporte covid. En este sentido, sugirió que se podría permitir la entrada a los residentes de la UE antes que a los de Estados Unidos, ya que el bloque tiene un esquema de pasaporte de vacuna digital unificado.

Foto: Jóvenes en Magaluf. (Reuters)

Algunos países continúan a día de hoy imponiendo restricciones a los británicos. Italia, por ejemplo, requiere cinco días de aislamiento a la llegada, mientras que Francia, Alemania y Malta solo eximen de cuarentena a los británicos que estén completamente vacunados. Por su parte, Estados Unidos prohíbe por completo entrada de ciudadanos del Reino Unido.

El ministro de Transportes británico asegura que más de 30 países reconocen ya la aplicación del NHS (Sistema Nacional de Salud Pública) o la carta de un médico de cabecera como prueba de vacunación. Con el cambio de reglas para el próximo 19 de julio, muchos británicos temen que los precios se disparen. Pero, de momento, no está siendo el caso. Al menos en destinos como España o Francia.

Según easyJet, que ha registrado un incremento de reservas del 400% en las horas posteriores al anuncio del Gobierno respecto a la semana anterior, Alicante y Málaga en España, Faro en Portugal, Niza en Francia y Corfú en Grecia son los destinos más populares. Las aerolíneas podrían recibir una multa de hasta 2.300 euros por cada pasajero que entre en el Reino Unido sin verificar su estado de vacunación.

Reino Unido Miedo Aerolíneas Irlanda del Norte
El redactor recomienda