Es noticia
Menú
UK teme que sus ciudadanos se rebelen contra las medidas y se salten el aislamiento
  1. Mundo
  2. Europa
EL DOMINGO, MÁXIMAS DE 19ºC EN LONDRES

UK teme que sus ciudadanos se rebelen contra las medidas y se salten el aislamiento

El Departamento de Transportes ha registrado un incremento del uso del metro y del vehículo privado. Algunos autónomos, ante la tardanza de las ayudas, vuelven al trabajo

Foto: Recomendaciones para seguir el distanciamiento social en un parque de Londres. (EFE)
Recomendaciones para seguir el distanciamiento social en un parque de Londres. (EFE)

Italia no es el único país europeo al que preocupa que sus ciudadanos pongan en jaque los logros del aislamiento domiciliario contra el coronavirus. Reino Unido anda en las mismas. El país registró este miércoles un aumento en el uso del transporte —tanto del privado como del público—, que se mantenía en descenso desde que entraron en vigor las medidas de distanciamiento social.

Y son varios los posibles motivos de este incremento. En primer lugar, UK teme que las temperaturas moderadamente cálidas de este jueves y este viernes, que se mantendrán este fin de semana, animen a los británicos a salir de sus casas; especialmente durante las vacaciones de Pascua. Los próximos 10 y 13 de abril son festivos en gran parte del territorio.

Foto: Un italiano toma el sol en su balcón de la calle Francesco Acri en Roma. (EFE)

Además, diversas voces en Reino Unido advierten de que podrían producirse episodios de violencia si las medidas de confinamiento duran demasiado tiempo. Así se pronunció, entre otros, Mervyn King, exgobernador del Banco de Inglaterra, durante una mesa redonda. Y si las ayudas a autónomos y pequeñas empresas prometidas por el Ejecutivo de Boris Johnson tardan en llegar a sus destinatarios —se prevé que en junio estén todas entregadas—, muchos de ellos decidirán volver a trabajar, tal y como asegura un asesor gubernamental al diario 'The Telegraph'.

Por ello, diversos expertos recomiendan al Ejecutivo que ande con pies de plomo a la hora de levantar o ampliar las restricciones. Si hace lo primero demasiado pronto, podría comprometer los avances conseguidos hasta entonces. Y si las prorroga, no descartan que aumenten los incumplimientos o que las autoridades tengan que enfrentar una "rebelión" como la que pronostica el barón King, el hombre que encabezó el Bank of England durante la recesión de 2008.

En Italia, algunos alcaldes de localidades del sur del país también temen que el parón económico y la dilatación de la cuarentena hasta el 13 de abril provoquen altercados en bancos o supermercados.

placeholder El secretario de Comercio británico, Alok Sharma. (Reuters)
El secretario de Comercio británico, Alok Sharma. (Reuters)

Alok Sharma, el secretario de Comercio británico, insistió este miércoles en la idea durante una rueda de prensa: los ministros, aseguró, deben ser cautos para no causar un "segundo pico peligroso" si las medidas de aislamiento social se retiran antes de lo debido. Estos protocolos, implementados el pasado 24 de marzo, permiten a los británicos salir de sus casas para hacer ejercicio, ir a comprar productos de primera necesidad, acudir al médico y a trabajar, si no pueden hacerlo en sus hogares.

Los datos del uso del transporte registrado este miércoles —un 10% más de vehículos privados frente al día anterior—, calificados por la directora médica de Salud Pública de Inglaterra como "ligeramente preocupantes", sugieren que crecen los ciudadanos que pisan la calle. Y la desconfianza respecto al Gobierno, la subida de las temperaturas y que las ayudas aún no estén en los bolsillos de los autónomos no hacen sino aumentar la amenaza.

Italia no es el único país europeo al que preocupa que sus ciudadanos pongan en jaque los logros del aislamiento domiciliario contra el coronavirus. Reino Unido anda en las mismas. El país registró este miércoles un aumento en el uso del transporte —tanto del privado como del público—, que se mantenía en descenso desde que entraron en vigor las medidas de distanciamiento social.

Transporte Reino Unido Inglaterra Banco de Inglaterra Boris Johnson Recesión
El redactor recomienda