YA TIENE UN SUPERVIVIENTE ASIGNADO

Boris Johnson: del 'keep calm and carry on' a dar positivo en coronavirus

Dadas las circunstancias, el primer ministro, de 55 años, se autoaislará durante siete días en una habitación donde le dejan la comida en la puerta

Foto: Boris Johnson y el ministro de Sanidad, Matt Hancock, en una imagen de archivo. (Reuters)
Boris Johnson y el ministro de Sanidad, Matt Hancock, en una imagen de archivo. (Reuters)

“Una de las teorías es la de permitir que la enfermedad, por así decirlo, se mueva a través de la población, sin tomar medidas draconianas”, señalaba Boris Johnson en una entrevista con ITV el pasado 5 de marzo. Por aquel entonces, mientras que el coronavirus iba dejando ya una huella importante en España, Italia y Francia, la recomendación que seguía defendiendo Downing Street era la de lavarse las manos durante 20 segundos, concretamente, “el tiempo que se tarde en cantar dos veces Happy Birthday”. Lo cierto es el primer ministro británico perdió el control del mensaje antes de perder el control de la pandemia.

Boris Johnson: del 'keep calm and carry on' a dar positivo en coronavirus

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, se apresuró a recalcar que “la inmunidad colectiva” no era la política del Ejecutivo. “No es nuestro objetivo. Lo que queremos hacer es combatir el virus y proteger la vida, proteger a los vulnerables y al NHS (Sistema Nacional de Salud Pública)”, declaró.

Pero era tarde. La supuesta estrategia de “inmunidad colectiva” se había extendido a un ritmo incluso más rápido que el asesino silencioso del Covid-19. Incluso los periodistas más respetados del país, como Robert Peston, aseguraban que “para minimizar el impacto del virus, el Gobierno quiere permitir que pase a través de toda la población”.

De proteger la economía a los jubilados

Dominic Cummings, el poderoso asesor del “premier”, el hombre que realmente mueve los hilos en el Número 10, ordenó que había que realizar ruedas de prensa diarias porque realmente la comunicación no estaba funcionando.

Pero, poco a poco, se iban acumulando pinchazos. El mismo día en el que se recomendaba evitar el contacto social, Stanley Johnson, padre del primer ministro y asiduo a programas de televisión, recalcaba también en ITV que él “por supuesto” iba a “seguir yendo al pub”. Y posteriormente vino el reportaje de The Sunday Times que aseguraba que, a finales de febrero, el propio Cummings recalcó que había que “proteger la economía” y “si eso significa que algunos jubilados mueran, pues qué pena”. El Número 10 señaló que era “categóricamente incierto”.

Todo se recuerda ahora a modo de “Déjà vu” cuando Johnson ha anunciado que ha dado positivo en Covid-19. El “premier” empezó con síntomas el miércoles, el jueves se realizaba las pruebas y a media noche recibía la noticia. Pocos minutos después, su ministro de Sanidad también anunciaba que tenía el virus. El Reino Unido sufría este viernes precisamente su jornada más trágica: 181 víctimas mortales en tan solo un día. Los muertos han pasado de 578 a 759.

Por protocolo, Downing Street había preparado un plan de emergencia bautizado como “superviviente designado”: en caso de que Johnson enfermara, sería Dominic Raab -responsable de Exteriores y primer secretario de Estado- quien le sustituyese.

Business as usual... o no

Sin embargo, el líder “tory” ha publicado un video en redes asegurando que, de momento, tan sólo presenta “síntomas leves” por lo que sigue al mando. “Ahora estoy aislado, pero seguiré liderando la respuesta del Gobierno mediante videoconferencias mientras luchamos contra el virus. Juntos venceremos esto”, proclamaba. “Cuanto mejor cumplamos las medidas, más rápido superará nuestro país esta epidemia”, añadió. El confinamiento en el Reino Unido, que se impuso este lunes, durará en principio tres semanas.

Dadas las circunstancias, el primer ministro, de 55 años, se auto aislará durante siete días en una habitación donde le dejan la comida en la puerta. Su prometida, Carrie Symonds, de 32 años, está embarazada y permanece en otra estancia dentro de Downing Street. De momento, no se ha informado si ella también ha sido sometida al test.

En teoría, con Johnson continuando con las riendas del Gobierno nada cambia. “Business as usual”, que dirían los británicos. Pero, en la práctica, la noticia -que se conoce tan sólo dos días después de que el heredero, el príncipe Carlos, también anunciara que ha dado positivo- es tremendamente simbólica. Toca el centro neurálgico de un Gobierno que había estado nadando contracorriente.

El tiempo que tardó en imponer el confinamiento, le valió críticas de “priorizar la economía antes que las personas”. Este mismo viernes, le acusaban de “imponer ideología ante enfermos” tras saberse que Londres no se ha sumado la compra realizada por la UE de ventiladores, lo que habría supuesto un ahorro de tiempo y dinero. En un principio, el portavoz del Número 10 dijo que “el Reino Unido ya no es parte de la UE”. “Estamos realizado nuestro propios esfuerzos”, señaló. Pero tras conocerse que Bruselas sí ofreció a Londres la posibilidad de unirse a la compra, el portavoz echa ahora la culpa a “un error de comunicación”. “Por alguna razón, el email no llegó”, afirmó.

En los últimos días, Johnson ha estado en contacto con su Gabinete por videoconferencias. Sin embargo, sí ha mantenido reuniones personales con figuras claves, como Patrick Vallance, el asesor científico principal del Ejecutivo, o Rishi Sunak, responsable del Tesoro, quien en los últimos días ha compartido con el líder “tory” varias ruedas de prensa para anunciar diferentes paquetes de ayudas. Los dos también aparecían este jueves por la noche a las puertas del Número 10 para aplaudir a los Sanitarios. De momento, Sunak no se ha sometido a las pruebas al no presentar síntomas.

Las preguntas que algunos británicos se están planteando ahora - recogidas por la BBC- son ¿por qué Johnson o el príncipe Carlos, con síntomas leves, sí han tenido acceso al test cuando muchos sanitarios que están en primera línea, también con síntomas, aún no se han podido hacer la prueba?

Por cierto, la última vez que el “premier” despachó personalmente con Isabel II, de 93 años, fue el pasado 11 de marzo. Casa Real recalca que la soberana, aislada en el Castillo de Windsor, se encuentra con buena salud.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios