las elecciones siguen en polonia

La democracia, "paciente cero" en la Europa populista gracias al coronavirus

La crisis provocada por el coronavirus está siendo transformada en oportunidad por algunos gobiernos populistas, que aprovechan para extender su poder más allá de lo necesario

Foto: Seguridad del parlamento polaco. (Reuters)
Seguridad del parlamento polaco. (Reuters)

Es conocido que, en chino, la palabra "crisis" se escribe combinando "amenaza" y "oportunidad". En Europa, la crisis provocada por el coronavirus está siendo transformada en oportunidad por algunos gobiernos populistas que aprovechan para extender su poder más allá de lo necesario o para tomar medidas injustificables que pasan desapercibidas en un momento de incertidumbre como el que vivimos.

Francia, Serbia, Reino Unido, Macedonia del Norte e incluso cinco de los Estados Unidos han retrasado sus elecciones debido a la pandemia del coronavirus. Mientras tanto, en Polonia, las elecciones presidenciales siguen previstas para mayo. Incluso a pesar de que todos los candidatos excepto el actual presidente, Andrzej Duda, han decidido no hacer campaña.

Duda sigue celebrando mítines, estrechando manos, besando niños y visitando centros de trabajo e incluso hospitales (en todos los casos sin mascarilla ni otras medidas de protección), cuando se acaba de decretar la prohibición de que más de dos personas transiten juntas por la calle. Según algún periodista incrustado en la comitiva que acompaña al presidente en sus viajes, el ambiente es más embarazoso que optimista a pesar de que, según las encuestas, Duda ganará por una aplastante mayoría.

El presidente del coronavirus

La frase que nadie se atreve a decir, pero en la que todos piensan, es que Duda será recordado como el "presidente del coronavirus", porque está aprovechando la tregua de sus adversarios para hacer campaña en solitario. Por ejemplo, como señala el corresponsal en Londres del diario 'Gazeta Wyborcza', Stanisław Skarżyński, no resultaría justo celebrar elecciones cuando hay cientos de miles de polacos viviendo en países donde votar les resultará imposible debido al confinamiento.

Celebrar las elecciones en el actual escenario sería tan injusto como irresponsable. Injusto porque es el único candidato que hace campaña; irresponsable porque rompería la cuarentena recomendada por las autoridades de medio mundo y porque se trataría de unas elecciones claramente no democráticas. Por otro lado, para muchas de las personas que serán convocadas para trabajar en las mesas electorales, los cerca de 70 euros que se pagan por tal servicio son una oferta demasiado buena como para poder negarse a ella —y aún más en los tiempos que corren—.

El riesgo de celebrar unas elecciones nacionales ahora mismo es tan obvio que, incluso, el portavoz del Parlamento ha pedido que todos los procesos legislativos se lleven a cabo de manera telemática. Hay quien ha sugerido que los plenos se celebren en el Estadio Nacional de Varsovia para poder mantener una distancia prudente entre los diputados.

A primeros de marzo, cuando los números de infectados desataban todas las alarmas en Europa occidental, el por entonces único paciente del coronavirus en Polonia fue ingresado en un hospital tan mal equipado que los doctores suplicaron la ayuda de donaciones a empresas y ciudadanos. La falta de fondos venía de atrás: las consultas de oftalmología y laringología se habían cerrado y los fondos prometidos por el Gobierno tardaron tanto en llegar que el gobierno provincial tuvo que enviarles dinero mientras tanto.

Y para cuando, por fin, llegaron los camiones con trajes de protección, no incluían ni guantes, ni fundas para el calzado ni gafas. Parece claro que la decisión de cerrar las fronteras del país para contener la expansión del virus, aunque acertada, se precipitó debido al caos que conllevaría tener que hacer miles de pruebas e ingresos en una red hospitalaria maltratada por los presupuestos desde hace años. Polonia, país donde es casi imposible que ningún doctor residente cobre más de 1.000 euros, gasta un 4,7% de su presupuesto anual en sanidad, mientras que la media comunitaria es del 7%. Este país es uno de los pocos del mundo desarrollado donde está bajando la esperanza de vida.

Una matrona del hospital de Nowy Targ ha sido despedida hace poco por publicar fotos de sus condiciones de trabajo, donde ella misma se tuvo que hacer una mascarilla de protección contra virus. Y muchos se preguntan por qué, en plena crisis pandémica mundial, el presidente firmó una asignación de casi 500 millones de euros a la televisión pública, un organismo muy criticado por limitarse a hacer propaganda progubernamental, cuando lo que se necesita son más y mejores hospitales.

Bienvenidos a la dictadura del Covid

Por su parte, Viktor Orbán también ha visto una ocasión perfecta para poner en cuarentena a la democracia en Hungría. Una ley especial ha confirmado el estado de emergencia hasta 2021, la legislación a golpe de decreto (leyes aprobadas sin debate ni modificaciones), la suspensión de la temporada parlamentaria 'sine die', el retraso hasta nueva orden de cualquier votación, elecciones o referéndum y el castigo con cinco años de cárcel para quien difunda noticias falsas o rumores sobre la actual crisis.

Dicha ley, bautizada como 'Ley de Permisos' (algunos han señalado que es el mismo nombre que Hitler eligió para su infame ley de 1933), ha sido criticada por todas las figuras políticas del país excepto el Gobierno. En opinión de Péter Bárándy, exministro de Justicia, se trata de una medida exclusivamente política y sin otro objeto que poner en coma la vida política del país suspendiendo el derecho a la información, a la libertad de expresión y cercenando los derechos civiles para todos los ciudadanos.

En su última alocución frente al Parlamento, Orbán aseguró que "los 130 húngaros más valientes del país están ahora mismo sentados en los escaños de Fidesz (su partido)". En su arenga acerca de un "peligro mundial" no faltaron las referencias a la "procedencia claramente extranjera" del virus, lo que trajo a la memoria su afirmación, repetida luego en otros países por otros líderes populistas, de que "los inmigrantes pueden traer enfermedades infecciosas desconocidas en nuestros países".

Pocos recuerdan que, de hecho, Hungría vive oficialmente en estado de emergencia desde la oleada de refugiados de 2015. Aquella situación hizo que se declarase la emergencia nacional, que se ha ido renovando cada seis meses sin interrupción desde entonces, la última vez hace solo dos semanas. La actual ley simplemente extiende el radio de las acciones que el Gobierno se permite y limita la interacción con el resto de fuerzas políticas a una sesión de consulta el próximo día 30 de marzo. Ante las críticas de la oposición, el Secretario de Estado, Zoltán Kovács, ha enviado un vídeo a la prensa calificando de irresponsables a todos los que cuestionen cualquiera de las medidas que Orbán decida adoptar para "controlar la epidemia y conservar puestos de trabajo".

Ambos países, Polonia y Hungría, son los mayores beneficiarios de las ayudas económicas que la Unión Europea ha activado para que las economías puedan mantener el tipo de momento. Es una información que hasta ahora no ha sido difundida por la televisión pública polaca, que sin embargo destaca la "catástrofe sanitaria en España e Italia" frente a la por ahora casi indemne Polonia.

El portavoz del Senado polaco, a su vuelta de un viaje a los Alpes italianos para esquiar en plena oleada de infecciones, se negó a rellenar el impreso que deben entregar quienes retornan al país dese un área de riesgo. Tomasz Grodzki, que además es doctor, se quejó de que su caso estaba siendo usado por el Gobierno para distraer la atención sobre el escándalo que supone la campaña electoral del presidente. En una entrevista televisiva, Grodzki aseguró que eligió ir a esquiar a un lugar, según él, sin casos de coronavirus en 30 kilómetros a la redonda, y que la culpa de la epidemia es del "pequeño Wuhan" que hay en Milán, refiriéndose a la población de origen chino que vive en Italia.

Las medidas de confinamiento, movilidad reducida y distanciamiento social que ya son tristemente familiares en media Europa han sido implementadas también en Polonia. Tal vez viendo una oportunidad en la crisis, ha surgido un nuevo servicio de televisión por cable con contenido familiar y cristiano para llevar mejor el encierro. Se llama Katoflix.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios