'level-playing field' clave en la negociación

La UE endurece su hoja de ruta y se prepara para negociar el acuerdo pos Brexit con UK

Los Veintisiete establecen normas más exigentes en alineación de estándares de cara a las negociaciones del futuro acuerdo comercial con Reino Unido, que comienzan en marzo

Foto: El negociaciador de la UE, Michel Barnier, junto al alcalde de Londres Sadiq Khan. (EFE)
El negociaciador de la UE, Michel Barnier, junto al alcalde de Londres Sadiq Khan. (EFE)

Todo listo para que la Unión Europea y el Reino Unido comiencen a discutir sus relaciones futuras post-Brexit. Está previsto que las conversaciones arranquen a comienzos de marzo, después de que los embajadores de los Veintisiete firmaran el lunes las directrices negociadoras para Michel Barnier, quien liderará al equipo negociador europeo.

Esta nueva hoja de ruta para el pulso entre Londres y Bruselas cubre las ambiciones europeas, pero también establece los límites de las conversaciones. Y todo el documento tiene un punto clave: el ‘level-playing field’ o ‘un terreno de juego nivelado’. Una exigencia francesa que tiene como objetivo que Reino Unido siga los estándares europeos si quiere tener acceso a los mercados comunitarios.

El texto señala que dada la "interdependencia" de las economías europea y británica la futura relación debe asegurar "una competencia abierta y justa" con el compromiso de un "campo de juego igualado" con el objetivo de "prevenir la distorsión del comrcio y ventajas competitivas injustas" por el lado británica. El punto clave es que la UE señala que el futuro acuerdo debe protger "altos estándares comunes" y que en este caso son los estándares europeos los que deben servir como "punto de referencia" en materia de ayuda de estado, medio ambinte, comptencia, empresas públicas o estándares sociales y laborales.

El mandato también se ha endurecido en la pesca, donde se ha pasado de hablar de construir nuevos acuerdos de cuotas a partir de los ya existentes, como proponía el texto publicado por la Comisión Europea, al manteniminto de "las condiciones de acceso recíproco", es decir: para la UE las cosas deben quedarse como están.

El documento llevaba algo menos de una semana de retraso precisamente porque los embajadores no fueron capaces de convencer a Francia de ratificar el mandato el pasado miércoles. Fuentes diplomáticas explicaron que durante los siguientes días intentarían “pulir” las diferencias que existían respecto a esa igualdad de condiciones que preocupaba a París. El viernes no fue posible cerrar el texto. Pero esta semana, con un endurecimiento del lenguaje, Bruselas ya está a punto de recibir su mandato para ponerse manos a la obra.

El documento queda así listo para que los ministros y secretarios de Estado de la Unión Europea certifiquen las directrices en un encuentro del Consejo de Asuntos Generales (CAG) que se celebrará este martes en Bruselas y que será el sello final para que Barnier pueda ponerse a trabajar.

Próxima fecha clave: junio

Este texto sirve a la Comisión Europea para comenzar unas conversaciones con el Gobierno británico con el que quieren tener un acuerdo comercial muy ambicioso, sin tarifas ni cuotas, pero para el que piden a Reino Unido un alto nivel de cooperación y una estrecha alineación en aspectos claves que permitan que el acuerdo comercial no ponga en riesgo el mercado único.

Las conversaciones deben comenzar a principios de marzo y tendrán un punto caliente en junio, cuando el Gobierno británico debe decidir si pide o no una prórroga de las conversaciones. Si no lo hacem solo quedarán unos meses hasta que se acabe el tiempo para negociar: el 31 de diciembre de 2020 será el último día de Londres en el ‘periodo transitorio’. Y eso significa que, sin acuerdo comercial, el día 1 de enero de 2021 se produciría el temido Brexit por las bravas, solo que en diferido.

Pero el documento deja claro que pocas cosas tienen en común los planteamientos de Barnier y del equipo del primer ministro británico, Boris Johnson. Unas semanas después de que el francés compareciera ante la prensa y pidiera “coherencia” a su contraparte británica, el líder negociador del Reino Unido, el diplomático David Frost, viajó a Bruselas donde dio un discurso ante la Universidad Libre de Bruselas donde dejó claro que la Comisión Europea y el Reino Unido van a chocar respecto a sus líneas rojas.

"Seriedad, por favor"

Michel Barnier, negociador jefe europeo, ha comparecido este martes ante los medios de comunicación algo preocupado con lo que se ve en el lado británico. Aunque el francés lleva años al frente de las conversaciones con el Reino Unido, y conoce ya el estilo de Londres, ha vuelto a insistir en la necesidad de seriedad: “No tengo tiempo que perder en polémicas”, ha señalado.

Barnier ha explicado que es necesario que el diálogo esté conducido por “la buena fe” y la “confianza”. También ha dibujado ya algunos límites negociadores europeos: “No concluiremos este acuerdo a cualquier precio” porque son necesarias “garantías sólidas de competencia leal”. “El acuerdo comercial estará vinculado a un acuerdo sobre peces y en igualdad de condiciones. O no habrá ningún acuerdo", ha sentenciado el negociador jefe.

El francés ha señalado que no se pueden aplicar las mismas normas a Reino Unido y a Canadá, ni el mismo nivel de cooperación, por puras razones geográficas, además del hecho de que Londres se convertirá en un socio comercial mucho mayor que el país norteamericano.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios