A petición de Grecia, Chipre e Italia

¿Está la vuelta de los mármoles del Partenón en la mesa de negociación del Brexit?

El borrador de la negociación del futuro acuerdo de relación UE-Reino Unido incluye una referencia a antigüedades "adquiridas ilegalmente" por el Reino Unido

Foto: Mármoles del Partenón. (Efe)
Mármoles del Partenón. (Efe)
Autor
Tags
Tiempo de lectura6 min

Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea el pasado 31 de enero, el club comunitario se prepara para la parte más difícil: negociar un nuevo acuerdo de relación futura entre ambos bloques. Y los 27 países hacen cola para establecer sus líneas rojas, requisitos, peticiones y objetivos. España quiere veto sobre la cuestión de Gibraltar y Francia quiere asegurarse caladeros de pesca para su flota de pescadores.

El primer borrador ya se ha filtrado a los medios y una pequeña línea en las condiciones europeas ha levantado un vendaval de polémica en Londres: "Reino Unido tendrá que hacer frente a los asuntos relacionados con el retorno o restitución de los objetos culturales ilegalmente sustraídos a sus países de origen". ¿Está la devolución de los mármoles del Partenón en la mesa de la negociación del acuerdo del Brexit? Hasta el Museo Británico ha empezado a revolverse incómodo.

Ante el revuelo suscitado al otro lado del Canal de la Mancha, funcionarios europeos han puntualizado que ese punto en el borrador del acuerdo hace referencia a piezas arqueológicas y antigüedades robadas, incluyendo pinturas de del siglo XVIII y XIX, que se mercadean luego en reconocidas casas de subastas británicas. La cláusula habría sido incluida a petición de Grecia, Chipre e Italia, con apoyo de España, para intentar hacer frente al tráfico de antigüedades y al importante rol que juegan en él todavía las casas de subastas londinenses, según han apuntado fuentes conocedoras de las negociaciones a El Confidencial. Señalan una sobrerreacción por parte del lado británico en una cláusula que no hace referencia expresa a repatriaciones como la de los mármoles, sino a una cooperación a futuro en materia de antigüedades.

Pero, a pesar de esta puntualización, la prensa británica, e incluso funcionarios del Reino Unido cercanos al equipo de negociación han interpretado esta cláusula como una "referencia directa a las estatuas antiguas en el Museo Británico que fueron traídas desde el Partenón ateniense en el siglo XIX", según afirma la agencia Bloomberg, citando a funcionarios británicos.

Desde el propio Museo Británico, donde se exhiben actualmente esos mármoles, así como una cariátide del pequeño templo del Erecteion, vecino al Partenón (en el Museo de Atenas, donde se exhiben sus hermanas, han dejado un hueco vacío a la espera de que sea devuelta), han salido al paso afirmando que "las esculturas del Partenón fueron adquiridas legalmente y nos ayudan a contar la historia humana presentada en el Museo".

Parte del friso del Partenón expuesto en el Museo Británico. (Reuters)
Parte del friso del Partenón expuesto en el Museo Británico. (Reuters)

Los mármoles del Partenón ateniense, 75 metros del friso tallado bajo la dirección del escultor griego Fidias y otras metopas del templo, son conocidos en Reino Unido como 'los mármoles de Elgin' porque fueron extraídos del monumento y llevadas a la isla por el diplomático británico Thomas Bruce (lord de Elgin) entre 1801 y 1805. Llevan en el Museo Británico desde 1839.

Pese a las numerosas peticiones de los sucesivos gobiernos griegos, el Museo, apoyado por el Gobierno británico, se ha negado a restituirlos. Poco después de llegar al poder, el flamante primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis solicitó de nuevo la devolución de las piezas, una petición renovada el pasado enero tras el Brexit. "El hecho de que el Reino Unido se esté distanciando a sí mismo de la familia europea (...) creo que se han creado las condiciones correctas para su regreso [a Grecia] permanente", afirmó la ministra de Cultura griega Lina Mendoni.

¿Robo o adquisición legal?

La cuestión es si los mármoles y otras piezas arqueológicas, de casi 2.500 años de antigüedad, llegaron a Reino Unido "ilegalmente sustraídos" o, si por el contrario, lo hicieron tras algún tipo de intercambio que avale la legalidad de la compra. Al igual que otros países como Egipto, Irak o incluso Italia y España, las aspiraciones griegas se han tenido que enfrentar a diversos recovecos legales que han permitido que las piezas continúen expuestas en museos de todo el mundo.

En el caso de los mármoles del Partenón, los que sostienen el "expolio" afirman que lord Elgin habría conseguido sacar los mármoles mediante el robo o el soborno a funcionarios de las autoridades otomanas que controlaban Grecia en el momento. El Museo Británico sostiene que la adquisición fue legal. En 1861, el Gobierno británico adquirió la colección, que en total supone más de la mitad de la decoración original del Partenón que ha sobrevivido hasta nuestros días, por 35.000 libras del momento. Con esa transacción, el Gobierno británico reconocía implícitamente la propiedad legal de esas antigüedades en manos de lord Elgin, y así lo han mantenido.

La restitución de los mármoles era una "agenda hitleriana contra los tesoros culturales londinenses", según Johnson en 2014

Esa interpretación se basa en un documento que el sultán otomano Selim III expidió para lord Elgin, con quien tenía buena relación. Dicho documento, una autorización para que inspeccionara y tomara moldes de esculturas en los sitios arqueológicos de la Acrópolis ateniense, incluía la frase "cuando deseen quitar algunos pedazos de piedra con antiguas inscripciones y figuras, no se hará oposición".

Batalla entre centauros y lapitas en uno de los mármoles que se exhiben en el Museo Británico. (Reuters)
Batalla entre centauros y lapitas en uno de los mármoles que se exhiben en el Museo Británico. (Reuters)

¿Daba esa ambigua frase derecho a que lord Elgin extrajera la mayor parte de los mármoles que adornaban el Partenón, así como otras piezas de la acrópolis? Para las autoridades británicas, la cuestión es definitiva. Y aunque la situación haya cambiado tras el Brexit, es complicado que un gobierno dirigido por Boris Johnson, quien cuando era alcalde de Londres llegó a afirmar que la solicitud de repatriación de los mármoles era parte de una "agenda hitleriana contra los tesoros culturales londinenses" vaya a cambiar de idea.

Un portavoz del Gobierno británico ha declarado que los mármoles son "responsabilidad legal del Museo Británico", y que "no están en discusión como parte de nuestras negociaciones comerciales". Los británicos temen que el retorno de esculturas como estas pueda sentar un precedente y que sus museos acaben con las estanterías vacías de arte no sólo heleno, sino egipcio, babilónico o italiano. "Esto simplemente no va a suceder. Y esta maniobra muestra una preocupante falta de seriedad sobre las negociaciones [del acuerdo] en el lado de la UE", ha añadido una fuente cercana al Ejecutivo de Johnson al diario The Telegraph.

El texto europeo, que recoge el 'mandato' de los 27 países al negociador jefe de la UE Michel Barnier, es todavía un borrador. No será aprobado definitivamente hasta el próximo 25 de febrero. ¿Seguirá entonces sobre la mesa el regreso de los mármoles?

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios