PORTUGAL ESTÁ INDIGNADA POR LA NOTICIA

Dos gemelas de diez años malvivían en un garaje entre cucarachas y sin escolarizar

Los padres han sido detenidos y se les ha retirado la custodia de las menores, a las que no podrán acercarse hasta que se celebre el juicio

Foto: La policía encontró a las menores gracias a una denuncia anónima (EFE/Antonio Pedro Santos)
La policía encontró a las menores gracias a una denuncia anónima (EFE/Antonio Pedro Santos)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Un hombre de 51 años y una mujer de 34 han sido detenidos en Amadora, en el centro de Portugal tras descubrir las condiciones en las que hacían vivir a sus dos hijas. La pareja había encontrado cobijo en un garaje entre basuras y cucarachas y las niñas dormían en un cuarto adyacente en unas “condiciones deplorables e insalubres”, según ha explicado la propia policía.

El caso ha sacudido a la sociedad lusa ya que ha sido la denuncia anónima de una persona la que ha permitido dar con el paradero de las menores y rescatarlas. No habían ido nunca a la escuela, aunque la madre ha reconocido a la revista portuguesa ‘Sábado’ que “no saben leer, pero saben las horas, van al mercado y juegan con otros niños del barrio. Tienen comida, amor y cariño. Está mal, pero nadie murió por no saber leer o escribir”.

La mujer explica que intentó escolarizar a los niños, pero “faltaba un documento”, por lo que no se lo permitieron y no volvió a intentarlo. Sin embargo, las autoridades portuguesas han desmentido a la madre, asegurando que no tienen ningún registro de que se intentara escolarizar a las niñas en ningún colegio.

La Fiscalía lo sabía

Las menores, según dice textualmente el comunicado de la policía, “andaban mal vestidas e higienizadas”. Pero lo que de verdad preocupa a las autoridades, además de que no estuvieran escolarizadas, es que “presenciaban agresiones físicas y psicológicas permanentes entre los padres”.

El Tribunal de Familia y Menores de Amadora ha decidido que les sea retirada la custodia temporalmente a los padres, al menos hasta que se celebre un juicio, por lo que las gemelas han pasado a depender de las autoridades portuguesas para que estén “lejos del peligro al que estaban sometidas”.

Las niñas "andaban mal vestidas e higienizadas y presenciaban agresiones físicas y psicológicas permanentes entre los padres"

Los padres han quedado en libertad provisional, pero no podrán acercarse a sus hijas hasta que se celebre el juicio. La sociedad portuguesa pide ahora explicaciones tanto a la Fiscalía como a la Comisión de protección de menores, ya que se ha sabido que ambas instituciones conocían el problema desde hace varios años.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios