una de las favoritas queda fuera a la primera

Boris Johnson arrasa en la primera criba 'tory' pasando de puntillas por el Brexit

El mayor enemigo de Boris Johnson siempre han sido sus propias filas. Tal y como funcionan las reglas del Partido Conservador, al excéntrico político no le

Foto: Una chapa a favor de Boris Johnson con el lema Apoya a Boris. (Reuters)
Una chapa a favor de Boris Johnson con el lema "Apoya a Boris". (Reuters)

El mayor enemigo de Boris Johnson siempre han sido sus propias filas. Tal y como funcionan las reglas del Partido Conservador, al excéntrico político no le vale ser el más popular entre las bases si no consigue pasar la criba de los diputados primero. Sin embargo, tal y como se ha desarrollado la primera votación interna en las primarias con las que su formación elegirá nuevo líder -y a la vez primer ministro-, puede afirmarse que su equipo está realizando un gran trabajo de 'lobby'.

Hoy por hoy, el controvertido político de melena albina aventaja abrumadoramente al resto de los contrincantes al haber obtenido un total de 114 apoyos de los 313 diputados en la votación secreta que se celebró este jueves. En los corrillos de Westminster se dice que tuvieron que requisar los móviles a los parlamentarios porque los asesores de Johnson estaban pidiendo fotos de la papeleta a aquellos que le habían respaldado en público para certificar su voto.

El que fuera alcalde de Londres -convertido en el candidato favorito del estadounidense Donald Trump- saca 71 votos de ventaja al segundo, el actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt. Con 43 votos, poco a poco Hunt va ganando peso en la carrera sumando apoyos importantes tanto del bando euroescéptico como del pro UE.

Inexplicablemente aún para muchos, Rory Stewart, actual responsable de Desarrollo Internacional, consiguió pasar la quema. Llama la atención no sólo porque es un gran desconocido para el público -detalle importante para los tories de cara a unas posibles elecciones anticipadas- sino porque es el único de los candidatos que defiende sin tapujos el actual Acuerdo de Retirada que Theresa May cerró con Bruselas, el mismo que fue rechazado hasta en tres ocasiones por la Cámara de los Comunes.

Por su parte, se quedaron fueran las dos únicas mujeres en la carrera, entre ellas Andrea Leadsom. A pesar de haber quedado entre los finalistas en la batalla de 2016, Leadsom no logró en esta ocasión sumar apoyos suficientes.

¿Todo dicho?

La pregunta es: ¿está ya todo dicho? ¿será definitivamente Johnson el nuevo inquilino de Downing Street? Lo cierto es que con los 'tories' nunca queda todo escrito hasta el último momento. En las primarias de 2001, Michael Portillo lideraba la lista en esta primera fase y luego no consiguió siquiera quedar entre los dos finalistas. Por su parte, en 2005, David Davis era el gran favorito hasta que un prácticamente anónimo David Cameron dio la sorpresa.

En definitiva, hasta finales de julio, que es cuando se conocerá el nombre del sucesor de Theresa May, todo puede pasar. Más aún en estos días en los que Westminster parece un escenario de microteatro de improvisación.

El recorrido es largo y Johnson se enfrenta a un gran rival: él mismo. Su equipo le tiene prácticamente recluido en un bunker para minimizar cualquier riesgo de salida de tono, habitual marca de la casa. No está concediendo entrevistas y, por el momento, parece que no participará en los debates organizados para los próximos días por las diferentes televisiones.

Sus asesores consideran que no tiene la necesidad de mostrarse en público porque es ya la cara más conocida entre las bases, que son los que votarán entre los dos finalistas que elijan los diputados. Sin embargo, su absentismo le puede acabar pasando factura.

En paralelo, el excéntrico político está recurriendo tras bambalinas a su tradicional 'modus operandi', es decir, prometer a cada uno aquello que quiere escuchar sin importarle las contradicciones. Y puede ser cuestión de tiempo que unos u otros se sientan estafados.

Manifestante anti-Brexit en Downing Street. (Reuters)
Manifestante anti-Brexit en Downing Street. (Reuters)

El Brexit de puntillas

En la presentación oficial de su campaña, Johnson siguió evitando enunciar cualquier promesa o medida concreta que pudiera ser luego utilizada en su contra por sus oponentes. Se remitió meramente a pasar de puntillas por el Brexit, asegurando que el Reino Unido debía salir de la UE para el 31 de octubre.

Pero, a pesar de que en público asegura que un divorcio sin acuerdo no es su opción predilecta, en privado habría dicho lo contrario al influyente European Research Group, que aglutina al núcleo duro euroescéptico. Es más, en los círculos 'brexiteers', Johnson está dejando la puerta abierta a suspender la agenda parlamentaria hasta finales de octubre -cuando termina la prórroga concedida por los Veintisiete- para que sus señorías no puedan detener a un primer ministro que quiera salir del bloque sin ningún tipo de pacto.

Hasta ahora, el único candidato que ha hablado claramente de esta posibilidad es Dominic Raab, ex ministro del Brexit, quien en la primera criba de este jueves consiguió 27 votos, quedando en cuarta posición, por detrás de Michael Gove (37 votos), responsable de Medio Ambiente, y al que su confesión de consumo de cocaína hace 20 años le está pasando factura.

La oposición laborista de Jeremy Corbyn presentó el miércoles una moción para impedir que cualquier futuro primer ministro británico pueda romper los lazos con el bloque antes de que se hayan ratificado unos términos de salida. Pero, tras un intenso debate, la propuesta fue rechazada en la Cámara de los Comunes por 298 votos a favor y 309 en contra. Hasta ocho laboristas rebeldes votaron en contra de su formación.

Por su parte, diez 'tories' apoyaron la moción de la oposición, entre ellos, el influyente pro UE Dominic Grieve. El que fuera Fiscal General del Estado asegura que está preparado para, llegado el momento, votar en contra del Gobierno si los laboristas plantean moción de confianza para forzar elecciones anticipadas.

Es adecuado que, sea quien sea, el próximo inquilino de Downing Street no se acomode demasiado en su nuevo hogar por lo que pueda pasar.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios