LA 'PREMIER' PREFIERE HASTA EL 30 DE JUNIO

Portazo a May: Tusk apuesta por una prórroga larga y flexible para el Brexit

Fuentes europeas confirman que Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ofrecerá a las capitales dar una prórroga de un año al Brexit

Foto: Donald Tusk y Theresa May. (Reuters)
Donald Tusk y Theresa May. (Reuters)

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ofrecerá a las capitales a lo largo de este viernes poner sobre la mesa una prórroga de 12 meses con la flexibilidad de que, si en algún momento Westminster aprueba el acuerdo del Brexit, Londres abandonará la UE en ese momento, según han confirmado fuentes europeas a El Confidencial.

Será la contraoferta que tendrá la Unión Europea para una primera ministra Theresa May que esta mañana ha vuelto a pedir una prórroga hasta el 30 de junio, aceptando la condición de que deberá celebrar elecciones europeas (entre el 23 y el 26 de mayo). En su anterior petición a la UE, la primera ministra también había señalado el 30 de junio como la fecha deseada, pero fue rechazada por los líderes, que establecieron una prórroga hasta el 12 de abril si el Parlamento británico no aprobaba el acuerdo del Brexit.

La petición de May genera poca confianza en Bruselas. Por eso Tusk se decanta ahora mismo por una prórroga larga de un año que pueda cancelarse en el mismo momento en el que el Parlamento británico vote a favor de un acuerdo que ya ha rechazado en tres ocasiones hasta ahora.

“Esa opción es la que lleva más papeletas hoy”, explicó a El Confidencial una fuente diplomática antes de que Tusk recibiera la carta de May, aunque señaló que con el Brxit todo lo que se diga “queda obsoleto rápido”. Esta misma fuente señaló que el presidente del Consejo entraría “en escena sondeando” a las capitales una vez llegara la misiva de la primera ministra.

¿Fin de la unanimidad de los 27?

En cualquier caso la propuesta del polaco podría encontrar oposición entre las capitales. Hay algunas que están defendiendo una línea dura y temen que abrir el camino a este tipo de prórroga pueda dejar la puerta abierta que el Brexit se quede atascado en la agenda europea. Algunas voces en la UE piden mantener la tensión y la responsabilidad sobre Londres, y temen que este formato de prórroga pueda llevar al Reino Unido a una posición cómoda en la que puedan tener cintura a la hora de aprobar el acuerdo. Tusk, en cualquier caso, siempre se ha mostrado como la figura más adaptable en Bruselsas

La Unión Europea decidirá sobre la prórroga en una cumbre que se celebrará el próximo 10 de abril, dos días antes de la que se supone que es la nueva fecha para el Brexit. Durante los últimos días todas las voces de la Comisión Europea señalan que la opción de una salida sin acuerdo ha ido ganando enteros y posibilidades.

Durante el tiempo que dure la prórroga, la Unión Europea solo está dispuesta a modificar la declaración política, que establece las bases de los futuros lazos entre Londres y Bruselas. Ese texto, que va adjunto al acuerdo del Brexit, permitiría dar entrada, por ejemplo, a la inclusión de una unión aduanera, como pide el líder de la oposición británica.

Condiciones

A principios de esta semana Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea, establecía tres condiciones para una prórroga larga que ahora ofrece Tusk. El francés consideraba que para que el Reino Unido pueda obtenerla deben darse una de estas tres opciones: que se busque un consenso político entre Gobierno y oposición, que se convoquen elecciones generales o un segundo referéndum.

Es solo la opinión de Barnier, pero el negociador jefe ha sido muy escuchado por los líderes durante todo el proceso del Brexit. En cualquier caso debe ser el Consejo el que ponga las condiciones para permitir una nueva prórroga. May, por el momento, ha apostado por las primeras de las opciones y está manteniendo encuentros con Jeremy Corbyn, líder de la oposición, aunque no está del todo claro si esas negociaciones están llevando a algún sitio.

El hartazgo entre los diplomáticos es importante. A muchos de ellos no les gustará la idea de que el Reino Unido permanezca más tiempo en la Unión Europea por varias razones. La primera es que consume toda la energía y esfuerzos de Bruselas en un momento crítico para el proyecto europeo, y la otra razón es que poco a poco la confianza en una colaboración franca con el cuerpo diplomático británico va desapareciendo.

Londres seguiría teniendo voz y voto en una UE que estaría diseñando su futuro post-Brexit, y aunque hasta ahora los británicos se han mantenido más o menos al margen de los procesos legislativos que ya no les incumbían, existe el riesgo de que saboteen el proceso desde dentro, como ha propuesto esta mañana el diputado eurófobo conservador Jacob Rees-Mogg.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios