Es noticia
Menú
Las tropas ucranianas siguen empujando en Járkov y se dirigen hacia el Donbás
  1. Mundo
Continúa la contraofensiva

Las tropas ucranianas siguen empujando en Járkov y se dirigen hacia el Donbás

La bandera ucraniana se habría izado en Kosaja Lopan, localidad a solo cuatro kilómetros de la frontera rusa. Empiezan a surgir críticas al Kremlin desde sus aliados chechenos

Foto: Izado de la bandera ucraniana en la localidad de Balakliya. (EFE)
Izado de la bandera ucraniana en la localidad de Balakliya. (EFE)

Kiev sigue capitalizando sus esfuerzos en la contraofensiva lanzada desde hace días en el noreste de Ucrania. Las maniobras del Ejército ucraniano en las últimas semanas han cristalizado en la reconquista de unos 3.000 km², según ha confirmado el propio presidente de Zelenski, principalmente en la región de Járkov. Allí, después de las rápidas conquistas de las últimas horas, los combates con las fuerzas rusas continúan, como confirma la Inteligencia británica, pese a la toma de ciudades clave para la comunicación y las líneas de suministro de las tropas del Kremlin, como Kupiansk, Izium o Balakliya, en un avance que ha permitido la toma de al menos otra treintena de localidades.

En su parte de guerra matutino, el Ministerio de Defensa de Rusia informaba sobre los ataques con misiles de alta precisión que había dirigido contra posiciones militares ucranianas en el este, centro y sur del país, incluida la región de Járov.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

La aparente facilidad con que las tropas ucranianas han penetrado en territorio bajo control ruso —apenas a 50 kilómetros de la frontera con el país que dirige Vladímir Putin— ha forzado al Kremlin a ordenar la retirada de sus tropas en la región, aunque el empuje ucraniano había forzado la huida de muchas de sus unidades, que ahora se concentran en el 'oblast' de Donetsk. De hecho, en las últimas horas también se ha informado de combates en la zona del aeropuerto de la ciudad de Donetsk, como recoge en su informe diario el Institute for the Study of War (IWS), pero por el momento esta información no ha sido confirmada por el Ejército ucraniano. Es más, el IWS ha sostenido que, a la luz del buen hacer de las tropas ucranianas, Kiev habría recuperado más territorio en estos últimos cinco días que el tomado por Moscú desde el mes de abril.

El desmoronamiento de las líneas defensivas rusas en todo el frente de la región de Járkov no solo estaría afectando a la zona sur próxima al río Oskol, donde el empuje ucraniano ha forzado el repliegue de los militares del Kremlin a la orilla oriental del mismo. Según ha confirmado este domingo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valerii Zaluzhnyi, la ofensiva en la región también se dirige "hacia el norte", es decir, hacia territorio propiamente ruso. "Estamos a solo 50 kilómetros de alcanzar la frontera", ha apuntado esta mañana en declaraciones a 'Nexta', medio de comunicación bielorruso contrario al régimen de Aleksandr Lukashenko, aliado de Putin. La Agencia EFE, por su parte, ha podido confirmar el izado de la bandera ucraniana en la localidad de Kosaja Lopan, a tan solo cuatro kilómetros de Rusia.

Así, 200 días después de la entrada de las tropas rusas en territorio ucraniano, la atención vuelve a girar sobre los dos territorios donde la guerra lleva vigente desde 2014: Donetsk y Lugansk. Las dos regiones han sido, tras el fracaso de la ofensiva sobre Kiev, el eje central de la invasión rusa de Ucrania. En las últimas horas, se han recrudecido los combates en ambos 'oblasts' y los prometedores avances ucranianos ponen el foco en las ciudades de Limán (Donetsk) y Severodonetsk (Lugansk) como posibles objetivos en caso de seguir forzando el repliegue de las tropas y las milicias prorrusas.

Precisamente, el presidente de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, ha reconocido que la situación que atraviesan sus fuerzas en la región es "tensa", aunque ha desmentido que el aeropuerto de Donetsk haya caído en manos de los militares leales a Kiev. No obstante, la preocupación es palpable en la cúpula militar rusa, así como en algunos de sus aliados en el conflicto, que empiezan a levantar la voz ante el rápido avance del Ejército ucraniano.

Ha sido el caso del presidente de la república de Chechenia, Ramzan Kadirov, que, pese a asegurar que la retirada se ha realizado para "evitar bajas humanas", se ha mostrado descontento con las decisiones tomadas por el alto mando ruso. "Si no hay un cambio de estrategia entre hoy y mañana, tendré que ponerme en contacto con la dirección del Ministerio de Defensa y con la dirigencia del país para explicarles la situación", ha aseverado el líder checheno.

Kiev pide más armas

La noticia de los avances en Járkov y el confuso repliegue de las tropas rusas en la región han supuesto una inyección de optimismo para el Gobierno de Zelenski, que en los últimos meses había acusado cierto estancamiento en el tablero bélico al no haber podido capitalizar la ingente cantidad de armamento entregada por Occidente. Sin embargo, la capacidad de artillería ucraniana ha ido ganando terreno a su contraparte rusa, posibilitando una contraofensiva que, hasta ahora, ha dado una importante victoria a Kiev.

placeholder Vehículos militares abandonados en la huida de las tropas rusas en Járkov. (Reuters)
Vehículos militares abandonados en la huida de las tropas rusas en Járkov. (Reuters)

Por este motivo, y aprovechando la presencia en la capital ucraniana de la ministra de Exteriores alemana, Annaelena Baerbock, su homólogo, Dmytro Kuleba, ha solicitado al país germano "acelerar el suministro no solo de armas pesadas, sino también de municiones de artillería para que Ucrania libere a más personas lo antes posible", un mensaje que se ha venido repitiendo por parte del Ejecutivo ucraniano desde los primeros compases de la invasión.

Kiev sigue capitalizando sus esfuerzos en la contraofensiva lanzada desde hace días en el noreste de Ucrania. Las maniobras del Ejército ucraniano en las últimas semanas han cristalizado en la reconquista de unos 3.000 km², según ha confirmado el propio presidente de Zelenski, principalmente en la región de Járkov. Allí, después de las rápidas conquistas de las últimas horas, los combates con las fuerzas rusas continúan, como confirma la Inteligencia británica, pese a la toma de ciudades clave para la comunicación y las líneas de suministro de las tropas del Kremlin, como Kupiansk, Izium o Balakliya, en un avance que ha permitido la toma de al menos otra treintena de localidades.

Conflicto de Ucrania Ucrania Noticias de Rusia
El redactor recomienda