Es noticia
Menú
Orbán fuerza a la UE a sacar al patriarca Kiril del sexto paquete de sanciones
  1. Mundo
GUERRA EN UCRANIA

Orbán fuerza a la UE a sacar al patriarca Kiril del sexto paquete de sanciones

Los Veintisiete han aprobado el sexto paquete de sanciones, que incluye el veto al petróleo, pero Hungría ha forzado que el patriarca Kiril sea eliminado de la lista de personas sancionadas

Foto: El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kirill. (EFE/Maxim Shipenkov)
El patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kirill. (EFE/Maxim Shipenkov)

Los embajadores representantes de los Veintisiete ante la Unión Europea han aprobado este jueves el sexto paquete de sanciones contra Rusia. Pero, para ello, el resto de socios han tenido que pasar por el aro de Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, no una, sino dos veces. El paquete incluye un veto al petróleo ruso llegado por vía marítima, pero no por oleoducto, una exigencia del líder magiar, e incluye a casi 70 personas sancionadas, pero entre ellas no estará finalmente el patriarca Kirill, que desde Budapest se ha exigido que sea retirado.

Primero los jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en Bruselas este lunes y martes, dieron un respaldo político a las posturas defendidas por Orbán, que arguyó que Hungría, como República Checa y Eslovaquia, no tiene salida al mar para obtener suministros alternativos y su seguridad energética dependía de seguir recibiendo petróleo por el oleoducto de Druzhba, que conecta Almétievsk, al sur de Rusia, con Europa central. No solamente se aseguró ese tanto, que ya estaba claro el domingo por la noche tras una reunión de embajadores en Bruselas, sino que logró que los líderes le ofrecieran garantías adicionales en caso de que el oleoducto deje de funcionar debido a la guerra, ya que cruza por Ucrania.

Foto: Ciudadanos caminan frente a la sede de Sberbank en Moscú. (EFE/Yuri Kochetkov)

Con el acuerdo político del lunes por la noche se dio por hecho que el paquete estaba cerrado. Pero los embajadores se reunieron el miércoles y descubrieron que no era así: Hungría pedía que se sacara al patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kirill, de la lista de sancionados en la que también estaban personas como el coronel Azatbek Asanbekovich Omurbekov, al que la Unión Europea hace responsable de la masacre de Bucha.

Muchos entendieron que Orbán defendiera las particularidades húngaras en lo referente a la energía, pero el ambiente en la reunión de embajadores del miércoles ya fue muy distinto y la comprensión se había agotado. Kirill ha sido considerado por la Unión como un personaje importante dentro de la maquinaria de propaganda de Putin para justificar la invasión de Ucrania. Más allá del caso del patriarca ruso, el embajador húngaro también pidió más tiempo para que Hungría siga pudiendo exportar productos refinados.

Sexto paquete

La nueva ronda de sanciones incluye el veto parcial al petróleo que, si bien no cubre al oleoducto Druzhba, sí que representa dos tercios de las importaciones de crudo ruso y, además, Alemania y Polonia se han comprometido a no utilizar el oleoducto, cuyo ramal norte cubre a ambos países, lo que significa que el veto afectará, según la Comisión Europea, al 90% de las importaciones del petróleo ruso.

Además de seguir ampliando la lista de personalidades cercanas a Vladímir Putin y que tienen un papel directo o indirecto en la invasión de Ucrania y que verán congelados sus activos y sobre los que pesará una prohibición de viaje al territorio comunitario, el nuevo paquete también sacará a Sberbank, el mayor banco ruso, del sistema de comunicaciones financieras SWIFT, que es fundamental para una buena comunicación de pagos.

Los embajadores representantes de los Veintisiete ante la Unión Europea han aprobado este jueves el sexto paquete de sanciones contra Rusia. Pero, para ello, el resto de socios han tenido que pasar por el aro de Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, no una, sino dos veces. El paquete incluye un veto al petróleo ruso llegado por vía marítima, pero no por oleoducto, una exigencia del líder magiar, e incluye a casi 70 personas sancionadas, pero entre ellas no estará finalmente el patriarca Kirill, que desde Budapest se ha exigido que sea retirado.

Conflicto de Ucrania Viktor Orban Ucrania
El redactor recomienda