Es noticia
Menú
"Taiwán no es Ucrania, pero nuestra preocupación es que China sí sea como Rusia"
  1. Mundo
representante de taiwán, josé maría liu

"Taiwán no es Ucrania, pero nuestra preocupación es que China sí sea como Rusia"

Taiwán, como hicieron en su momento los vecinos de Rusia, lleva años advirtiendo de la creciente agresividad en la política exterior y militar de China. Hablamos con su representante diplomático en Madrid

Foto: Representante de Taiwán, José María Liu. (Cedida)
Representante de Taiwán, José María Liu. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La invasión de Ucrania ha despertado los temores a que viejos conflictos soterrados por años de relativa estabilidad global resurjan para ser dirimidos finalmente por las armas. Y de esos focos, quizás el que más atención ha despertado la guerra de Vladímir Putin está a 8.000 kilómetros del campo de batalla. Taiwán —como hicieron en su momento los vecinos de Rusia— lleva años advirtiendo de la creciente agresividad en la política exterior y militar de China, que reclama esta isla de gobierno autónomo como una provincia rebelde parte de su territorio. El ataque de una superpotencia contra un vecino mucho más débil ha hecho que se tracen muchos paralelismos entre ambos casos. Para analizar qué lecturas está sacando de la guerra Taipéi, conversamos con José María Liu, representante de Taiwán en España.

PREGUNTA. ¿Cómo se está viviendo la invasión de Ucrania desde Taiwán? ¿Hay miedo de ser el siguiente país atacado?

RESPUESTA. La acción militar de Rusia aumenta nuestra preocupación tanto por la situación que se vive en Ucrania como por la repercusión que la invasión de Rusia pueda tener en el resto del mundo. Si Occidente no enseña los dientes ante lo que está ocurriendo en Ucrania, se estará sembrando un precedente para que otras potencias autoritarias, como es el caso de China, hagan lo que les venga en gana. Desde Taiwán condenamos toda violación de la soberanía de Ucrania por parte de Rusia y pedimos a las partes que resuelvan pacíficamente las disputas de manera racional para defender conjuntamente la paz y la estabilidad en la región. Como miembro de la comunidad internacional, Taiwán está dispuesto a participar en todos los esfuerzos que contribuyan a una resolución pacífica de esta guerra. Las medidas militares nunca han sido la opción para resolver las discrepancias. Esta es una regla de oro válida para todo el mundo.

P. EEUU está apoyando a Ucrania con sanciones y armas, pero la OTAN ha manifestado desde un primer momento que no tiene intenciones de entrar en la contienda, ni con tropas sobre el terreno, ni con medidas como decretar un espacio de exclusión aérea. ¿Qué creen que sucedería si China ataca Taiwán?

R. Durante su conversación con Xi Jinping del viernes 18 de marzo para tratar el asunto de la invasión de Ucrania, el presidente estadounidense Joe Biden reiteró que la política de EEUU sobre Taiwán no ha cambiado, y enfatizó que su país continúa oponiéndose a cualquier cambio unilateral del 'statu quo' en el estrecho de Taiwán. EEUU aprobó en 1979 el Acta de Relaciones con Taiwán, que deja la puerta abierta a una intervención estadounidense en caso de agresión militar de China sobre Taiwán. Ello nos proporciona la seguridad de contar con el apoyo de EEUU, que ha repetido en numerosas ocasiones que su compromiso con Taiwán es sólido como una roca.

Nuestro Gobierno agradece sinceramente el apoyo estadounidense al mantenimiento de la estabilidad y la paz en el estrecho de Taiwán. Aun así, nuestra pretensión es la de trabajar en la autodefensa y garantizar nuestra seguridad nacional fortaleciendo nuestra preparación para responder a posibles acciones militares en el estrecho de Taiwán. El ejército taiwanés está trabajando para mejorar sus capacidades de combate defensivo y las capacidades de combate asimétricas para responder a las provocaciones militares de China. Nosotros contamos con nuestra determinación para superar los desafíos y estamos decididos a luchar por la supervivencia y la prosperidad de la República de China (Taiwán), así como por la seguridad y el bienestar de todos los taiwaneses. No buscamos el conflicto, pero haremos todo lo posible para defendernos.

Foto: Vladímir Putin, junto a Xi Jinping. (Getty/Kenzaburo Fukuhara)

P. La mayoría de los países europeos, como España, ni siquiera reconocen a Taiwán y las relaciones diplomáticas son casi clandestinas. ¿Qué espera que haga la UE si China amenaza a Taiwán?

R. Contamos con el manifiesto y reiterado apoyo del Parlamento Europeo, que en dos informes del pasado mes de febrero reitera su preocupación por la paz y la seguridad en el estrecho de Taiwán, demostrando que Taiwán y la UE somos socios de ideas afines que compartimos un compromiso con la libertad, la democracia, el respeto por los derechos humanos y el Estado de derecho. En uno, expresa su preocupación por las continuas maniobras militares de China en el estrecho de Taiwán y solicita a la UE que estreche sus relaciones con los Estados democráticos del Indo-Pacífico. En el otro, aboga firmemente por una participación internacional significativa de Taiwán e insta a la Unión Europea y a sus Estados miembros a desempeñar un papel activo en la búsqueda de la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán, así como a establecer asociaciones con Taiwán. Tales informes, además de las 13 resoluciones similares aprobadas por el Parlamento Europeo el año pasado, demuestran la importancia que el órgano legislativo europeo otorga a las posiciones geopolíticas y de la cadena de suministro global de Taiwán.

P. ¿Cómo valora la ambigua posición de China en la guerra de Ucrania? ¿Son realmente neutrales o están del lado ruso?

R. Es difícil confiar en un régimen totalitario como el chino y saber cuáles son sus verdaderas intenciones. Conocemos que su posición en el Consejo de Seguridad de la ONU ante la resolución condenatoria de la invasión de Ucrania ha sido la de la abstención y que, por lo tanto, hasta la fecha ha evitado condenar la guerra. El Gobierno de EEUU ya ha mostrado su preocupación por que China pueda prestar ayuda militar directa a Rusia, un escenario que sería muy preocupante para todo el mundo y ha advertido de las implicaciones y consecuencias de este apoyo a Rusia mientras esta realiza ataques brutales contra ciudades y civiles ucranianos. El propio Josep Borrell, alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, ha apuntado que debe ser China quien actúe como mediador. No podemos negar el peso que tiene China en la política internacional. Por eso es imprescindible que Pekín deje a un lado su ambigüedad calculada y ponga claramente las cartas sobre la mesa para saber de qué lado está, que condene la invasión a Ucrania y que colabore con las medidas que está adoptando la sociedad internacional para contener la violencia brutal de Rusia.

P. El Gobierno chino insiste en que Taiwán no es Ucrania. ¿Qué interpretan de esta afirmación? ¿Y qué piensan ustedes?

R. El Gobierno taiwanés también insiste en que Taiwán no es Ucrania, pero nuestra preocupación es la de que China sí sea como Rusia. Es decir, una potencia hegemónica capaz de socavar la paz y la estabilidad no solo en la región, sino en todo el mundo. Taiwán y Ucrania tenemos circunstancias diferentes, pero coincidimos en que ambos somos países soberanos e independientes. Y por la realidad geopolítica, ambos tenemos un vecino grande y hegemónico. Tal y como le ha sucedido a Ucrania, nosotros sufrimos la continua amenaza de este, y por eso hacemos un llamamiento a los países democráticos para que permanezcamos unidos ante cualquier invasión autoritaria. Si el régimen chino viera síntomas de que la unidad entre los países democráticos no es del todo sólida, podría verse tentado a aprovechar la situación que se vive en Ucrania para desestabilizar el estrecho de Taiwán.

Estos son momentos decisivos en los que las alianzas democráticas debemos permanecer firmes y unidas frente a la expansión autoritaria. Nosotros, junto con el resto de países que hemos sido declarados como "unfriendly" por el Gobierno ruso, nos hemos sumado a las sanciones económicas impuestas contra Rusia. Pero también a la adopción de medidas solidarias, como el envío ya efectivo de 27 toneladas de suministros médicos y sanitarios como ayuda humanitaria, la recaudación de más de 20.000 cajas de material de primera necesidad en proceso de entrega donadas por el pueblo, más de 200 toneladas, así como más de 28 millones de dólares recaudados (a día de hoy), 15 millones de ellos ya donados para ayuda a los refugiados ucranianos en Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría y Lituania. Es necesario que Ucrania y Taiwán cuenten con el apoyo de la sociedad internacional para garantizar el objetivo de ambos: la supervivencia de su soberanía, su territorio integral y su modo de vida.

Foto: Los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, durante su reciente encuentro en Pekín. (Reuters vía Kremlin)

P. ¿Se han intensificado los apoyos diplomáticos con Taiwán tras el estallido de la guerra en Ucrania?

R. El pasado 9 de marzo, ya iniciada la guerra, el Parlamento Europeo volvió a aprobar un nuevo informe referido a Taiwán, esta vez sobre la necesidad de fortalecer la respuesta de la Unión Europea a las interferencias extranjeras en la democracia. El informe recomienda que la Comisión Europea preste atención a la experiencia y práctica de Taiwán en la sensibilización del pueblo sobre las campañas de desestabilización e insta a la UE y a sus Estados miembros a profundizar la cooperación con Taiwán para contrarrestar las operaciones de interferencia y los ataques de desinformación de terceros países malintencionados. Pocos días antes, el pasado 2 de marzo, una delegación bipartidista de alto nivel formada por exfuncionarios de seguridad estadounidenses visitó Taipéi, manifestando una vez más el sólido compromiso del país con la seguridad regional y mundial, así como con la democracia de Taiwán.

P. La política de covid cero se está desmoronando en varios países. Hong Kong está teniendo muchos problemas. En China está entrando el virus con fuerza. En otros países, como Nueva Zelanda, ha entrado también pero la tasa de mortalidad sigue siendo muy baja. ¿Cómo esperan afrontar esta etapa en Taiwán? ¿Seguirán con la política cero covid? ¿Cómo puede afectar a su país un gran brote en toda China, con tasas de vacunación discretas entre los más mayores?

R. Para evitar que nos afecten nuevos brotes, continuamos con nuestros controles fronterizos que, no obstante, prevemos ir relajando a medida que la situación mejore reduciendo el periodo de cuarentena, que esperamos suprimir definitivamente en breve. A día de hoy, hemos de admitir que con la gran cantidad de casos asintomáticos que hay, no es fácil que un país mantenga una política de cero covid. Según las cifras más recientes, hemos registrado un total de 22.188 contagios y 853 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Ahora, nuestros esfuerzos se centran en acelerar el ritmo de vacunación, con alrededor del 80 por ciento de la población que ha recibido ya la segunda dosis y alrededor del 50 por ciento, la tercera. Convencidos como estamos de que la única manera de acabar con esta pandemia es la colaboración de todos, sin dejar a nadie atrás, hacemos un año más un llamamiento a toda la comunidad internacional para que muestre su apoyo a la participación significativa de la República de China (Taiwán) en la Organización Mundial de la Salud (OMS), que celebra su Asamblea el próximo mes de mayo, y de la que continuamos siendo excluidos debido a la presión de China.

La invasión de Ucrania ha despertado los temores a que viejos conflictos soterrados por años de relativa estabilidad global resurjan para ser dirimidos finalmente por las armas. Y de esos focos, quizás el que más atención ha despertado la guerra de Vladímir Putin está a 8.000 kilómetros del campo de batalla. Taiwán —como hicieron en su momento los vecinos de Rusia— lleva años advirtiendo de la creciente agresividad en la política exterior y militar de China, que reclama esta isla de gobierno autónomo como una provincia rebelde parte de su territorio. El ataque de una superpotencia contra un vecino mucho más débil ha hecho que se tracen muchos paralelismos entre ambos casos. Para analizar qué lecturas está sacando de la guerra Taipéi, conversamos con José María Liu, representante de Taiwán en España.

Conflicto de Ucrania Noticias de China Estados Unidos (EEUU) Coronavirus
El redactor recomienda